EL FO­TÓ­GRA­FO QUE 'CAM­BIÓ' LA GUE­RRA DE VIET­NAM

Es­te fo­tó­gra­fo no ha ga­na­do un Pu­lit­zer ni su nom­bre ha pa­sa­do a la his­to­ria de la fo­to­gra­fía, pe­ro una ab­sur­da ca­sua­li­dad hi­zo que desem­pe­ña­ra un pa­pel de­ci­si­vo en la to­ma de Sai­gón. Se lo con­ta­mos.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Historia - POR ÁN­GEL L. MAR­TÍ­NEZ CAN­TE­RA / FO­TO­GRA­FÍA: NGOC TRAN

EN LA MO­DER­NA CA­PI­TAL de los ne­go­cios y el entretenimiento de Viet­nam, la an­ti­gua Sai­gón, Cuong se mue­ve con dos cer­te­zas: ser una le­yen­da des­co­no­ci­da en­tre sus con­ciu­da­da­nos y sentirse vi­gi­la­do por las au­to­ri­da­des. Cuong fue uno de los fo­tó­gra­fos de la agen­cia nor­te­ame­ri­ca­na UPI. Y, aun­que su nom­bre no ha en­tra­do en los li­bros de his­to­ria de la fo­to­gra­fía, su pa­pel en la gue­rra pa­sa por sorprendentes anéc­do­tas, co­mo ha­ber ayu­da­do –ac­ci­den­tal­men­te– a las tro­pas co­mu­nis­tas a ga­nar la gue­rra. Des­de que em­pe­zó la gue­rra, Cuong vi­vía en la vie­ja Sai­gón. La ca­pi­tal del Go­bierno alia­do de Es­ta­dos Uni­dos en Viet­nam del Sur se ha­bía trans­for­ma­do en el gran mer­ca­do del sud­es­te asiá­ti­co. A los tra­di­cio­na­les ve­ci­nos que car­ga­ban ces­tas de mim­bre se ha­bían su­ma­do re­por­te­ros, mer­ce­na­rios, ba­res y bur­de­les. Un in­men­so ne­go­cio. «Odié la gue­rra... Esos dos es­tú­pi­dos go­bier­nos. Am­bos ban­dos. En el nor­te, Ho Chi Minh se­guía a los ru­sos y a los chi­nos. En el sur, Ngu­yen Van Thieu y Ngu­yen Cao Ky obe­de­cían las po­lí­ti­cas ame­ri­ca­nas. To­dos gol­pea­ron a mi pue­blo con la mis­ma bru­ta­li­dad», es­cu­pe Cuong.

EL MAES­TRO FO­TÓ­GRA­FO Fue en el ne­go­cio fa­mi­liar, una tien­da de ar­te­sa­nías en el cen­tro de Sai­gón, don­de co­no­ció al re­por­te­ro que cam­bió su vi­da, el fo­tó­gra­fo ja­po­nés Kyoi­chi Sa­wa­da. «Me ayu­dó con ro­pa, co­mi­da e in­clu­so pa­gó mis es­tu­dios. Fue mi ami­go, mi men­tor y mi her­mano», re­cuer­da Cuong, que pa­ra aquel en­ton­ces ya ha­cía sus pi­ni­tos con una Pen­tax que le re­ga­ló su pa­dre. Sa­wa­da no ha­bía ga­na­do el Pu­lit­zer aún cuan­do co­no­ció al Cuong de 17 años y apos­tó por él. Lo pre­sen­tó an­te Frank Frosch, di­rec­tor lo­cal de la

Subió al tan­que ru­so. Cre­yó que iban a ma­tar­lo. Pe­ro lo que que­rían es que los guia­se has­ta el Pa­la­cio Pre­si­den­cial

