El po­lí­gra­fo.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario -

¿Qué tie­nen en co­mún Fi­del Cas­tro y Pto­lomeo?

En la an­ti­güe­dad, los hi­jos ile­gí­ti­mos ape­nas tu­vie­ron opor­tu­ni­dad de al­can­zar pues­tos de re­le­van­cia política o so­cial. Pto­lomeo XII, que as­cen­dió al trono en Ale­jan­dría sien­do bas­tar­do, fue un ca­so in­só­li­to. Las tra­bas co­men­za­ron a di­luir­se en el siglo XX, aun­que per­du­ró cier­to es­tig­ma que obli­ga­ba a los bas­tar­dos a rea­li­zar un es­fuer­zo aña­di­do pa­ra su­pe­rar esa ré­mo­ra. Ese fue el ca­so de Fi­del Cas­tro, cu­yo pa­dre lo re­co­no­ció cuan­do ya ha­bía cum­pli­do los 16 años. En teo­ría no fue un bas­tar­do, da­do el re­co­no­ci­mien­to pa­terno, pe­ro su ile­gi­ti­mi­dad lo per­tur­bó en su ado­les­cen­cia. En opi­nión de Ser­ge Raffy, re­dac­tor je­fe ad­jun­to del Nou­vel Ob­ser­va­teur y au­tor de un li­bro so­bre el lí­der cu­bano, «aque­lla anó­ma­la si­tua­ción fa­mi­liar pue­de ex­pli­car su com­por­ta­mien­to en los años si­guien­tes. Es co­mo si hu­bie­ra te­ni­do una ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de re­co­no­ci­mien­to so­cial y tam­bién sen­ti­men­tal». Eva Pe­rón tam­bién fue hi­ja ile­gí­ti­ma. Cuan­do su pa­dre, Juan Duar­te, fa­lle­ció en ac­ci­den­te de ca­rre­te­ra, su ma­dre, Jua­na Ibar­gu­ren, lle­vó a Eva y a sus otros hi­jos a ver por úl­ti­ma vez a su pa­dre. Pe­ro los Gri­so­lía, la fa­mi­lia le­gí­ti­ma de Juan Duar­te, no los de­ja­ron en­trar al ve­la­to­rio. Eva su­peró aque­lla frus­tra­ción ca­sán­do­se con el pre­si­den­te ar­gen­tino Juan Do­min­go Pe­rón y con­vir­tién­do­se po­co des­pués en la 'rei­na de los des­ca­mi­sa­dos'. Otro ca­so si­mi­lar fue el de Law­ren­ce de Ara­bia, mi­li­tar, es­pía y ar­queó­lo­go que con­tri­bu­yó a con­fi­gu­rar el ma­pa de Orien­te Me­dio. Se es­for­za­ba al má­xi­mo en su tra­ba­jo pa­ra ven­cer su ti­mi­dez y su­pe­rar el trau­ma de ser hi­jo ile­gí­ti­mo. Su pa­dre era un pe­que­ño te­rra­te­nien­te ir­lan­dés que aban­do­nó a su mujer y a sus cua­tro hi­jas pa­ra mar­char­se con la ma­dre de Law­ren­ce. Jack Lon­don tam­po­co con­si­guió el re­co­no­ci­mien­to de su pa­dre. Su ma­dre se ca­só con un dro­gue­ro de Oa­kland lla­ma­do John Lon­don, que le pres­tó su ape­lli­do. Tras en­ro­lar­se en un bar­co y vi­vir mu­chas aven­tu­ras, la fa­ma le lle­gó co­mo es­cri­tor de no­ve­las, en­tre las que des­ta­ca­ron Col­mi­llo Blan­co y El lo­bo de mar. Uno de los pa­dres de la Re­vo­lu­ción ame­ri­ca­na, Ale­xan­der Ha­mil­ton, tam­bién era hi­jo ile­gí­ti­mo de una mujer sin ape­nas re­cur­sos eco­nó­mi­cos. Una con­gre­ga­ción pres­bi­te­ra­na de Nue­va Jer­sey le pro­por­cio­nó es­tu­dios. Años des­pués, cuan­do Es­ta­dos Uni­dos se in­de­pen­di­zó de Gran Bre­ta­ña, Ha­mil­ton fue nom­bra­do se­cre­ta­rio del Te­so­ro.

Fi­del Cas­tro fue hi­jo ile­gí­ti­mo. Su pa­dre lo re­co­no­ció cuan­do ya ha­bía cum­pli­do los 16 años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.