"Hay más ho­rror en el al­ma de la gente 'nor­mal' que en el fí­si­co de la gente di­fe­ren­te"

Ma­ca­re­na Gó­mez Soy cor­do­be­sa, del 78, y ac­triz. En ci­ne aca­bo de es­tre­nar 'Pie­les' y ro­da­ré 'En las es­tre­llas'. En te­le­vi­sión si­go en 'La que se ave­ci­na'. En tea­tro: en 'Per­fi­les ocul­tos', re­cién es­tre­na­da en Cór­do­ba.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella & El -

Xlse­ma­nal. Vi­ve a ca­ba­llo en­tre Bar­ce­lo­na, Ma­drid y Cór­do­ba… Ma­ca­re­na Gó­mez. Sí, Ma­drid es la ciu­dad que me da de co­mer, en Cór­do­ba vi­ven mis pa­dres y voy a ver­los cuan­to pue­do, y en Bar­ce­lo­na vi­ven mi hijo y mi ma­ri­do. Y, cla­ro, en ca­da si­tio, al ver­me, to­dos me co­gen con más ga­nas. XL. ¿Qué ha­ce una vecina tan lo­ca y di­ver­ti­da co­mo us­ted en una pe­lí­cu­la co­mo Pie­les? M.G. Es la pri­me­ra pe­lí­cu­la de Eduar­do Ca­sa­no­va, que, ade­más, es mi ami­go. El re­par­to es es­pec­ta­cu­lar: Car­men Ma­chi, Ana Pol­vo­ro­sa, Jon Cor­ta­ja­re­na, Can­de­la Pe­ña, Se­cun de la Ro­sa, Ca­ro­li­na Bang… Me pa­re­ce muy bue­na y muy ne­ce­sa­ria. XL. Pues, tras ver­la, yo es­toy en shock. Si va de pro­vo­car sen­sa­cio­nes fuer­tes, lo lo­gran. M.G. Di­cen que in­ten­ta pro­vo­car, pe­ro, co­no­cien­do a Eduar­do, no creo que lo ha­ga co­mo po­dría ha­ber­lo hecho. No se ha so­bre­pa­sa­do. XL. Se­xo mor­bo­so con gente fí­si­ca­men­te de­for­me, es­ce­nas es­ca­to­ló­gi­cas, pros­ti­tu­ción… ¡Cues­ta di­ge­rir­la! M.G. El éxi­to de es­ta pe­lí­cu­la es que,

mos­tran­do lo que mues­tra, a los cin­co mi­nu­tos to­do te pa­re­ce muy ve­ro­sí­mil. De­mues­tra que hay más ho­rror en el al­ma de la gente apa­ren­te­men­te 'nor­mal' que en el fí­si­co de la gente di­fe­ren­te. XL. Di­cen que Pie­les re­cuer­da a las pri­me­ras pe­lí­cu­las de Al­mo­dó­var, ¿la Mo­vi­da del si­glo XXI va por aquí? M.G. Ima­gino que a Eduar­do Ca­sa­no­va le ha­la­ga­rá mu­cho que lo com­pa­ren con Al­mo­dó­var y es po­si­ble que lo ha­gan por­que am­bos han si­do rompe­dores. XL. Y a us­ted la com­pa­ran con Bet­te Da­vis. M.G. Des­de pe­que­ña, por­que las dos ex­pre­sa­mos mu­cho con la mirada. Cuan­do es­tre­né Mu­sa­ra­ñas en To­ron­to, tam­bién lo di­je­ron. Y yo, en­can­ta­da. XL. Hi­ja de he­ma­tó­lo­go y ci­ru­ja­na es­té­ti­ca, ¿ya se ha hecho 'co­sas'? M.G. ¡Cla­ro!, de­bo apro­ve­char una ma­dre así. Aho­ra ven­go de ha­cer­me el fac­tor de crecimiento: te sacan san­gre, cen­tri­fu­gan las pla­que­tas y te las in­yec­tan en la ca­ra. Es bue­ní­si­mo, lo re­co­mien­do. XL. Por cier­to, no se con­si­de­ra fe­mi­nis­ta. M.G. Es que no reivin­di­co na­da en la vi­da y soy bas­tan­te con­for­mis­ta, qui­zá por­que me ha ido bien y mi en­torno nun­ca ha si­do ma­chis­ta. XL. Fue in­vi­ta­da a la bo­da de An­drea Ca­si­rag­hi... Cuen­te. M.G. Sí, so­mos ami­gos de An­drea y Ta­tia­na y los ve­mos de vez en cuan­do. Pe­ro ¡has­ta aquí pue­do leer! No sé por qué hay tan­to in­te­rés por la reale­za: yo me lo pa­so igual de bien en la bo­da de una ami­ga que en la de An­drea. ¡Es que yo me lo pa­so bien en to­das par­tes!

Ca­si siem­pre en ba­res «Si ma­dru­go mu­cho por los ro­da­jes, so­lo me en­tra un ca­fé con le­che a las cin­co de la ma­ña­na. El res­to de los días ba­jo al bar y pi­do un ca­fé con le­che y un crua­sán».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.