Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXXXVII)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te

mien­tras lle­ga­mos a la úl­ti­ma eta­pa de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, se im­po­ne una re­fle­xión re­tros­pec­ti­va y útil: unos afir­man que Fran­cis­co Fran­co fue pro­vi­den­cial pa­ra Es­pa­ña, y otros afir­man que fue lo peor que pu­do pa­sar. En mi opinión, Fran­co fue una des­gra­cia; pe­ro tam­bién creo que en la Es­pa­ña em­pu­te­ci­da, vio­len­ta e in­fa­me de 1936-39 no ha­bía nin­gu­na po­si­bi­li­dad de que sur­gie­ra una de­mo­cra­cia real; y que si hu­bie­ra ga­na­do el otro ban­do –o los más fuer­tes y dis­ci­pli­na­dos del otro ban­do–, pro­ba­ble­men­te el re­sul­ta­do ha­bría si­do tam­bién una dic­ta­du­ra, pe­ro co­mu­nis­ta o de iz­quier­das y con idén­ti­ca in­ten­ción de ex­ter­mi­nar al ad­ver­sa­rio y eli­mi­nar la de­mo­cra­cia li­be­ral, que de he­cho es­ta­ba contra las cuer­das a ta­les al­tu­ras del des­pa­rra­me. Pa­ra eso, apar­te los tes­ti­mo­nios de pri­me­ra mano –mi pa­dre y mi tío Lo­ren­zo lu­cha­ron por la Re­pú­bli­ca, es­te úl­ti­mo en va­rias de las ba­ta­llas más du­ras, sien­do he­ri­do de ba­la en com­ba­te– me aco­jo me­nos a un his­to­ria­dor pro­fran­quis­ta co­mo Stan­ley Pay­ne (En la Es­pa­ña de 1936 no ha­bía nin­gu­na po­si­bi­li­dad de que sur­gie­ra una de­mo­cra­cia utó­pi­ca), que a un tes­ti­go di­rec­to hon­ra­do, in­te­li­gen­te y de iz­quier­das co­mo Cha­ves No­ga­les (El fu­tu­ro dic­ta­dor de Es­pa­ña va a sa­lir de un la­do u otro de las trin­che­ras). Y es que, a la ho­ra de en­jui­ciar esa par­te de nues­tro si­glo XX, con­vie­ne arri­mar­se a to­das las fuen­tes po­si­bles, li­bros y tes­ti­mo­nios di­rec­tos; no pa­ra ser equi­dis­tan­tes, pues ca­da uno es­tá don­de cree que de­be es­tar, sino pa­ra ser ecuá­ni­mes a la ho­ra de do­cu­men­tar­se y de­ba­tir, en lu­gar de re­du­cir­lo to­do a eti­que­tas ba­ra­tas ma­ne­ja­das por gol­fos, po­pu­lis­tas, sim­ples y anal­fa­be­tos. Que no siem­pre son si­nó­ni­mos, pe­ro a ve­ces sí. Y es en ese plano, en mi opinión, don­de de­be si­tuar­se la apro­xi­ma­ción in­te­lec­tual, no vis­ce­ral, a las tres eta­pas del fran­quis­mo, del que ya he­mos re­fe­ri­do las dos pri­me­ras –re­pre­sión cri­mi­nal sis­te­má­ti­ca y tí­mi­dos co­mien­zos de aper­tu­ra– pa­ra en­trar hoy en la ter­ce­ra y úl­ti­ma. Me re­fie­ro a la eta­pa fi­nal, ca­rac­te­ri­za­da por un cam­bio inevi­ta­ble en el que ac­tua­ron mu­chos y com­ple­jos fac­to­res. Lle­gan­do ya los años 70, el ré­gi­men fran­quis­ta no ha­bía po­di­do sus­traer­se, aun­que muy en contra de su vo­lun­tad, a una evo­lu­ción na­tu­ral ha­cia for­mas más ci­vi­li­za­das; y a eso ha­bía que aña­dir al­gu­nas le­yes y dis­po­si­cio­nes im­por­tan­tes. La Ley de Su­ce­sión ya es­ta­ble­cía que el fu­tu­ro de Es­pa­ña se­ría un re­torno a la mo­nar­quía co­mo for­ma de go­bierno –a Fran­co y su gen­te, pe­ro tam­bién a otros es­pa­ño­les que eran hon­ra­dos, la pa­la­bra re­pú­bli­ca les da­ba ur­ti­ca­ria–, y pa­ra eso se pro­ce­dió a edu­car des­de ni­ño a Juan Car­los de Bor­bón, nie­to del exi­lia­do Al­fon­so XIII, a fin de que ba­jo la co­ber­tu­ra mo­nár­qui­ca die­ra con­ti­nui­dad y nor­ma­li­dad in­ter­na­cio­nal ho­mo­lo­ga­ble al ré­gi­men fran­quis­ta. Apar­te los es­fuer­zos de desa­rro­llo in­dus­trial, lo­gra­dos a me­dias y no en to­das par­tes, hu­bo otras dos le­yes cu­ya im­por­tan­cia de­be ser sub­ra­ya­da, pues ten­drían un pe­so no­ta­ble en el ni­vel cul­tu­ral y la ca­li­dad de vi­da de los es­pa­ño­les: la Ley Ge­ne­ral de Edu­ca­ción de 1970, que –aun­que im­per­fec­ta, ses­ga­da y mi­se­ra­ble­men­te tar­día– am­plió la es­co­la­ri­za­ción obli­ga­to­ria has­ta los 14 años, y la Ley de Ba­ses de la Se­gu­ri­dad So­cial de 1963, que no nos pu­so por com­ple­to don­de lo exi­gía una so­cie­dad mo­der­na, pe­ro ga­ran­ti­zó asis­ten­cia mé­di­ca, hos­pi­ta­les y pen­sio­nes de ju­bi­la­ción a los es­pa­ño­les, dan­do pie a una co­ber­tu­ra so­cial, es­tu­pen­da con el tiem­po, de la que to­da­vía nos be­ne­fi­cia­mos en 2017 (y que los irres­pon­sa­bles y trin­co­nes go­bier­nos de las úl­ti­mas dé­ca­das, sin dis­tin­ción de co­lor, ha­cen to­do lo po­si­ble por car­gar­se). Por lo de­más, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y los ava­ta­res de es­ta eta­pa fi­nal –tu­ris­mo, in­dus­tria, vi­vien­da, te­le­vi­sión, Seat 600, co­rrup­ción, emi­gra­ción– se vie­ron muy al­te­ra­dos por la cri­sis del pe­tró­leo de 1973, fe­cha en la que el apa­ra­to fran­quis­ta es­ta­ba ya di­vi­di­do en dos: de una par­te los con­ti­nuis­tas du­ros (el Bun­ker) y de la otra los par­ti­da­rios de de­mo­cra­ti­zar al­go el ré­gi­men y sal­var los mue­bles. Con un mun­do agi­ta­do por vien­tos de li­ber­tad, cuan­do las co­lo­nias ex­tran­je­ras ga­na­ban

