¿De dón­de pro­vie­ne El Ho­lan­dés Erran­te?

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer - POR JO­SÉ SE­GO­VIA

Alo lar­go de la his­to­ria, la in­men­si­dad de los océa­nos ha de­sa­ta­do el te­mor y la ima­gi­na­ción de los se­res hu­ma­nos. La fan­ta­sía y la su­pers­ti­ción ali­men­tan le­yen­das en las que se en­tre­la­zan pe­que­ñas pin­ce­la­das de reali­dad. Los nom­bres de los bar­cos fan­tas­ma pa­san de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, re­for­zan­do su ca­rác­ter le­gen­da­rio. Uno de los más co­no­ci­dos es El Ho­lan­dés Erran­te, un ve­le­ro del si­glo XVII con­de­na­do a na­ve­gar pa­ra siem­pre. Se­gún con­ta­ban los que de­cían ha­ber­lo vis­to, el na­vío sur­gía siem­pre a me­dia dis­tan­cia, a ve­ces res­plan­de­cien­do en la os­cu­ri­dad de la noche. Su his­to­ria ha si­do adap­ta­da a la li­te­ra­tu­ra, al ci­ne y a la ópe­ra. En la no­ve­la El bar­co fan­tas­ma –de 1839–, su au­tor, Fre­de­rick Marryat, ad­ju­di­ca el pro­ta­go­nis­mo de la le­yen­da a Wi­llem van der Dec­ken, un ca­pi­tán ho­lan­dés que al in­ten­tar do­blar el ca­bo de Bue­na Es­pe­ran­za (Su­dá­fri­ca) se en­cuen­tra con una vio­len­ta tor­men­ta que ame­na­za con echar a pi­que su ve­le­ro, mo­men­to en el que el ma­rino re­ta a Dios ju­ran­do que ha­rá cual­quier co­sa pa­ra salvar a su tri­pu­la­ción, lo que lo lle­va a fir­mar un pac­to de san­gre con el mis­mí­si­mo dia­blo. En­fu­re­ci­do por ese ac­to abo­mi­na­ble, Dios condena a Wi­llem van der Dec­ken a na­ve­gar eter­na­men­te sin rum­bo y sin poder tocar tie­rra, un se­ve­rí­si­mo cas­ti­go di­vino por el que el ca­pi­tán y su na­vío pa­san a ser co­no­ci­dos co­mo El Ho­lan­dés Erran­te. En al­gu­nas ver­sio­nes de la le­yen­da ali­men­ta­da por es­ta no­ve­la se alu­de a una epi­de­mia que bro­ta en el bar­co de Van der Dec­ken y que afec­ta a to­da la tri­pu­la­ción, ra­zón por la que no se les per­mi­te des­em­bar­car en nin­gún puer­to. En es­ta va­rian­te son los hom­bres quie­nes con­de­nan al bar­co y a su tri­pu­la­ción a na­ve­gar sin des­can­so por los ma­res del mun­do. Se cree que, pa­ra crear a Van der Dec­ken, Marryat se ins­pi­ró en el ca­pi­tán Ber­nard Fok­ke (que vi­vió en el si­glo XVII). Pu­do ser el mo­de­lo real en el que se ins­pi­ró el au­tor de la no­ve­la El bar­co fan­tas­ma. El ca­pi­tán Ber­nard Fok­ke co­bró po­pu­la­ri­dad por sus ha­bi­li­da­des ma­ri­ne­ras, que le per­mi­tían rea­li­zar lar­gas tra­ve­sías en­tre Ho­lan­da y Ja­va en un tiem­po ré­cord. Sus com­pa­ñe­ros pen­sa­ban que aque­llas portentosas ha­za­ñas so­lo eran po­si­bles con la ayu­da del mis­mí­si­mo Lu­ci­fer. Es­ta creen­cia se vio re­for­za­da tras su ex­tra­ña des­apa­ri­ción, que mu­chos acha­ca­ron a sus re­la­cio­nes con el dia­blo.

Ber­nard Fok­ke, ma­rino po­pu­lar en el si­glo XVII, pu­do ser el mo­de­lo real del ca­pi­tán de la no­ve­la 'El bar­co fan­tas­ma'

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.