Egip­to­lo­gía.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR FÁTIMA URIBARRI

El sin­gu­lar pa­so por Es­pa­ña de Ho­ward Car­ter, el hom­bre que des­cu­brió la tum­ba de Tu­tan­ka­món.

El du­que de Alba era cul­tí­si­mo y Car­ter, un po­co se­co. Pe­ro a am­bos los unía la mis­ma pa­sión: Egip­to

Se co­no­cie­ron en El Cai­ro en 1909. Jacobo Fitz-james Stuart, XVII du­que de Alba, pa­só allí unos días cuan­do via­ja­ba de re­gre­so a Es­pa­ña tras un sa­fa­ri en Ke­nia. El ar­queó­lo­go bri­tá­ni­co Ho­ward Car­ter por en­ton­ces ex­ca­va­ba en Te­bas. La sin­to­nía en­tre am­bos fue ab­so­lu­ta, y eso que el ca­rác­ter del cé­le­bre ar­queó­lo­go bri­tá­ni­co era di­fí­cil.

«EL DU­QUE ERA UN HOM­BRE CUL­TÍ­SI­MO

al que le in­tere­sa­ba to­do: la política, la fi­lo­so­fía, el ar­te... Car­ter era un po­co se­co, pe­ro hay que com­pren­der la de pro­ble­mas que tu­vo. Con­ge­nia­ron por­que te­nían una pa­sión co­mún: Egip­to. Esa afi­ción la sen­tía tam­bién Cayetana de Alba; cuan­do he­mos or­ga­ni­za­do al­go re­la­cio­na­do con la egip­to­lo­gía, ella es­ta­ba siem­pre en pri­me­ra fi­la. Fue ella la que nos con­tó que su pa­dre tra­jo a Car­ter a Es­pa­ña», cuen­ta, des­de El Cai­ro, la egip­tó­lo­ga My­riam Se­co Ál­va­rez, au­to­ra con Ja­vier Mar­tí­nez Ba­bón del li­bro Tu­tan­ka­món en Es­pa­ña (Fun­da­ción Jo­sé Ma­nuel La­ra), con el que aca­ban de ga­nar el Pre­mio Ma­nuel Al­var de Es­tu­dios Hu­ma­nís­ti­cos 2017. Es muy po­si­ble que Jacobo Fitz-james Stuart y Ho­ward Car­ter se vie­ran de nuevo en Egip­to en 1920. En­ton­ces el du­que iba acom­pa­ña­do de su mujer, María del Ro­sa­rio Sil­va: se aca­ba­ban de ca­sar en Lon­dres y es­ta­ban dis­fru­tan­do de su via­je de no­vios. Car­ter con­ti­nua­ba ex­ca­van­do, sin éxi­tos im­por­tan­tes, y ya se ha­bía aso­cia­do con Lord Car­na­von. El no­ble fi­nan­cia­ba las ex­pe­di­cio­nes mien­tras Car­ter se­guía em­pe­ña­do en dar con al­go im­por­tan­te. Su ob­ce­ca­ción pa­re­cía in­sen­sa­ta: bus­ca­ba en una zo­na del va­lle de los Re­yes de la que se ha­bía re­ti­ra­do en 1914 Theo­do­re Da­vis, con­ven­ci­do de que allí no que­da­ba na­da in­tere­san­te por en­con­trar. Car­ter –apo­ya­do por Car­na­von– no se rin­dió. Y triun­fó. En 1922 pro­ta­go­ni­zó el ma­yor des­cu­bri­mien­to de la ar­queo­lo­gía egip­cia, en­con­tró la tum­ba ca­si in­tac­ta del fa­raón Tu­tan­ka­món, la más fas­tuo­sa y com­ple­ta ja­más en­con­tra­da. El hallazgo de Car­ter ha da­do fa­ma

