Las cla­ves del bron­cea­do ideal

GUÍA EXPRÉS DEL USO DE Y RES­PUES­TAS A LAS PREGUNTAS MÁS FRECUENTES El bron­cea­do ideal tie­ne sus re­glas. Y con­vie­ne se­guir­las pa­ra no ju­gar­te la piel. Te con­ta­mos las cla­ves pa­ra no vol­ver a co­me­ter erro­res.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Ste­fa­nie Milla / Fotografías de Don Flood

NUES­TRA RE­LA­CIÓN CON EL SOL ES CA­DA VEZ más com­ple­ja. Pro­ba­ble­men­te, por­que que­re­mos un im­po­si­ble: te­ner un bron­cea­do es­pec­ta­cu­lar y a la vez po­ner la piel a sal­vo. Pues bien, te­ne­mos ma­las no­ti­cias: el bron­cea­do es la for­ma en que la piel se de­fien­de del sol, lo que sig­ni­fi­ca que, si apa­re­ce, es por­que nuestro sis­te­ma de de­fen­sa cu­tá­neo ha te­ni­do que sa­car to­da la ar­ti­lle­ría fren­te a sus ra­yos. Y es que, co­mo en to­do en la vi­da, la mo­de­ra­ción se­rá la cla­ve. Na­da de pie­les to­rre­fac­ta­das, dis­fru­te­mos del sol con sen­sa­tez y de­je­mos que sus ra­yos nos aca­ri­cien sin gol­pear­nos.

El sol no es­tá so­lo en la pla­ya

Aso­cia­mos los fo­to­pro­tec­to­res con la pla­ya o la pis­ci­na, pe­ro no es así. El sol es­tá pre­sen­te en to­do mo­men­to. Cuan­do los ni­ños jue­gan en el par­que, si pa­sa­mos ho­ras tras el cris­tal de un co­che o to­man­do al­go en una te­rra­za: es cier­to que no nos ex­po­ne­mos a sus ra­yos con la mis­ma in­ten­si­dad du­ran­te es­tas ac­ti­vi­da­des que cuan­do nos con­ver­ti­mos en car­ne de ha­ma­ca, pe­ro ahí es­tá.

Con buen ojo

Si al­guno de los lec­to­res de es­tas lí­neas mira de for­ma fre­cuen­te a su

pa­re­ja o a sus hi­jos, aho­ra há­ga­lo de nuevo, pe­ro con ojos de in­ves­ti­ga­dor der­ma­to­ló­gi­co. Y es que no hay me­jor he­rra­mien­ta pa­ra de­tec­tar cual­quier apa­ri­ción de nue­vos lu­na­res o cam­bios en los mis­mos, so­bre to­do en áreas que no nos ve­mos, co­mo la es­pal­da. Co­mo ex­pli­ca la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía, nues­tros Sher­lock Hol­mes par­ti­cu­la­res de­ben fi­jar­se so­bre to­do en man­chas que han cam­bia­do de ta­ma­ño, co­lor o for­ma. Hay que bus­car los si­guien­tes de­ta­lles: si su tac­to es ás­pe­ro, son asi­mé­tri­cas, pre­sen­tan va­rios co­lo­res, pican, san­gran, tie­nen una su­per­fi­cie bri­llan­te, pa­re­cen una he­ri­da pe­ro no ci­ca­tri­zan o si su cre­ci­mien­to es pro­gre­si­vo. Nues­tra pro­pues­ta es fi­jar un día al mes pa­ra ha­cer un re­co­no­ci­mien­to vi­sual de for­ma re­gu­lar, por ejem­plo, el pri­mer do­min­go de ca­da mes.

Bá­si­cos al elegir un so­lar

An­te la enor­me ofer­ta de solares, ¿en qué de­be­mos fi­jar­nos a la ho­ra de com­prar­los? Hay tres re­qui­si­tos: Un ín­di­ce de pro­tec­ción, co­mo mí­ni­mo, de 30. Amplio espectro. Es­tas dos pa­la­bras sig­ni­fi­can que el pro­duc­to pro­te­ge tan­to de los ra­yos UVB (los que que­man) co­mo de los ra­yos UVA (los que cau­san da­ños a ni­vel ce­lu­lar). Re­sis­ten­te al agua si lo va­mos a uti­li­zar pa­ra ir a la pla­ya o la pis­ci­na.

Adap­ta­ción al me­dio

No es ca­sua­li­dad que exis­tan tan­tas for­mas y ti­pos de solares. Las fór­mu­las real­men­te efi­ca­ces de­ben adap­tar­se no so­lo al ti­po de piel (gra­sa, sen­si­ble, se­ca...), sino tam­bién a su em­pleo (pa­ra uso dia­rio, pa­ra ha­cer de­por­te, pa­ra la pla­ya...); al área de apli­ca­ción (ros­tro

HAY QUE ELEGIR SOLARES DE AMPLIO ESPECTRO POR­QUE SON LOS QUE PROTEGEN DE LOS RA­YOS UVB Y UVA

ver­sus cuer­po) y has­ta a la edad.

Ni­ños, un ca­so apar­te

Va­mos a ser cor­tos y es­cue­tos: has­ta los 14 años, cuan­to me­nos sol, me­jor. Y cuan­do son be­bés, na­da de na­da. Y que­ma­du­ras, ¡ni una! Por­que ca­da una de ellas se­rá guar­da­da por la piel co­mo una he­ri­da de gue­rra y las con­se­cuen­cias se pa­ga­rán más tar­de. Los efec­tos de la ra­dia­ción UV son irre­ver­si­bles. Pe­ro cual­quie­ra que ha­ya in­ten­ta­do apli­car fo­to­pro­tec­tor a sus hi­jos de for­ma re­gu­lar sa­be lo com­pli­ca­do (¡y pe­sa­do!) que es. Por eso hay que co­men­zar en ca­sa: an­tes de ves­tir­les, se de­be apli­car una ca­pa ge­ne­ro­sa de cre­ma es­pe­cí­fi­ca pa­ra ni­ños en ab­so­lu­ta­men­te to­do el cuer­po. In­clu­so en las áreas que va­yan a es­tar pro­te­gi­das por el tra­je de ba­ño y tam­bién en zo­nas que se sue­len ol­vi­dar co­mo ore­jas o nu­ca. En es­te ca­so es me­jor op­tar por fór­mu­las en cre­ma que en es­pray, ya que, por den­si­dad de pro­duc­to, es­tas ofre­cen una ma­yor pro­tec­ción. El es­pray, tan prác­ti­co y rá­pi­do, es me­jor re­ser­var­lo pa­ra reapli­ca­cio­nes a lo lar­go del día y, ade­más, pa­ra ni­ños más ma­yo­res que pue­dan ta­par­se bo­ca y na­riz du­ran­te la va­po­ri­za­ción. Tam­bién es im­por­tan­te no re­nun­ciar, ade­más, a la ro­pa: ca­mi­se­tas tu­pi­das, shorts y go­rras son im­pres­cin­di­bles. Una gran op­ción es la ro­pa fo­to­pro­tec­to­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.