Ani­ma­les de com­pa­ñía

Ri­sas di­vi­nas (y II)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Manuel de Pra­da

nos pre­gun­tá­ba­mos si se­ría cier­to que Cris­to, co­mo afir­ma­ba un per­so­na­je de Um­ber­to Eco (re­pi­tien­do a San Juan Cri­sós­to­mo), no rió nun­ca. Des­de lue­go, en el Evan­ge­lio no lee­mos: «Y Je­sús rió», al mo­do en que lee­mos que se re­ti­ró a orar u obró tal o cual mi­la­gro. Pe­ro tam­po­co lee­mos que Je­sús se ras­ca­se o bos­te­za­se; pe­ro ha­bría que pro­fe­sar el mo­no­fi­sis­mo más des­qui­cia­do pa­ra sos­te­ner que Cris­to nun­ca se ras­có ni bos­te­zó, co­mo ha­ce el co­mún de los mor­ta­les cuan­do tie­ne pi­co­res o ga­nas de dor­mir. En cam­bio, re­sul­ta del to­do evi­den­te que, aun­que los Evan­ge­lios no di­gan ex­plí­ci­ta­men­te que rie­se, nos de­ja en­ten­der que ha­ce reír a quie­nes lo es­cu­chan; y, pues­to que le gus­ta­ba tan­to com­par­tir las ale­grías con sus ami­gos, no pa­re­ce dis­pa­ra­ta­do pen­sar que, a la vez que los ha­cía reír, se echa­ría tam­bién él al­gu­na car­ca­ja­da. En otro pa­sa­je de El nom­bre de la ro­sa se afir­ma: «Los pa­ga­nos es­cri­bían co­me­dias pa­ra ha­cer reír a los es­pec­ta­do­res, y ha­cían mal. Nues­tro Se­ñor Je­su­cris­to nun­ca con­tó co­me­dias ni fá­bu­las, sino pa­rá­bo­las trans­pa­ren­tes que nos en­se­ñan ale­gó­ri­ca­men­te có­mo ga­nar­nos el pa­raí­so». Pe­ro… ¿de veras las pa­rá­bo­las de Cris­to son trans­pa­ren­tes? Una his­to­ria que nos ha­bla de un pa­dre que pre­mia al hijo crá­pu­la con un no­vi­llo ce­ba­do, de­jan­do sin él al hijo ha­cen­do­so, no pa­re­ce un de­cha­do de trans­pa­ren­cia; co­mo tam­po­co una his­to­ria don­de re­sul­ta exal­ta­do un ad­mi­nis­tra­dor as­tu­to y frau­du­len­to. Se tra­ta de pa­rá­bo­las muy re­fi­na­da­men­te pa­ra­dó­ji­cas, que sin du­da ha­brían de pro­vo­car per­ple­ji­dad en­tre sus oyen­tes más mea­pi­las; y ri­sas pi­ca­ro­nas en­tre quie­nes es­ta­ban en el se­cre­to de su pre­di­ca­ción. Re­pa­re­mos aho­ra en el cé­le­bre pa­sa­je en el que Cris­to y una mujer sa­ma­ri­ta­na coin­ci­den en el po­zo de Ja­cob. En me­dio de su co­lo­quio, Cris­to le pro­po­ne a la sa­ma­ri­ta­na que lla­me a su es­po­so pa­ra que ven­ga tam­bién al po­zo; a lo que la sa­ma­ri­ta­na res­pon­de, ima­gi­na­mos que un po­co aver­gon­za­da: «No ten­go es­po­so…». Y Je­sús le suelta con mu­cha re­tran­ca: «Bien di­jis­te ‘No ten­go es­po­so’. Por­que has te­ni­do cin­co esposos y el que aho­ra tie­nes no es tu es­po­so». ¿Es ve­ro­sí­mil ima­gi­nar que Je­sús le gas­ta­se una bro­ma tan osa­da a la sa­ma­ri­ta­na sin acom­pa­ñar­la de una ri­sa so­ca­rro­na y, a la vez, com­pren­si­va de las de­bi­li­da­des hu­ma­nas? Jus­to an­tes de que Je­sús le lan­ce es­te donaire, la