mun­dial al su­ce­sor de Ake­na­tón, un fa­raón que mu­rió jo­ven y que de otro mo­do ha­bría pa­sa­do a la Historia sin pe­na ni glo­ria. La amis­tad en­tre el du­que de Alba y Ho­ward Car­ter tu­vo be­ne­fi­cio­sas con­se­cuen­cias pa­ra Es­pa­ña. El du­que tra­jo a Car­ter a Es­pa­ña y, con él, a Tu­tan­ka­món y el in­te­rés por la egip­to­lo­gía. El ar­queó­lo­go fue el pri­mer in­vi­ta­do del Co­mi­téhis­pano In­glés pre­si­di­do por el du­que de Alba. Vino a Es­pa­ña en dos oca­sio­nes, pro­nun­ció cua­tro con­fe­ren­cias y do­nó 92 dia­po­si­ti­vas que do­cu­men­tan el des­cu­bri­mien­to de la tum­ba de Tu­tan­ka­món. Su vi­si­ta fue una in­yec­ción de egip­to­lo­gía de pri­me­ra di­vi­sión en un país que vi­vía ajeno a es­ta dis­ci­pli­na. Lue­go, los tex­tos de sus con­fe­ren­cias y las imá­ge­nes que tra­jo cir­cu­la­ron por Es­pa­ña y Amé­ri­ca La­ti­na. Car­ter lle­gó a Ma­drid en tren des­de Pa­rís acom­pa­ña­do por Jacobo Fitz-james Stuart. El 24 de no­viem­bre de 1924, a las seis de la tar­de, pro­nun­ció una con­fe­ren­cia en la Re­si­den­cia