agen­cia es­ta­dou­ni­den­se Uni­ted Press In­ter­na­tio­nal (UPI). Am­bos, Sa­wa­da y Frosch, fue­ron acri­bi­lla­dos a ba­la­zos cua­tro años más tar­de por los Je­me­res Ro­jos mien­tras cu­brían un re­por­ta­je en la vecina Cam­bo­ya. Co­mo free lan­ce de la ya ex­tin­ta UPI du­ran­te una do­ce­na de años, Cuong fo­to­gra­fió el ase­dio del sur del país, pu­bli­có en las pá­gi­nas más pres­ti­gio­sas de la épo­ca y se co­deó con los gran­des nom­bres de la era del pe­rio­dis­mo grá­fi­co. Las ins­tan­tá­neas de Hoang Van Cuong no tu­vie­ron el eco dra­má­ti­co de la fo­to de Ed­die Adams en la que el je­fe de Policía de Viet­nam del Sur ma­ta de un dis­pa­ro en la ca­be­za a un in­de­fen­so y ma­nia­ta­do sol­da­do del Viet Cong fren­te a la cá­ma­ra. Pe­ro el re­por­te­ro de la eter­na son­ri­sa desem­pe­ñó un pa­pel tan de­ci­si­vo co­mo des­co­no­ci­do en la cap­tu­ra fi­nal de Sai­gón por las tro­pas de Viet­nam del Nor­te.

EL MO­MEN­TO DE­CI­SI­VO Cuong en­se­ña la fo­to que lo de­mues­tra.

Na­da téc­ni­ca ni es­té­ti­ca­men­te es­pe­cial. «Pe­dí a un tran­seún­te que me la hi­cie­se tan pron­to co­mo ba­jé del tan­que», ríe Cuong. En blan­co y ne­gro. Son­rien­te. El jo­ven re­por­te­ro mi­ra a cá­ma­ra. De­trás, el blin­da­do del Ejér­ci­to del nor­te apa­re­ce em­po­tra­do en la ver­ja del an­ti­guo Pa­la­cio Pre­si­den­cial. Em­ble­ma de la to­ma de la ciu­dad por el Go­bierno co­mu­nis­ta –y la con­si­guien­te de­rro­ta de Es­ta­dos Uni­dos–, la fo­to es una re­fe­ren­cia en los li­bros de tex­to de la ac­tual Re­pú­bli­ca So­cia­lis­ta de Viet­nam. Pe­ro la icó­ni­ca ima­gen es­con­de una ro­cam­bo­les­ca his­to­ria. En la ma­ña­na del 30 de abril de 1975, Cuong fue des­ti­na­do a las afue­ras de Sai­gón pa­ra to­mar fo­tos del con­ti­nua­do ase­dio de la ciu­dad. La Di­vi­sión 324 del Ejér­ci­to del nor­te y las tro­pas del sur se en­fren­ta­ban en la ac­tual au­to­vía na­cio­nal 1A, al no­res­te de Sai­gón. En­tor­na los ojos al re­cor­dar: «¡Ha­bía mu­chos ca­rros de com­ba­te ru­sos T-54B! Te­nía mie­do. Así que agi­té la cá­ma­ra y gri­té: '¡Bau chi, bau chi!' ['¡Pren­sa, pren­sa!']». De uno de ellos sa­lió una

ca­ra que lo in­vi­tó a su­bir al tan­que enemi­go mien­tras el com­ba­te se­guía en las ca­lles. «Pen­sé que me iban a ma­tar. Pe­ro no sa­bían có­mo en­trar en la ciu­dad. Así que yo los guie has­ta el pa­la­cio», se ex­cu­sa. El res­to es his­to­ria. Tro­pas del nor­te izan­do su en­se­ña en el que a par­tir de ese mo­men­to se­ría el Pa­la­cio de la In­de­pen­den­cia. Tra­ba­ja­do­res de la Em­ba­ja­da es­ta­dou­ni­den­se arrian­do las ba­rras y es­tre­llas mien­tras he­li­cóp­te­ros ates­ta­dos de re­fu­gia­dos aban­do­na­ban el país. El fin de la gue­rra. Mi­li­ta­res, po­lí­ti­cos y re­por­te­ros or­ga­ni­za­ron la rá­pi­da eva­cua­ción en los úl­ti­mos días de la con­tien­da, 130.000 viet­na­mi­tas aban­do­na­ron el país. Tres días an­tes de la caí­da de Sai­gón, Alan Dan­son, pe­rio­dis­ta de UPI, se acer­có a Cuong. «Un avión nos iba a lle­var con nues­tras fa­mi­lias has­ta Hong Kong. No qui­se ir­me. Es­te es mi país. Que­ría ser tes­ti­go de la his­to­ria». Pe­ro su he­roi­ci­dad no le sir­vió pa­ra pre­ser­var su nom­bre y menos aún le va­lió pa­ra sal­var­se de la pur­ga del ré­gi­men de Ha­nói. Ofi­cia­les del an­ti­guo Go­bierno, ci­vi­les, mon­jes, mi­li­ta­res y pe­rio­dis­tas.

