Pa­ten­te de cor­so

Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXXXVI)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Ar­tu­ro Pérez-re­ver­te

hu­bo en­tre 1957 y 1958, a me­dio fran­quis­mo en to­do lo su­yo, una gue­rra que el go­bierno pro­cu­ró –y con­si­guió– ocul­tar cuan­to pu­do a los es­pa­ño­les, al menos en sus más trá­gi­cas y san­grien­tas con­se­cuen­cias. Se tra­tó de una gue­rra de ver­dad, afri­ca­na y co­lo­nial, en la tra­di­ción de las gran­des tra­ge­dias que pe­rió­di­ca­men­te ha­bían en­san­gren­ta­do nues­tra his­to­ria, y en la que pa­gar la fac­tu­ra, co­mo de cos­tum­bre, co­rrió a car­go de nues­tros in­fe­li­ces re­clu­tas, eter­na car­ne de ca­ñón víc­ti­ma de la im­pre­vi­sión y la cha­pu­za. La co­sa pro­vino de la in­de­pen­den­cia de Ma­rrue­cos en 1956, tras la que el rey Moha­med V –abue­lo del ac­tual mo­nar­ca– re­cla­mó la po­se­sión de los te­rri­to­rios si­tua­dos al su­r­oes­te del nue­vo país, If­ni y Sáhara Oc­ci­den­tal, que lle­va­ban un si­glo ba­jo so­be­ra­nía es­pa­ño­la. La gue­rra, lle­va­da al es­ti­lo clá­si­co de las tra­di­cio­na­les su­ble­va­cio­nes na­ti­vas, pe­ro es­ta vez con in­ter­ven­ción di­rec­ta de las bien ar­ma­das y fla­man­tes tro­pas ma­rro­quíes (nues­tro ar­ma­men­to serio era to­do nor­te­ame­ri­cano, y los EEUU prohi­bie­ron a Es­pa­ña usar­lo en es­te con­flic­to), arran­có con una su­ble­va­ción ge­ne­ral, el cor­te de co­mu­ni­ca­cio­nes con las pe­que­ñas guar­ni­cio­nes mi­li­ta­res es­pa­ño­las y el ase­dio de la ciu­dad de If­ni. La ciu­dad, de­fen­di­da por cua­tro ban­de­ras de la Le­gión, re­sis­tió co­mo una ro­ca; pe­ro la ver­da­de­ra tra­ge­dia tu­vo lu­gar más ha­cia el in­te­rior, don­de, en un te­rreno irre­gu­lar y di­fí­cil, los pe­que­ños pues­tos dis­per­sos de sol­da­dos es­pa­ño­les fue­ron aban­do­na­dos o se per­die­ron con sus de­fen­so­res. Y al­gu­nos pun­tos prin­ci­pa­les, co­mo Ti­liuin, Te­la­ta, Ta­gra­gra o Te­nin, don­de ha­bía tan­to mi­li­ta­res co­mo po­bla­ción ci­vil, que­da­ron ro­dea­dos y a pun­to de caer en ma­nos de los ma­rro­quíes. Y si al fin no ca­ye­ron fue por­que los ti­ra­do­res y po­li­cías in­dí­ge­nas que per­ma­ne­cie­ron lea­les, los sol­da­di­tos y sus ofi­cia­les –las co­sas co­mo son– se de­fen­die­ron igual que ga­tos pan­za arri­ba. Pe­lean­do co­mo fie­ras. En­tre otras co­sas, por­que caer vi­vos en ma­nos del enemi­go y que les re­ba­na­ran el pes­cue­zo, en­tre otros re­ba­na­mien­tos, no les ape­te­cía mu­cho. Así que, co­mo de cos­tum­bre en­tre es­pa­ño­les aco­rra­la­dos, qué re­me­dio (la de­ses­pe­ra­ción siem­pre sa­ca lo me­jor de no­so­tros, de­ta­lle his­tó­ri­co cu­rio­so), los cer­ca­dos ven­die­ron ca­ro su pe­lle­jo. Ta­gra­gra y Te­nin fue­ron al fin so­co­rri­das tras pe­no­sas y san­grien­tas mar­chas a pie, pues ape­nas ha­bía