sa­ma­ri­ta­na se ha mos­tra­do dis­pues­ta a ser su dis­cí­pu­la, be­bien­do del agua vi­va que Je­sús le ofre­ce. No re­sul­ta­ría, pues, ve­ro­sí­mil que Cris­to la es­tu­vie­se zahi­rien­do con acri­tud. Es evi­den­te que se es­tá rien­do de sus an­te­rio­res des­li­ces de ca­ma; y yo di­ría tam­bién que rién­do­se con ella, pa­ra ayu­dar­la a su­pe­rar el son­ro­jo. Vea­mos el pa­sa­je de la Un­ción de Be­ta­nia. Ma­ría, la her­ma­na menos la­bo­rio­sa de Lá­za­ro, de­rra­ma so­bre los pies de Cris­to un per­fu­me muy ca­ro y lue­go se los seca con sus ca­be­llos. Pa­re­ce di­fí­cil que al­guien pue­da re­sis­tir­se a las cos­qui­llas que pro­du­ce una ma­ta de ca­be­llos so­bre el pie. Pe­ro, aun su­po­nien­do que Cris­to tu­vie­se los pies muy en­ca­lle­ci­dos, la res­pues­ta que le da al san­tu­rrón de Ju­das, cuan­do se que­ja de que no se ha­yan re­par­ti­do los tres­cien­tos de­na­rios del per­fu­me en­tre los po­bres, es de un hu­mor na­da cohi­bi­do (yo di­ría in­clu­so que po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to pa­ra el gus­to de nues­tra épo­ca): «A los po­bres los ten­dréis siem­pre con vo­so­tros; en cam­bio, a mí no siem­pre me ten­dréis». Res­pues­ta que pue­de en­ten­der­se co­mo una fi­na ale­go­ría teo­ló­gi­ca; pe­ro an­te to­do es un bro­ma­zo que só­lo se per­mi­te al­guien que se ríe de su pro­pia des­gra­cia. Se­ña­la­ba Leo­nar­do Cas­te­lla­ni que «el hu­mor de Cris­to tra­du­ce la in­ser­ción de lo eterno en lo fi­ni­to, y des­pa­ta­rra lo fi­ni­to. Po­dría des­truir­lo y ani­qui­lar­lo, pe­ro no ha­ce más que des­pa­ta­rrar­lo; y por eso es hu­mor». Y, sal­vo que Cris­to lo­gra­ra que sus oyen­tes se des­pa­ta­rra­sen de la ri­sa mien­tras él po­nía ca­ra de pa­lo, al más pu­ro es­ti­lo Bus­ter Kea­ton, he­mos de con­cluir que tam­bién tu­vo que reír lo su­yo. Al­guien que es­tre­na y clau­su­ra su vi­da pú­bli­ca be­bien­do vino tu­vo que ser, sin du­da, jo­cun­do. Sos­pe­cho que el mo­ra­lis­ta pro­fe­sio­nal tie­ne pá­ni­co a la ri­sa por­que con­si­de­ra que es la ex­pre­sión por an­to­no­ma­sia

Al­guien que es­tre­na y clau­su­ra su vi­da pú­bli­ca be­bien­do vino tu­vo que ser, sin du­da, jo­cun­do

Qde la de­bi­li­dad hu­ma­na, la ven­ta­na que la mues­tra sin re­bo­zo (jun­to con al­gu­na ca­ries) al mun­do. El mo­ra­lis­ta pro­fe­sio­nal tie­ne mie­do de mos­trar­se dé­bil; y en su abo­rre­ci­mien­to de la ri­sa es­tán es­con­di­das la en­vi­dia y la amar­gu­ra del hom­bre de ap­ti­tu­des me­dio­cres. Sos­pe­cha­mos que, cuan­do afir­ma que Cris­to no rió ja­más, el mo­ra­lis­ta só­lo es­tá in­ven­tán­do­se un Cris­to a su ima­gen y se­me­jan­za: o sea, un Cris­to que am­pa­re su me­dio­cri­dad re­ce­lo­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.