¡Pro­ta­go­nis­ta: el ba­rro!

La ce­rá­mi­ca es­tá de mo­da. No so­lo rei­na en las me­sas de los res­tau­ran­tes con es­tre­lla Mi­che­lin, tam­bién en museos, ga­le­rías y has­ta en las re­des so­cia­les. Por Je­sús Cano

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella& El Tendencias -

ERIC LAN­DON TIE­NE CA­SI 670K –léa­se, ca­si se­te­cien­tos mil se­gui­do­res–. Ca­da vez que en la cuen­ta de Ins­ta­gram de su mar­ca, Tor­tus Co­pen­ha­gen, sube una ima­gen o vídeo su­yo tra­ba­jan­do, sus li­kes –me gus­ta– pue­den pa­sar fá­cil­men­te de los 50K –cin­cuen­ta mil–. Es un al­fa­re­ro es­tre­lla. Hay un re­sur­gi­mien­to del in­te­rés por la ce­rá­mi­ca, por las pie­zas he­chas con sim­ple ar­ci­lla. Gu­rús de las ten­den­cias, co­mo el di­se­ña­dor Jo­nat­han W. An­der­son, des­li­zan en su dis­cur­so nom­bres de ce­ra­mis­tas que has­ta ha­ce po­co eran des­co­no­ci­dos pa­ra el gran pú­bli­co. Ha­bla­mos de Ber­nard Leach, Lu­cie Rie, Hans Co­per o Sho­ji Ha­ma­da. El tra­ba­jo de es­tos al­fa­re­ros es­tá al­can­zan­do pre­cios his­tó­ri­cos en las su­bas­tas. En di­ciem­bre pa­sa­do, el ré­cord de una va­si­ja –o ta­zón de por­ce­la­na blan­ca con di­bu­jos con­cén­tri­cos en azul– de la bri­tá­ni­ca

El tra­ba­jo de al­gu­nos al­fa­re­ros ha al­can­za­do pre­cios his­tó­ri­cos en las su­bas­tas

Lu­cie Rie, fa­lle­ci­da en 1995, fue ba­ti­do por cuarta vez en dos años, cuan­do la ga­le­ría de ar­te Phi­llips ven­dió una pie­za de 1978 por 196.771 eu­ros, más de tres ve­ces la es­ti­ma­ción. Ha­ce una se­ma­na el museo bri­tá­ni­co Ta­te, en su se­de de St. Ives (Cor­nua­lles), pre­sen­ta­ba That con­ti­nuous thing: ar­tists and the ce­ra­mics stu­dio, 1920 to to­day. Un re­co­rri­do por las crea­cio­nes más sin­gu­la­res de los úl­ti­mos cien años to­man­do el es­pa­cio que an­tes ocu­pa­ban Bar­ba­ra Hep­worth, Alex Katz o el mis­mí­si­mo en­fant te­rri­ble del ar­te, Da­mien Hirst. «Es esa fas­ci­na­ción in­fi­ni­ta de dar for­ma a la ar­ci­lla», afir­ma Sa­ra Mat­son, co­co­mi­sa­ria de la ex­po­si­ción. «Hay un diá­lo­go en cur­so en­tre la for­ma y la fun­ción, en­tre una es­cul­tu­ra y una va­si­ja. To­das es­tas co­sas es­tán en un cons­tan­te ti­ra y aflo­ja». Son más de 80 obras de más de 50 ar­tis­tas de Eu­ro­pa, Ja­pón y Amé­ri­ca del Nor­te. Y no hay nin­gún es­pa­ñol. Aun­que el tra­ba­jo de Clau­dio Ca­sa­no­vas (Bar­ce­lo­na, 1953), por su tra­yec­to­ria, po­dría en­ca­jar. Con pre­mios tan im­por­tan­tes co­mo el del Con­cur­so In­ter­na­cio­nal de Ce­rá­mi­ca de Mino (Ja­pón), es una ce­le­bri­dad fue­ra de nues­tras fron­te­ras. Su ga­le­ris­ta­ta de Bar­ce­lo­na, Joan Gas­par, se pre­gun­ta­ba re­cien­te­men­te por qué su obra es fá­cil­men­te co­lo­ca­ble en el ex­tran­je­ro y aquí cues­ta. Y nos pre­gun­ta­mos, ¿lle­ga­mos tar­de a es­ta ten­den­cia? «Hay un in­te­rés por la ce­rá­mi­ca», nos con­fie­sa Pe­dro León. En su ta­ller-es­cue­la, en los úl­ti­mos

A mi­tad del si­glo XX, la al­fa­re­ría se di­vi­de en una es­cue­la li­ga­da a la ar­te­sa­nía y otra al ar­te

me­ses, han pro­li­fe­ra­do las ma­trí­cu­las. «El pú­bli­co que se acer­ca a los cur­sos lo ha­ce más por una cues­tión de re­la­ja­ción, de pa­sar el tiem­po libre, que pro­fe­sio­nal», nos se­ña­la. Es a mi­tad del si­glo XX cuan­do la al­fa­re­ría se di­vi­de en dos es­cue­las: por un la­do, la que si­gue li­ga­da a la ar­te­sa­nía y, por otro, la que se con­vier­te en una for­ma más de ar­te. En Es­pa­ña te­ne­mos bue­nos ejem­plos de am­bos ca­sos. León co­lo­ca sus va­ji­llas en los res­tau­ran­tes más pres­ti­gio­sos del país y el to­le­dano Gre­go­rio Pe­ño ex­po­ne sus pie­zas de ba­rro en los prin­ci­pa­les museos del mun­do. «En Lon­dres em­pie­za a ha­ber tien­das o ga­le­rías que so­lo mues­tran ce­rá­mi­ca», co­men­ta Car­men Pa­la­cios, co­di­rec­to­ra de Tiem­pos Mo­der­nos, en cu­ya ga­le­ría y an­ti­cua­rio ex­po­nen con re­gu­la­ri­dad Pa­la­cios o Gálvez. «Al prin­ci­pio fue una afi­ción per­so­nal. Me re­co­rrí Es­pa­ña co­no­cien­do ar­te­sa­nos. Lue­go vi la opor­tu­ni­dad de apo­yar a al­fa­re­ros o ar­tis­tas que es­ta­ban crean­do un len­gua­je pro­pio. Ro­dea­dos de maes­tros del di­se­ño del si­glo XX, es­tas pie­zas lu­cen y aban­do­nan el to­que po­pu­lar y fol­cló­ri­co de los ras­tri­llos. Hay que po­ner­las en va­lor». Pa­co Or­tí, di­se­ña­dor, ar­tis­ta, pe­ro so­bre to­do, al­fa­re­ro, nos re­cuer­da una ci­ta de Mi­guel Her­nán­dez: «La mano es la he­rra­mien­ta del al­ma…». Y aña­de: «El tra­ba­jo con las ma­nos es ca­paz de sa­tis­fa­cer, de un mo­do pu­ra­men­te ins­tin­ti­vo, mu­chas de las ne­ce­si­da­des hu­ma­nas».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.