Go­ta a go­ta se ha­ce un océano

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - por Car­men Po­sa­das www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

qui­zá ha­yan oí­do ha­blar de la exis­ten­cia de cua­tro o cin­co in­men­sas is­las que flo­tan en nues­tros océa­nos. O qui­zá no se­pan na­da de ellas, a pe­sar de que una tie­ne ca­si tres veces la su­per­fi­cie de la pe­nín­su­la ibé­ri­ca. No pue­den ver­se des­de el ai­re por­que no son del to­do com­pac­tas y es­tán se­mi­su­mer­gi­das, pe­ro se ha­cen ca­da vez más gran­des y ame­na­za­do­ras pues­to que se for­man en los gi­ros de co­rrien­tes. No tie­nen nom­bre, no hay vi­da en ellas sino muer­te, y to­dos pre­fe­ri­mos ob­viar su pre­sen­cia. Ha­blo del fan­tas­ma­gó­ri­co ar­chi­pié­la­go de de­tri­tus plás­ti­cos que en cier­tos lu­ga­res lle­ga a al­can­zar las qui­nien­tas ochen­ta mil pie­zas por ki­ló­me­tro cua­dra­do. He aquí más ci­fras. En 2004 un es­tu­dio rea­li­za­do por Al­ga­li­ta, un ins­ti­tu­to de in­ves­ti­ga­ción ma­ri­na con se­de en los Es­ta­dos Uni­dos, des­cu­brió que las mues­tras de mar que ana­li­za­ron con­te­nían seis veces más plás­ti­co que planc­ton. Seis­cien­tas es­pe­cies de fau­na ma­ri­na se ven di­rec­ta­men­te afec­ta­das por di­cha con­ta­mi­na­ción, dos­cien­tos mil ma­mí­fe­ros y más de un mi­llón de aves. Eso por no men­cio­nar los pe­ces. Se ha des­cu­bier­to, por ejem­plo, que par­tí­cu­las de plás­ti­co ya es­tán pre­sen­tes en los or­ga­nis­mos más di­mi­nu­tos que for­man la ba­se de la ca­de­na tró­fi­ca ma­ri­na. Te­nien­do en cuen­ta que nue­ve mi­llo­nes de to­ne­la­das de ba­su­ras lle­gan a nues­tros ma­res ca­da año, se cal­cu­la que en 2050 ha­brá en ellos más plás­ti­co que pe­ces. Po­dría aho­ra ha­blar­les de Do­nald Trump y su –más que pre­vi­si­ble, da­do el per­so­na­je– ne­ga­ti­va a ra­ti­fi­car los acuer­dos fir­ma­dos en­tre Oba­ma y el G7 en pos de la pro­tec­ción del me­dioam­bien­te, pe­ro no an­do yo con ga­nas de pe­lear con­tra mo­li­nos de vien­to es­ta ma­ña­na. Pre­fie­ro ce­ñir­me el yel­mo de Mam­brino y bus­car por ahí otros lo­cos hi­dal­gos que es­tén dis­pues­tos a em­bar­car­se en la idea­lis­ta y for­mi­da­ble ges­ta de aca­bar con el mons­truo gi­gan­te que to­dos ali­men­ta­mos ca­da vez que be­be­mos una bo­te­lli­ta de agua o com­pra­mos un pro­duc­to re­trac­ti­la­do. «Es mu­cho lo que ca­da uno pue­de lo­grar con so­lo pro­po­nér­se­lo», me di­ce Je­ró­ni­mo Mo­le­ro, de la Aso­cia­ción Am­bien­te Eu­ro­peo (AAE), una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro de­di­ca­da a la pro­tec­ción del me­dioam­bien­te, cu­yo ob­je­ti­vo es no so­lo pro­te­ger nues­tros océa­nos, sino tam­bién fo­men­tar la con­cien­cia so­cial y po­ten­ciar la ca­pa­ci­dad de los ciu­da­da­nos pa­ra con­tri­buir a su so­lu­ción. La AAE pro­pug­na me­di­das am­bi­cio­sas co­mo crear gru­pos de opi­nión que pu­bli­quen en me­dios o con­tac­ten con los po­lí­ti­cos pi­dien­do que se in­vo­lu­cren en es­ta ini­cia­ti­va. Pe­ro tam­bién otras muy sen­ci­llas co­mo que la gen­te se com­pro­me­ta a ac­cio­nes de lim­pie­za en las cos­tas o, sim­ple­men­te, que re­cuer­de que se pue­de ir al su­per­mer­ca­do con un ca­rri­to de la com­pra y evi­tar así el con­su­mo de bol­sas de plás­ti­co. De he­cho, una de las me­di­das más efi­ca­ces con­tra su pro­li­fe­ra­ción ha si­do que los su­per­mer­ca­dos co­bren unos cén­ti­mos por las bol­sas. «Es asom­bro­so lo di­sua­so­rios que pue­den ser diez o vein­te cén­ti­mos –apun­ta Je­ró­ni­mo–. La gen­te se lo pien­sa dos veces an­tes de pe­dir­las». Otra me­di­da si­mi­lar y de igual im­pac­to po­si­ti­vo se­ría vol­ver a los en­va­ses re­uti­li­za­bles. Aque­llos vie­jos cas­cos de nues­tra in­fan­cia que ha­bía que de­vol­ver al com­prar una nue­va cer­ve­za o un re­fres­co. Co­mo to­dos los te­mas re­la­cio­na­dos con el me­dioam­bien­te, uno pien­sa que la so­lu­ción ha de ve­nir de arri­ba, de las ins­ti­tu­cio­nes, de las au­to­ri­da­des, del Go­bierno. Y es ver­dad, pe­ro co­mo ellos se han pues­to de per­fil y no ha­cen na­da, lle­ga el mo­men­to en que no­so­tros, la gen­te co­rrien­te, nos ocu­pe­mos de sus ne­gli­gen­cias. El pri­mer es­co­llo es el más di­fí­cil, com­ba­tir la fal­sa idea de que lo que es de to­dos –la na­tu­ra­le­za, el cam­po, el mar– no es de na­die. Pe­ro en eso te­ne­mos mu­cho que apren­der de los ni­ños. Ellos tie­nen una con­cien­cia me­dioam­bien­tal que no­so­tros nun­ca tu­vi­mos. Por eso se me ocu­rre que se­ría buen mo­men­to pa­ra que, en es­tas va­ca­cio­nes que ya se acer­can, los ni­ños se re­be­len y nos sa­quen los co­lo­res ca­da vez que ti­ra­mos un plás­ti­co al mar. Ellos sa­ben, por­que así se lo he­mos en­se­ña­do los ma­yo­res con nues­tra fea cos­tum­bre de no prac­ti­car lo que pre­di­ca­mos, dos co­sas. Que la so­lu­ción es­tá en ma­nos de to­dos y que go­ta a go­ta –y nun­ca me­jor di­cho– se ha­ce un océano.

Te­ne­mos mu­cho que apren­der de los ni­ños. Que se re­be­len y nos sa­quen los co­lo­res ca­da vez que ti­ra­mos un plás­ti­co al mar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.