En por­ta­da.

Los neu­ro­cien­tí­fi­cos bus­can el se­cre­to de la crea­ti­vi­dad. Y ya han lle­ga­do a una con­clu­sión: la ge­nia­li­dad pue­de es­ti­mu­lar­se con la prác­ti­ca. Le con­ta­mos có­mo.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR CAR­LOS MA­NUEL SÁN­CHEZ / ILUSTRACIÓN: MEKAKUSHI

Los cien­tí­fi­cos ahon­dan en el se­cre­to de la crea­ti­vi­dad. Es de­cir, la bio­lo­gía de­trás de la ins­pi­ra­ción y los tru­cos men­ta­les de los gran­des ar­tis­tas e in­ven­to­res. ¡Apro­vé­che­se!

Si mi teo­ría de la re­la­ti­vi­dad es acer­ta­da –bro­mea­ba Al­bert Eins­tein, que te­nía un fino sen­ti­do del hu­mor–, los ale­ma­nes di­rán que soy ale­mán y los fran­ce­ses, que soy ciu­da­dano del mun­do. Pe­ro si me equi­vo­co, los fran­ce­ses di­rán que soy ale­mán; y los ale­ma­nes, que soy ju­dío». ¿Se ha reí­do us­ted con es­te chis­te del ge­nio más gran­de de la historia? Y si no le ha he­cho gra­cia, ¿por lo me­nos, lo ha en­ten­di­do? En tal ca­so, en­ho­ra­bue­na. Por­que us­ted aca­ba de ex­pe­ri­men­tar, sin sa­ber­lo, un 'mo­men­to eu­re­ka'. Ese ins­tan­te ma­ra­vi­llo­so en el que al­go ha­ce clic en nues­tra men­te y una idea nos ilu­mi­na co­mo un re­lám­pa­go. Al con­tra­rio de lo que se pien­sa, es­tos mo­men­tos no son tan ex­cep­cio­na­les. Ocu­rren con­ti­nua­men­te. Por ejem­plo, cuan­do en­ten­de­mos un chis­te. O cuan­do, de re­pen­te, nos vie­ne a la ca­be­za una pa­la­bra que te­nía­mos en la pun­ta de la len­gua. El me­ca­nis­mo neu­ro­nal es el mis­mo que el que alum­bra una idea ge­nial, una ins­pi­ra­ción sú­bi­ta, un in­ven­to re­vo­lu­cio­na­rio... Qui­zá la nue­va app que lle­va­rán to­dos los mó­vi­les o el es­tri­bi­llo de una can­ción que lle­ga­rá a lo más al­to de las lis­tas. ¿Pe­ro có­mo sur­ge la chis­pa? Neu­ro­cien­tí­fi­cos y psi­có­lo­gos bus­can el se­cre­to de la crea­ti­vi­dad. Y las re­so­nan­cias mag­né­ti­cas fun­cio­na­les se han con­ver­ti­do en el gran alia­do pa­ra iden­ti­fi­car las re­gio­nes ce­re­bra­les in­vo­lu­cra­das. Pri­me­ra con­clu­sión: aun­que no to­dos pue­den ser ge­nios co­mo Eins­tein, sí que se pue­de, con un po­co de prác­ti­ca, es­ti­mu­lar y ha­cer más crea­ti­vos los ce­re­bros de la gen­te 'nor­mal'. La ge­nia­li­dad, no obs­tan­te, es hi­ja de mu­chas ma­dres. Los gran­des pen­sa­do­res po­seen in­te­li­gen­cia, ta­len­to, co­no­ci­mien­tos es­pe­cia­li­za­dos, per­se­ve­ran­cia... Pe­ro si al­go te­nían en co­mún Mo­zart, Ste­ve Jobs, Isaac New­ton o Sal­va­dor Da­lí era su ca­pa­ci­dad pa­ra li­be­rar la ima­gi­na­ción, es­ta­ble­cer nue­vas aso­cia­cio­nes y pen­sar 'di­fe­ren­te'. ¿Qué es lo que su­ce­de en nuestro cerebro cuan­do com­po­ne­mos una sin­fo­nía o im­pro­vi­sa­mos una co­mi­da con lo que hay en la ne­ve­ra? Du­ran­te años se ha da­do por sen­ta­do que el he­mis­fe­rio de­re­cho es el res­pon­sa­ble de la crea­ti­vi­dad y las emo­cio­nes; y el iz­quier­do, el de la ló­gi­ca y la ra­zón. Sin em­bar­go, el es­cá­ner de­mues­tra que am­bos he­mis­fe­rios es­tán muy co­nec­ta­dos y se co­mu­ni­can a tra­vés del cuer­po ca­llo­so. No hay una so­la es­truc­tu­ra ce­re­bral res­pon­sa­ble de la crea­ti­vi­dad. Son mu­chas las re­gio­nes que tra­ba­jan al uní­sono.

PA­SO 1: SALGA DE SU ZO­NA DE CONFORT.

Hay cien mil mi­llo­nes de neu­ro­nas que se co­mu­ni­can en­tre sí y es­ta­ble­cen co­ne­xio­nes nue­vas pa­ra adap­tar­se a las cir­cuns­tan­cias. Por eso, sa­lir de nues­tra zo­na de confort nos 'es­pa­bi­la'. Ope­ra cam­bios fí­si­cos en los cir­cui­tos ce­re­bra­les. Las neu­ro­nas, en de­fi­ni­ti­va, van te­jien­do re­des. Es lo que

Re­mo­lo­near en la ca­ma, pa­sear, me­ter­nos en la du­cha o, in­clu­so, sen­tar­nos en el ba­ño son ac­ti­vi­da­des pro­pi­cias pa­ra la ins­pi­ra­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.