To­dos eran sos­pe­cho­sos. Las pre­sio­nes po­lí­ti­cas le for­za­ron a es­con­der­se en el del­ta del Me­kong, al sur del país.

EL LAR­GO CAU­TI­VE­RIO «La Policía co­mu­nis­ta bus­ca­ba a los 'co­la­bo­ra­cio­nis­tas'. Pen­sa­ban que era es­pía so­lo por­que tra­ba­jé pa­ra UPI. Así que de­jé de fo­to­gra­fiar y me con­ver­tí en un Ro­bin­son Cru­soe», des­cri­be Cuong. Es­con­di­do du­ran­te nue­ve años en­tre pla­ni­cies alu­via­les y sel­va, don­de se ga­nó la vi­da de gran­je­ro y pes­ca­dor, re­gre­só a Ho Chi Minh pa­ra ca­sar­se con su mujer. «A los sie­te me­ses de em­ba­ra­zo de nues­tro pri­mer hijo, me arres­ta­ron. Me in­te­rro­ga­ron por to­do. ¿Dón­de, có­mo, cuán­do, por qué y con quién? Me lle­va­ron a un cam­po de re­edu­ca­ción [eu­fe­mis­mo pa­ra los cam­pos de tra­ba­jo co­mu­nis­tas]», ex­pli­ca. Cuong pa­gó los ser­vi­cios pres­ta­dos al de­rro­ta­do in­va­sor del sur con un cau­ti­ve­rio de sie­te años: «No te­nía­mos ali­men­tos ni me­di­ci­nas. Co­mía­mos in­sec­tos y lle­vé la mis­ma ca­mi­se­ta du­ran­te dos años». Des­pués de tra­ba­jar sin des­can­so en 28 pri­sio­nes di­fe­ren­tes del país, Cuong fue li­be­ra­do en 1991. Nun­ca vol­vió a co­ger una cá­ma­ra de fo­tos. Aho­ra se de­di­ca a las an­ti­güe­da­des y se ufa­na de te­ner una de las me­jo­res co­lec­cio­nes de ce­rá­mi­cas del pe­río­do Dong Son –edad de bron­ce viet­na­mi­ta– y de ja­rro­nes de la di­nas­tía Ngu­yen –úl­ti­ma fa­mi­lia im­pe­rial del país–. «La he­ren­cia cul­tu­ral no tie­ne pre­cio. Yo la pre­ser­vo pa­ra que mis nie­tos pue­dan apren­der quié­nes so­mos y de dón­de ve­ni­mos». Así es aho­ra Cuong, me­mo­ria vi­va él mis­mo de un pa­sa­do no tan le­jano.

Tras la gue­rra pa­só nue­ve años es­con­di­do en la sel­va. Al fi­nal, lo arres­ta­ron y pa­só en un 'cam­po de re­edu­ca­ción' otros sie­te años

LA GUE­RRA Un sol­da­do es­ta­dou­ni­den­se da de be­ber a un ni­ño en Hue en 1969. Es­ta es una de las fo­tos de Cuong que se han con­ser­va­do. Mu­chas se per­die­ron.

LA HUI­DA Cuong fo­to­gra­fió la caó­ti­ca hui­da de Sai­gón. La agen­cia UPI, pa­ra la que tra­ba­ja­ba, le ofre­ció a él aban­do­nar el país. Pe­ro eli­gió que­dar­se. LOS RE­CUER­DOS En su ac­tual museo pri­va­do de an­ti­güe­da­des, Cuong mues­tra al­gu­nas de las ins­tan­tá­neas que hi­zo al sur del país du­ran­te el con­flic­to. Ya no ha­ce fo­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.