Con­vie­ne arri­mar­se a to­das las fuen­tes po­si­bles, no pa­ra ser equi­dis­tan­tes, sino pa­ra ser ecuá­ni­mes, do­cu­men­tar­se y de­ba­tir

su in­de­pen­den­cia y caían las dic­ta­du­ras de Por­tu­gal y Gre­cia, Es­pa­ña no po­día que­dar al mar­gen. La opo­si­ción po­lí­ti­ca to­mó fuer­za, tan­to den­tro co­mo en el exi­lio; en el in­te­rior se in­ten­si­fi­ca­ron las huel­gas obre­ras y es­tu­dian­ti­les, los na­cio­na­lis­mos vol­vie­ron a le­van­tar la ca­be­za, y el Ré­gi­men –en ma­nos to­da­vía del Bún­ker– au­men­tó la re­pre­sión, creó el Tri­bu­nal de Or­den Pú­bli­co y la Bri­ga­da Po­lí­ti­co-so­cial, y se es­for­zó en ma­cha­car a quie­nes exi­gían de­mo­cra­cia y li­ber­tad. Y así, aun­que dan­do aún bes­tia­les co­le­ta­zos, la Es­pa­ña de Fran­co se acer­ca­ba a su fin. Q [Con­ti­nua­rá].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.