Are­nas mo­ve­di­zas

Al­fom­bras vo­la­do­ras y una otitis

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

un po­bre chi­qui­llo ita­liano de sie­te años ha fa­lle­ci­do co­mo con­se­cuen­cia de una otitis, en­ten­dien­do por tal una in­fla­ma­ción del oí­do co­mo con­se­cuen­cia de una in­fec­ción, nor­mal­men­te con­se­cuen­cia del tra­ba­jo de al­gún es­trep­to­co­co o bi­cho se­me­jan­te. La otitis es pu­ñe­te­ra­men­te do­lo­ro­sa, cur­sa con su fie­bre y, las más de las ve­ces, crea una irri­ta­bi­li­dad de pa­dre y muy se­ñor mío. Su in­ci­den­cia sue­le cen­trar­se en los pri­me­ros años de vi­da de un in­di­vi­duo: los ni­ños no en­tien­den la ra­zón de ese do­lor y cier­ta­men­te se de­ses­pe­ran. Con an­ti­bió­ti­cos acer­ta­dos y la do­sis co­rrec­ta, to­do hay que de­cir­lo, la in­fec­ción re­mi­te y aquí paz y allá glo­ria. Quien ha­ya pa­sa­do una otitis en su vi­da lo sa­be. Sien­do to­da bac­te­ria im­pre­vi­si­ble y cons­ti­tu­yen­do siem­pre un pe­li­gro po­ten­cial, la cien­cia y la far­ma­co­pea han hecho po­si­ble que lo que an­tes era pa­sa­por­te a la eter­ni­dad hoy sea con­tra­tiem­po mo­les­to. An­tes de que se desa­rro­lla­ra la efi­ca­cia clí­ni­ca de los an­ti­bió­ti­cos la gente se mo­ría jo­ven. Si la es­pe­ran­za de vi­da hoy ron­da los ochen­ta años en lu­gar de los cua­ren­ta de an­tes, es de­bi­do a que los in­ves­ti­ga­do­res y las far­ma­céu­ti­cas han desa­rro­lla­do la te­ra­pia an­ti­bió­ti­ca de­bi­da, la cual es­tá al al­can­ce de to­dos. De to­dos los que quie­ren so­me­ter­se a ella, evi­den­te­men­te. El pro­ble­ma de es­te po­bre hijo es que sus pa­dres re­cha­za­ron tra­tar ese pro­ble­ma in­fec­cio­so con an­ti­bió­ti­cos y con­fia­ron la sa­lud de su hijo a un ex­tra­ño ho­meó­pa­ta que qui­so ven­cer la otitis con mé­to­dos ab­so­lu­ta­men­te in­ser­vi­bles al es­ti­lo de go­tas de agua y bo­li­tas de anís. No co­noz­co la ca­rac­te­rís­ti­ca de esos pa­dres, su ni­vel cul­tu­ral o su de­pen­den­cia sec­ta­ria, pe­ro cla­ra­men­te co­me­tie­ron al­go más que un error. So­lo ese ni­ño sa­be lo que tu­vo que su­frir co­mo con­se­cuen­cia de una in­fec­ción que le pro­vo­có gran­des da­ños ce­re­bra­les y do­lo­res in­so­por­ta­bles. Las au­to­ri­da­des han abier­to un pro­ce­so pa­ra de­li­mi­tar res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les y la ho­meo­pa­tía, de nue­vo, ha vuel­to a ser cues­tio­na­da por to­da la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca, que re­cha­za esa es­pe­cie de man­tra se­gún el cual lo se­me­jan­te cu­ra lo se­me­jan­te, ar­gu­men­to cen­tral de es­ta dis­ci­pli­na que re­sul­ta po­co ca­paz de de­mos­trar su efi­ca­cia mer­ced a en­sa­yos em­pí­ri­cos. La gran ma­yo­ría de la co­mu­ni­dad mé­di­ca in­sis­te en que el día que la ho­meo­pa­tía pue­da con una neu­mo­nía, un ede­ma de pul­món, una dia­be­tes, un her­pes o una hi­per­ten­sión es­ta­re­mos ha­blan­do de me­di­ci­na. Mien­tras tan­to, to­do que­da­rá en pa­la­bre­ría y su­ges­tión su­fi­cien­te pa­ra re­ver­tir al­gu­nos sín­dro­mes me­no­res que, a buen se­gu­ro, re­mi­ti­rían por sí mis­mos. Sin em­bar­go, es digno de cons­ta­tar que la ho­meo­pa­tía, al igual que otras dis­ci­pli­nas pa­ra­le­las, crea una no­ta­ble fas­ci­na­ción en al­gu­nos. Di­jé­ra­mos que es una cues­tión de fe. Con­ven­dría se­ña­lar que, si el ho­meó­pa­ta es mé­di­co ti­tu­la­do, lo más pro­ba­ble es que re­ce­ta­ra an­ti­bió­ti­co a una per­so­na con otitis y que com­ple­ta­ra el tra­ta­mien­to, en ca­so de ser re­cu­rren­te o fre­cuen­te, con al­gu­na de sus pó­ci­mas. Ha­cer lo con­tra­rio es un ca­so de ne­gli­gen­cia gra­ve que sue­le pa­gar­se ca­ro. Si el ho­meó­pa­ta no es más que un char­la­tán (ti­tu­la­do in­clu­so), pre­ci­sa­rá de la co­la­bo­ra­ción del cré­du­lo que con­fía en que una di­so­lu­ción bi­llo­né­si­ma de un prin­ci­pio ac­ti­vo pue­de cu­rar­le una en­fer­me­dad. Es­tá bien que crea­mos en al­fom­bras vo­la­do­ras y nos ma­ra­vi­lle­mos de la fan­ta­sía de Las mil y una no­ches, pe­ro con­vie­ne que a la ho­ra de vo­lar to­me­mos un avión. Y, so­bre to­do, que si que­re­mos ex­pe­ri­men­tar lo ha­ga­mos con no­so­tros mis­mos y le di­ga­mos al mé­di­co no aló­pa­ta que nos tra­te la hi­per­tro­fia de prós­ta­ta con el agua azu­ca­ra­da o lo que ten­ga en su va­de­mé­cum, pe­ro no que lo ha­ga­mos con se­res in­de­fen­sos y de­pen­dien­tes co­mo nues­tros hi­jos. No­so­tros, hom­bres y mu­je­res su­pues­ta­men­te

La ho­meo­pa­tía, de nue­vo, ha vuel­to a ser cues­tio­na­da por to­da la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca

Qin­for­ma­dos y cons­cien­tes de nues­tros actos, nos po­de­mos en­tre­gar a quien que­ra­mos, pe­ro a un ni­ño de sie­te años no po­de­mos con­de­nar­le a do­lo­res in­su­fri­bles y a una sep­sis bru­tal que le lle­ve a la muer­te. Val­ga ello tam­bién pa­ra aque­llos pa­dres que se nie­gan a va­cu­nar a sus hi­jos, úl­ti­ma­men­te muy pro­ta­go­nis­tas de la ac­tua­li­dad de for­ma in­sos­pe­cha­da. Hay hi­jos que no me­re­cen de­ter­mi­na­dos pa­dres. Ni de­ter­mi­na­dos ‘mé­di­cos’, cla­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.