Are­nas mo­ve­di­zas

Im­be­ci­li­dad idio­má­ti­ca

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

sor­pren­de –o no tan­to– que la ri­que­za idio­má­ti­ca de Es­pa­ña sea un mo­ti­vo en­cres­pa­do de con­flic­to in­clu­so allá don­de no lo ha­bía si­do tra­di­cio­nal­men­te. Se ha desata­do, en de­ter­mi­na­dos te­rri­to­rios fá­ci­les de iden­ti­fi­car, un pa­vo­ro­so odio al es­pa­ñol en­mas­ca­ra­do en la su­pues­ta pro­tec­ción del idio­ma au­tóc­tono. Eso ha ocu­rri­do en la Ca­ta­lu­ña ofi­cial y ha si­do co­mi­da de ra­ción dia­ria en la política na­cio­na­lis­ta sec­ta­ria y xe­nó­fo­ba del es­ta­blish­ment po­lí­ti­co de esa co­mu­ni­dad: di­go bien, política y ofi­cial, y no po­pu­lar o ciudadana, ya que la gen­te en la ca­lle se ex­pre­sa co­mo le pa­re­ce opor­tuno sin que ello no su­pon­ga más con­flic­to que el inevi­ta­ble. Sin em­bar­go, des­de la lle­ga­da de for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas que com­bi­nan el na­cio­na­lis­mo más ce­rril y la ideo­lo­gía de iz­quier­da re­vo­lu­cio­na­ria, lo que nun­ca era con­flic­to lo empieza a ser en dos co­mu­ni­da­des de tra­di­ción tran­qui­la en el as­pec­to idio­má­ti­co: Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na y Ba­lea­res. Bas­ten al­gu­nos ejem­plos. Uno de los di­rec­ti­vos del IVACE, Ins­ti­tu­to Va­len­ciano pa­ra la Com­pe­ti­ti­vi­dad Em­pre­sa­rial, nom­bra­do por la cuo­ta par­te de Com­pro­mís, de­bía re­ci­bir uno de es­tos fi­nes de se­ma­na a un em­ba­ja­dor sud­ame­ri­cano de vi­si­ta en la ca­pi­tal al ob­je­to de ce­rrar al­gu­nos acuer­dos re­la­cio­na­dos con am­bas ad­mi­nis­tra­cio­nes. El di­rec­ti­vo en cues­tión ad­vir­tió a los fun­cio­na­rios de su ins­ti­tu­to que él siem­pre ha­bla­ba va­len­ciano y no pen­sa­ba apear­se de esa cos­tum­bre, mu­cho me­nos pa­ra ha­blar na­da me­nos que cas­te­llano. Los fun­cio­na­rios le di­je­ron que el em­ba­ja­dor pe­ruano ha­bla­ba es­pa­ñol y pa­re­cie­ra ab­sur­do no man­te­ner la reunión en ese idio­ma. El gi­li­po­llas de Com­pro­mís di­jo que bus­ca­ran un in­tér­pre­te, pe­ro que él usa­ría el va­len­ciano. Fi­nal­men­te, los car­gos in­me­dia­ta­men­te in­fe­rio­res de­ci­die­ron asu­mir la reunión y fue­ron ellos los que aten­die­ron al em­ba­ja­dor. Ig­no­ro si ce­rra­ron al­gún tra­to, pe­ro hu­bie­ra da­do una for­tu­na por asis­tir a la per­ple­ji­dad del di­plo­má­ti­co an­te se­me­jan­te es­tu­pi­dez. Sin co­men­ta­rios. En Ba­lea­res, cua­tro ta­li­ba­nes miem­bros del con­se­jo uni­ver­si­ta­rio que activa las prue­bas de se­lec­ti­vi­dad han di­mi­ti­do de sus car­gos por la de­ci­sión del Rec­to­ra­do de per­mi­tir que los alum­nos que lo so­li­ci­ten pue­dan exa­mi­nar­se en es­pa­ñol, con­cre­ta­men­te por po­der ac­ce­der a las preguntas e ins­truc­cio­nes del exa­men en ese idio­ma, por lo que se sa­be, tam­bién ofi­cial en esa co­mu­ni­dad. A lo que se ve, con­si­de­ran que per­mi­tir el uso del es­pa­ñol es «ata­car la nor­ma­ti­vi­za­ción del ca­ta­lán y con­ver­tir­lo en un idio­ma fol­cló­ri­co y tal y tal», con­si­de­ran­do que la nor­ma­li­dad con­sis­te en que no se pue­da ha­blar uno de los dos que, por cier­to, tam­bién se usa con to­da nor­ma­li­dad en las ca­lles de las is­las, don­de la gen­te es más nor­mal que esos cua­tro des­ce­re­bra­dos. No al­can­zan a com­pren­der que el uso de los idio­mas, en su re­la­ción con la ad­mi­nis­tra­ción de las co­sas, es una for­ma de ejer­ci­tar la li­ber­tad. Yo soy li­bre en Ba­lea­res o en Ca­na­rias o en Viz­ca­ya de re­la­cio­nar­me con los de­más en cual­quie­ra de los idio­mas ofi­cia­les, y eso no me lo pue­den ne­gar sec­ta­rios te­rro­rí­fi­cos em­pe­ña­dos en la im­po­si­ción de una len­gua so­bre otra. Ima­gi­nen us­te­des que ha­ya que ex­pli­car­le a un No­rue­go que en una par­te del te­rri­to­rio es­pa­ñol prohí­ben a un alumno exa­mi­nar­se en es­pa­ñol. Má­xi­ma per­ple­ji­dad. Se tra­ta no tan­to de im­pul­sar el uso de len­guas «pro­pias» –cu­rio­sa­men­te en el ca­so is­le­ño, me­dian­te triun­fo del pan­ca­ta­la­nis­mo, no de la par­ti­cu­la­ri­dad ba­lear, sino del ca­ta­lán pu­ro y du­ro–, sino de ex­ter­mi­nar del uso ofi­cial la len­gua co­mún de los es­pa­ño­les, co­mo ocu­rre tam­bién en Va­len­cia des­de que el go­bierno «del cam­bio» de­rrum­bó la po­si­bi­li­dad de es­tu­diar en tres idio­mas, va­len­ciano, cas­te­llano e in­glés, pa­ra obli­gar a to­dos los edu­can­dos en es­cue­la pú­bli­ca a ha­cer­lo ex­clu­si­va­men­te en la len­gua en la que el di­rec­ti­vo del IVACE pre­ten­día ne­go­ciar con un em­ba­ja­dor

Ig­no­ro si ce­rra­ron al­gún tra­to, pe­ro hu­bie­ra da­do una for­tu­na por asis­tir a la per­ple­ji­dad del di­plo­má­ti­co an­te se­me­jan­te es­tu­pi­dez

Qdel Pe­rú. No des­car­ten que es­tu­pi­de­ces de es­te jaez co­mien­cen a ser pan nuestro de ca­da día. La co­sa co­men­zó en Ca­ta­lu­ña ha­ce mu­chos años, don­de el Da­lai Pu­jol pre­fe­ría ha­blar en un con­gre­so en in­glés con un fi­li­pino de ex­qui­si­to do­mi­nio del es­pa­ñol an­tes que ha­cer­lo en el idio­ma co­mún que com­par­tían. Aten­tos tam­bién a Na­va­rra y a la im­po­si­ción del vas­cuen­ce que pre­ten­de el go­bierno de de­tri­tus que allá se ha for­ma­do. Y así...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.