Are­nas mo­ve­di­zas

'Tear down this wall'

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

pro­ba­ble­men­te us­ted no ha­bía na­ci­do en ju­nio de 1987. O pro­ba­ble­men­te sí. O ha­bía na­ci­do, pe­ro no te­nía con­cien­cia de las co­sas que pa­sa­ban. O te­nía ya es­po­lo­nes en sal­va sea la par­te. Yo qué sé. El que sí ha­bía na­ci­do era yo y el que tam­bién te­nía con­cien­cia de los acon­te­ce­res mun­da­nos, mer­ced a mi pro­fe­sión, era es­te que sus­cri­be. Aque­llos tiem­pos, que­ri­dos ni­ños, eran mo­men­tos de zo­zo­bra, co­mo ca­si todos los que co­rren an­te nues­tros ojos. El co­mu­nis­mo eu­ro­peo to­ca­ba a su fin, pe­ro na­die se atre­vía a pre­de­cir­lo ni a ase­gu­rar­lo a ex­cep­ción de Char­les de Gau­lle, que lo hi­zo trein­ta años an­tes. Ale­ma­nia es­ta­ba di­vi­di­da en sec­to­res y los co­mu­nis­tas so­vié­ti­cos crea­ron una re­pú­bli­ca su­pues­ta­men­te de­mo­crá­ti­ca a la que ais­la­ron me­dian­te un mu­ro al que, Oc­ci­den­te me­dian­te, se le ca­li­fi­có «de la ver­güen­za». Has­ta ahí to­do sa­bi­do, su­pon­go. Ha­bía muer­to Brez­nev, tam­bién An­dro­pov, tam­bién Cher­nen­ko y man­da­ba un re­for­mis­ta lla­ma­do Gor­ba­chov que sa­bía me­jor que na­die que aque­llo se des­mo­ro­na­ba y que, an­tes o des­pués, ha­bía que bus­car­le una sa­li­da a un ré­gi­men que ha­bía alum­bra­do las es­pe­ran­zas to­ta­li­ta­rias de me­dio mun­do, pe­ro que no te­nía via­bi­li­dad nin­gu­na. Fren­te al Mu­ro de Berlín, una pa­red le­tal cons­trui­da no pa­ra que no en­tra­ran los ‘enemi­gos’, sino pa­ra que no sa­lie­ran los ‘ami­gos’, dos pre­si­den­tes nor­te­ame­ri­ca­nos de­ja­ron di­chas dos de las fra­ses más im­por­tan­tes del si­glo pa­sa­do. Uno fue Ken­nedy, que emo­cio­nó a los lu­ga­re­ños con aquel «yo soy ber­li­nés» y otro fue Rea­gan, ju­nio del 87, cuan­do re­cla­mó de for­ma se­ve­ra: «Se­ñor Gor­ba­chov, de­rri­be us­ted es­te mu­ro». El pri­me­ro tu­vo efec­tos poé­ti­cos al es­ti­lo de los le­mas de ca­mi­se­tas ven­di­das pa­ra tu­ris­tas, pe­ro el se­gun­do fue el mul­ti­pli­ca­dor –o es­po­le­ta– de to­do lo que vino has­ta el 9 de no­viem­bre de 1989, fe­cha en la que los ale­ma­nes del otro la­do de­rri­ba­ron el mu­ro an­te la pa­si­vi­dad de los san­gui­na­rios guar­dias de la Ale­ma­nia Orien­tal. Aho­ra se cum­plen trein­ta años de aquel mo­men­to y es jus­to re­cor­dar al­gu­na de las cir­cuns­tan­cias que acom­pa­ña­ron la es­ce­ni­fi­ca­ción: a Rea­gan le acon­se­ja­ron que no pro­nun­cia­se esa cé­le­bre fra­se (¡¡¡Tear down this wall!!!), pe­ro la obs­ti­na­ción del pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano fue ma­yor, y la his­to­ria de­mues­tra que triun­fó su ins­tin­to fren­te a las pre­cau­cio­nes di­plo­má­ti­cas de sus ase­so­res. En reali­dad, Rea­gan tra­ta­ba de de­cir con esas pa­la­bras a Gor­ba­chov: «Te co­noz­co y sé que no crees en es­te mu­ro». Cier­ta­men­te, el pre­si­den­te so­vié­ti­co sa­bía que ese mu­ro te­nía los días con­ta­dos y, de he­cho, con­tri­bu­yó a su de­rri­bo en su pos­trer vi­si­ta a Berlín Es­te, po­co an­tes de la fe­cha cla­ve del 89, en la que, una vez des­ti­tui­do Ho­nec­ker, un por­ta­voz gu­ber­na­men­tal ale­mán orien­tal abrió la es­pi­ta e hi­zo que los ale­ma­nes se aba­lan­za­ran des­de am­bos la­dos so­bre la mi­se­ra­ble pie­dra que les se­pa­ra­ba. Esa cons­truc­ción de alam­bra­da, mi­nas, fo­sos, pie­dras y me­tra­lla co­men­zó a ser una reali­dad en 1961. Cien­tos de per­so­nas re­sul­ta­ron muer­tas o he­ri­das pre­ten­dien­do huir del pa­raí­so co­mu­nis­ta, co­mo es sa­bi­do. No po­cos co­mu­nis­tas oc­ci­den­ta­les jus­ti­fi­ca­ron esos crí­me­nes y en­ten­die­ron que se ais­la­ra a la po­bla­ción orien­tal de los pe­li­gros de­mo­crá­ti­cos de Oc­ci­den­te. Al­guno de ellos si­gue vi­vo, y en la men­te y dis­cur­sos de no po­cos neo­co­mu­nis­tas per­ma­ne­ce dis­cre­ta­men­te aga­za­pa­do el ar­gu­men­to de que el mu­ro que Rea­gan con­tri­bu­yó a de­rri­bar te­nía su ex­pli­ca­ción –co­sa que es se­gu­ra– y su jus­ti­fi­ca­ción –co­sa que es in­de­cen­te–. Trein­ta años des­pués de las pa­la­bras del pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano más vi­li­pen­dia­do por la iz­quier­da reac­cio­na­ria mun­dial, pe­ro, a la vez, el que más ha he­cho por la li­ber­tad de los ha­bi­tan­tes es­cla­vi­za­dos

En reali­dad, Rea­gan tra­ta­ba de de­cir con esas pa­la­bras a Gor­ba­chov: «Te co­noz­co y sé que no crees en es­te mu­ro»

Qpor el co­mu­nis­mo, co­bra no­ta­ble im­por­tan­cia esa fra­se. Con­vie­ne que no se ol­vi­de y que se en­se­ñe en las escuelas. Y que se ex­pli­que a los cha­va­li­tos de ho­ga­ño que aquel mal sue­ño lla­ma­do co­mu­nis­mo hoy so­lo per­vi­ve en de­ter­mi­na­dos re­duc­tos de la Tie­rra y en al­gu­nas men­tes tor­ti­ce­ras que se em­pe­ñan en re­vi­vir una de las peo­res pe­sa­di­llas de la hu­ma­ni­dad. In­clui­do en al­gu­nos es­pe­cí­me­nes de Es­pa­ña. Y a la vis­ta de todos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.