vehícu­los ni me­dios, ni ape­nas apo­yo aé­reo. Só­lo vo­lun­tad y hue­vos. So­bre Ti­liuin, echán­do­le una can­ti­dad enor­me de eso mis­mo al asun­to, sal­ta­ron 75 pa­ra­cai­dis­tas de la II Bandera, que tam­bién que­da­ron cer­ca­dos den­tro pe­ro per­mi­tie­ron aguan­tar, dan­do tiem­po a que una co­lum­na le­gio­na­ria rom­pie­ra el cer­co y los eva­cua­ra a to­dos, in­clui­dos los ti­ra­do­res in­dí­ge­nas, que se ha­bían man­te­ni­do lea­les, y sus fa­mi­lias. El so­co­rro a Te­la­ta, sin em­bar­go, de­ri­vó en tra­ge­dia cuan­do la sec­ción pa­ra­cai­dis­ta del te­nien­te Or­tiz de Zá­ra­te, avan­zan­do len­ta­men­te en­tre em­bos­ca­das y por un te­rreno in­fa­me, se de­san­gró has­ta que una com­pa­ñía de Ti­ra­do­res de If­ni los so­co­rrió, en­tró en Te­la­ta y per­mi­tió eva­cuar a to­do el mun­do ha­cia zo­na se­gu­ra. Pe­ro el ma­yor desas­tre ocu­rrió más ha­cia el Sur, en el Sáhara Oc­ci­den­tal, tam­bién su­ble­va­do, cuan­do en un lu­gar lla­ma­do Ed­che­ra (es­tu­ve ha­ce años, y les ju­ro que hay si­tios más con­for­ta­bles pa­ra que lo es­ca­be­chen a uno), dos com­pa­ñías de la Le­gión fue­ron em­bos­ca­das, li­brán­do­se un com­ba­te de ex­tre­ma fe­ro­ci­dad –42 es­pa­ño­les muer­tos y 57 heridos– en el que los le­gio­na­rios se ba­tie­ron con la du­re­za de siem­pre, con gran­des pér­di­das su­yas y del enemi­go; sien­do bue­na prue­ba de lo que fue aquel trá­gi­co des­pa­rra­me el hecho de que dos le­gio­na­rios, Fadrique y Ma­de­ral, re­ci­bie­ran a tí­tu­lo pós­tu­mo la Lau­rea­da de San Fer­nan­do (la más al­ta con­de­co­ra­ción mi­li­tar es­pa­ño­la pa­ra los que se dis­tin­guen en com­ba­te, que na­die más ha re­ci­bi­do des­de en­ton­ces). Pe­ro, en fin. Tam­bién co­mo de cos­tum­bre en nues­tra lar­ga y des­agra­da­ble his­to­ria bé­li­ca, to­do aquel su­fri­mien­to, aquel he­roís­mo y aque­lla san­gre ver­ti­da no sir­vie­ron pa­ra gran co­sa. Por un la­do, bue­na par­te de Es­pa­ña se en­te­ró a me­dias, o de ca­si na­da, pues el fé­rreo con­trol de la pren­sa por par­te del go­bierno con­vir­tió aque­lla tra­ge­dia en

La de If­ni fue una gue­rra de ver­dad, afri­ca­na y co­lo­nial, en la tra­di­ción de nues­tras gran­des tra­ge­dias bé­li­cas

un go­teo de pe­que­ños in­ci­den­tes de policía a los que de con­ti­nuo se res­ta­ba im­por­tan­cia. Por otra par­te, en abril de 1958 se en­tre­gó a Ma­rrue­cos Ca­bo Juby, en 1969 se en­tre­gó If­ni, y el Sáhara Oc­ci­den­tal aún se man­tu­vo seis años a tran­cas y ba­rran­cas, has­ta 1975, con la Mar­cha Ver­de y la es­pan­ta­da es­pa­ño­la del te­rri­to­rio. Ex­cep­to Ceuta, Me­li­lla y los pe­ño­nes de la cos­ta ma­rro­quí –si­tua­dos en otro or­den ju­rí­di­co in­ter­na­cio­nal–, pa­ra Es­pa­ña en Áfri­ca se po­nía el sol. Y la ver­dad es que ya era ho­ra. [Con­ti­nua­rá].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.