"Me con­su­me el es­trés"

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En Porrttadaa -

Es­toy muy le­jos, ya me gus­ta­ría a mí [son­ríe]. Tres hi­jos en tres años. ¿Se­gui­rá am­plian­do fa­mi­lia? Ya he pa­ra­do, sí; aun­que nun­ca se sa­be. Ni si­quie­ra du­ran­te los em­ba­ra­zos de­jó de tra­ba­jar. ¿Tie­ne una adic­ción re­co­no­ci­da? La ver­dad es que no pue­do es­tar mu­cho tiem­po sin ha­cer na­da. Me gus­ta mu­cho lo que ha­go y por eso no me ha im­por­ta­do tra­ba­jar es­tos tres úl­ti­mos años em­ba­ra­za­da, aun­que no lo he he­cho al mis­mo ni­vel que otros. Vuel­ve a es­tar del­ga­da y es­tu­pen­da en tiem­po récord. ¿Me va a de­cir que co­me mu­cho y de to­do? Co­mo de to­do, no soy ce­lia­ca co­mo se ha di­cho. Me en­can­ta co­mer. Ayer, sin ir más le­jos, me ape­te­cía sa­lir a ce­nar una ham­bur­gue­sa y me la co­mí con todos sus in­gre­dien­tes, aun­que di­gan que no es lo más sano. A mí lo que me con­su­me es el es­trés y el ner­vio­sis­mo que ten­go siem­pre. Se de­cla­ra más ap­ta pa­ra arre­glar en­chu­fes que pa­ra la co­ci­na. Es así, co­mo mu­cho pue­do ha­cer­te un brow­nie. Soy más de dul­ce. Di­ce que ha­rá to­do lo po­si­ble pa­ra que su hi­ja no

Osea ño­ña, ¿ve a su al­re­de­dor mu­chas mu­je­res que sí lo son? Co­mo yo no me con­si­de­ro ño­ña, no me gus­ta­ría que mi hi­ja lo fue­ra; aun­que me he da­do cuen­ta de que ca­da uno es co­mo es y tú no lo pue­des cam­biar. Con la ma­du­rez he apren­di­do que no se pue­de ir cri­ti­can­do a na­die; si es­cu­pes pa­ra arri­ba, lue­go te cae en­ci­ma. Hay que acep­tar a la gen­te co­mo es. ¿Es ver­dad que a los 15 años era in­so­por­ta­ble? Sííí [se ríe]. Tu­ve una muy ma­la edad del pa­vo, a mi ma­dre la te­nía fri­ta, ¡la po­bre! Tu­vo mu­cha pa­cien­cia. Al fi­nal, me fui un año a Es­ta­dos Uni­dos, con 15, y apren­dí a va­lo­rar mi país, mi fa­mi­lia y las co­sas que te­nía. ¡Vol­ví muy sua­ve! «Hay co­sas de mí que no quie­ro que se se­pan». Por fa­vor, cuén­te­nos una. ¡Ja­ja­ja! Yo no ten­go un la­do os­cu­ro. Me re­fe­ría a que quie­ro que mi vi­da pri­va­da si­ga sien­do pri­va­da. Pe­ro o se es­con­de o aca­ba sa­lien­do. De mo­men­to, es­toy tran­qui­la con la pren­sa; me ven tan es­ta­ble que de­bo de pa­re­cer­les un ro­llo. Aho­ra, me en­can­ta abu­rrir­me los fi­nes de se­ma­na en ca­sa con mis hi­jos, que son los más gua­pos del mun­do [ríe].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.