de Es­tu­dian­tes de Ma­drid a la que asis­tie­ron aris­tó­cra­tas e in­te­lec­tua­les; en­tre ellos, Jo­sé Or­te­ga y Gas­set. Fue un éxi­to. La sala se que­dó pe­que­ña, así que se de­ci­dió que la si­guien­te con­fe­ren­cia pa­sa­ra al Tea­tro Fon­tal­ba, en la Gran Vía. Aque­lla no­che, Ho­ward Car­ter ce­nó en el pa­la­cio de Li­ria –don­de se hos­pe­da­ba– con un gru­po de no­bles y eru­di­tos ami­gos del du­que de Alba. Al día si­guien­te fue­ron al Museo Ar­queo­ló­gi­co Na­cio­nal y al Museo del Prado. El bri­tá­ni­co que­dó ma­ra­vi­lla­do: la pin­tu­ra era una de sus pa­sio­nes. Era muy bueno con los pin­ce­les, de he­cho lle­gó a la ar­queo­lo­gía por­que lo con­tra­ta­ron pa­ra di­bu­jar ilus­tra­cio­nes de pin­tu­ras de unas tum­bas egip­cias. Aque­lla no­che, Car­ter fue el in­vi­ta­do es­tre­lla de una ce­na de ga­la en la Em­ba­ja­da bri­tá­ni­ca a la que acu­die­ron ilus­tres co­men­sa­les; Ma­riano Ben­lliu­re, en­tre ellos. El día 26 de no­viem­bre el rey Al­fon­so XIII re­ci­bió al du­que y al ar­queó­lo­go en el Pa­la­cio Real. Esa tar­de, Car­ter ha­bló en el Tea­tro Fon­tal­ba. De nuevo, el éxi­to fue ab­so­lu­to. Re­pi­tió Or­te­ga y Gas­set, acu­dió tam­bién Al­fon­so XIII, acom­pa­ña­do por la rei­na Vic­to­ria Eu­ge­nia. Mien­tras se mos­tra­ban las dia­po­si­ti­vas, Car­ter con­tó có­mo iban las ta­reas de res­tau­ra­ción de los ob­je­tos en­con­tra­dos en la tum­ba de Tu­tan­ka­món. Ex­pli­có có­mo es­ta­ban rea­li­zan­do un in­ven­ta­rio muy com­pli­ca­do por el pe­li­gro de da­ñar las pie­zas. La ta­rea fue tan ar­dua que su­pu­so diez años de tra­ba­jo. Es­pa­ña re­ci­bió a Car­ter con en­tu­sias­mo. Aba­rro­tó las salas en las que ha­bló, lo ad­mi­tie­ron en la Real Aca­de­mia de la Historia y pi­die­ron al rey que lo con­de­co­ra­se. Su vi­si­ta con­si­guió que «de una ma­ne­ra pun­tual Es­pa­ña es­tu­vie­ra jun­to a la pri­me­ra lí­nea de la egip­to­lo­gía mun­dial», ex­pli­ca Ja­vier Mar­tí­nez Ba­bón. Lo hi­zo po­si­ble Jacobo Fitz-james Stuart, cu­ya fi­gu­ra se reivin­di­ca en el li­bro de Se­co Ál­va­rez y Mar­tí­nez Ba­bón. El du­que con­tri­bu­yó tam­bién a di­fun­dir la tra­duc­ción de las con­fe­ren­cias de Car­ter, edi­ta­das por la Re­si­den­cia de Es­tu­dian­tes. Y ayu­dó a que las dia­po­si­ti­vas do­na­das por Car­ter cir­cu­la­ran por Es­pa­ña y por Amé­ri­ca. El pri­mer via­je de Car­ter a Es­pa­ña se com­ple­tó con una vi­si­ta a Toledo y una ce­na en el ho­tel Ritz. Car­ter que­dó en­can­ta­do: «Le re­pi­to que ha si­do la me­jor se­ma­na de mi vi­da y que nun­ca la ol­vi­da­ré», es­cri­bió en una car­ta de agra­de­ci­mien­to al du­que de Alba. Y de­di­có gran­des pi­ro­pos al pa­la­cio de Li­ria. Por el ar­te que co­bi­ja, le pa­re­ció «su­pe­rior a los más ca­li­fi­ca­dos pa­la­cios in­gle­ses que yo co­noz­co», con­fe­só en una en­tre­vis­ta a ABC. UN FUTURO HEREDERO La amis­tad con­ti­nuó por co­rres­pon­den­cia. «Mi que­ri­do Du­que de Alba: la­men­to es­cu­char que no ten­dre­mos la oca­sión de po­der­nos ver en Egip­to es­te in­vierno pe­ro es­toy muy con­ten­to por ha­ber re­ci­bi­do tan bue­nas no­ti­cias acer­ca de un futuro heredero». Por es­te te­le­gra­ma, en­via­do en no­viem­bre de 1925, se tie­ne cons­tan­cia de que don Jacobo apla­zó un via­je a Egip­to por­que su mujer es­ta­ba em­ba­ra­za­da. El futuro heredero al que se alu­de es Cayetana de Alba, que na­ció el 28 de mar­zo de 1926 y que más ade­lan­te, en 1933, cuan­do te­nía sie­te años, acom­pa­ñó a su pa­dre al país del Ni­lo. En otra mi­si­va, Car­ter re­la­ta al du­que de Alba sus pro­gre­sos con la tum­ba de Tu­tan­ka­món: le cuen­ta có­mo, igual que con las mu­ñe­cas ru­sas, van re­ti­ran­do ataú­des has­ta lle­gar a la mo­mia real. «Sa­ca­dos los pa­sa­do­res y le­van­ta­da la ta­pa, que­dó re­ve­la­da la pe­núl­ti­ma es­ce­na: una mo­mia, pri­mo­ro­sa­men­te en­vuel­ta, del jo­ven rey, con más­ca­ra de oro de ex­pre­sión tris­te pe­ro tran­qui­la», le cuen­ta en una car­ta que es una ín­ti­ma pri­mi­cia. Jacobo Fitz-james Stuart lo ani­mó a ha­cer un se­gun­do via­je a Es­pa­ña. Car­ter re­gre­só el 20 de ma­yo de 1928. De nuevo pro­nun­ció dos con­fe­ren­cias: a la pri­me­ra, en la Re­si­den­cia de Es­tu­dian­tes, acu­dió la rei­na; la se­gun­da se tu­vo que mu­dar (tam­bién por pro­ble­mas de afo­ro) al Tea­tro La Prin­ce­sa. La amis­tad en­tre el aris­tó­cra­ta es­pa­ñol y el ar­queó­lo­go bri­tá­ni­co du­ró pa­ra siem­pre. Se vie­ron oca­sio­nal­men­te en Lon­dres y en el ho­tel Kulm de Saint Mo­ritz (Sui­za). Y se es­cri­bie­ron. Has­ta que Car­ter mu­rió, en 1939. En su agen­da de di­rec­cio­nes en­con­tra­ron una úni­ca ano­ta­ción es­pa­ño­la: «Jacobo Fitz-james Stuart. Pa­la­cio de Li­ria. Ma­drid».

"Ha si­do la me­jor se­ma­na de mi vi­da. Nun­ca la ol­vi­da­ré", di­jo el cé­le­bre ar­queó­lo­go so­bre su vi­si­ta a Es­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.