– Di­ce que sa­có el di­ne­ro fue­ra de Es­pa­ña por mie­do. ¿A otra gue­rra? ¿A pa­sar ham­bre? – No, a lo que ocu­rrió des­pués de un dis­cur­so que yo hi­ce con­tra ETA...

El 2016 no fue un buen año: a su vin­cu­la­ción con los pa­pe­les de Pa­na­má se su­mó su rup­tu­ra con Ire­ne Me­rit­xell, su pa­re­ja des­de 2010. Aho­ra, a los 60 re­cién cum­pli­dos, vi­ve cen­tra­do en el tra­ba­jo: a la se­rie 'Cuén­ta­me', aña­de nue­vo per­so­na­je en 'Vel­vet' y

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En Portada - POR VIR­GI­NIA DRA­KE / FO­TO­GRA­FÍA: CAR­LOS LU­JÁN

um­plió 60 años acu­sa­do de frau­de fis­cal; y, por pri­me­ra vez y tras lar­gas re­la­cio­nes de pa­re­ja, ha em­pe­za­do a vi­vir so­lo. Re­co­no­ce los erro­res co­me­ti­dos y es­tar dis­pues­to a sol­ven­tar­los en cuan­to el juez fi­je la can­ti­dad que de­be pa­gar pa­ra es­tar en paz con la Jus­ti­cia. Ase­gu­ra que to­do lo vi­vi­do le ha hecho re­plan­tear­se su for­ma de en­ten­der lo esen­cial y que los acon­te­ci­mien­tos de es­te úl­ti­mo año le han hecho afron­tar es­ta nue­va eta­pa co­mo una opor­tu­ni­dad de re­na­cer. No quie­re co­men­tar sus asun­tos pro­ce­sa­les ni el tra­to re­ci­bi­do por los me­dios. Tam­po­co los que afec­tan a su vi­da per­so­nal. Ima­nol Arias [Ria­ño, León, 1956] so­lo quie­re ha­blar de tra­ba­jo, de sus pro­yec­tos y de su nue­va pe­lí­cu­la, a pun­to de es­tre­nar­se, Des­pi­do pro­ce­den­te, que pro­ta­go­ni­za jun­to con el ar­gen­tino Da­río Gran­di­net­ti –úl­ti­ma pa­re­ja co­no­ci­da de su ex­mu­jer, Pas­to­ra Ve­ga– y Hu­go Sil­va. Pe­ro sa­be que esa es una ba­ta­lla per­di­da, así que en­ca­ja con cier­ta re­sig­na­ción nues­tras pre­gun­tas y po­ne al mal tiem­po bue­na ca­ra. Un pro­fe­sio­nal. Xlse­ma­nal. ¿Qué tal se en­cuen­tra? Ima­nol Arias. Bien, con­ten­to con­mi­go mis­mo, vi­vien­do es­ta par­te de mi vi­da en la que ten­go mu­chí­si­mo tra­ba­jo y muy se­gui­do, co­mo nun­ca: en la te­le­vi­sión, en el ci­ne... In­ten­to es­tar fuer­te y ha­cer per­so­na­jes di­fe­ren­tes. XL. Cuen­ta que unos jó­ve­nes que so­lo lo co­no­cían por Cuén­ta­me le pre­gun­ta­ron si no le da­ba vér­ti­go ter­mi­nar la se­rie. I.A. [Son­ríe]. Esas co­sas pa­san. Lle­vo 42 años en es­to y hay mu­cha gente que no lle­gó a ver mis tra­ba­jos an­te­rio­res. XL. Ani­llos de oro, Que­ri­do maes­tro, El Lu­te, Se­ve­ro Ochoa, Vi­cen­te Fe­rrer, Ana­cle­to… Per­so­na­jes inol­vi­da­bles. I.A. Las bio­gra­fías de los per­so­na­jes rea­les te lle­gan den­tro por­que ha­ces tu­yas al­gu­nas co­sas de sus vi­das. Y los de fic­ción te ayu­dan a en­ten­der la vi­da a ti, te po­nen en el día a día. To­dos los per­so­na­jes me han ayu­da­do a vi­vir. XL. ¿Qué tal sien­ta que An­to­nio Al­cán­ta­ra pue­da con to­dos ellos? I.A. An­to­nio es muy po­de­ro­so por­que es muy lar­go y yo mis­mo me asom­bro de que pue­da te­ner otro gi­ro. No es un mal per­so­na­je, no es­tá hecho a la li­ge­ra; se­gui­mos sien­do muy ob­se­si­vos por­que es­té muy bien hecho. Que los per­so­na­jes ha­yan cre­ci­do 15 años en la se­rie mar­ca mu­cho al es­pec­ta­dor. XL. En es­tos años que lle­va la se­rie, ape­nas han tras­cen­di­do que­jas de per­so­nas que han tra­ba­ja­do en Cuén­ta­me, pe­ro al­gu­na lo acu­sa­ba –jun­to con Ana Dua­to y su ma­ri­do, Mi­guel Án­gel Ber­nar­deau [productor de la se­rie]– de ser al­go así co­mo uno de los tres sul­ta­nes del ha­rén. I.A. Es­toy se­gu­ro de que hay quien en Cuén­ta­me no lo ha pa­sa­do bien por mu­chos mo­ti­vos y no lo di­jo en su día. En mi ca­so he es­ta­do siem­pre muy a gus­to, sal­vo por al­gún que otro tra­ba­jo que de­bí re­cha­zar. To­do de­pen­de de có­mo en­ca­jes ese ti­po de co­sas: la vi­da es un jue­go de com­pen­sa­cio­nes. XL. No ha­ce mu­cho se le veía can­sa­do de se­guir in­ter­pre­tan­do a An­to­nio Al­cán­ta­ra e in­clu­so desea­ba el fi­nal de la se­rie. I.A. En­ton­ces, la dis­tan­cia en­tre lo que yo era y lo que que­ría ser era más lar­ga que aho­ra. Hoy, esa dis­tan­cia es mu­cho me­nor y es­toy más tran­qui­lo, con­ten­to y re­la­ja­do. Es­ta es la opor­tu­ni­dad que te dan las cir­cuns­tan­cias di­fí­ci­les de tu vi­da. So­mos pro­duc­to de nues­tros erro­res, por­que uno siem­pre fra­ca­sa un po­co en al­go. XL. An­tes de en­trar en 'fra­ca­sos y erro­res', ha­ble­mos de Des­pi­do pro­ce­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.