"A lo me­jor no soy tan dul­ce co­mo creéis"

NA­CIÓ EN ROMA (1968): DE PA­DRE ES­PA­ÑOL (CA­TE­DRÁ­TI­CO DE HIS­TO­RIA) Y MA­DRE ITA­LIA­NA (PRO­FE­SO­RA DE MATEMÁTICAS), VI­VE A CA­BA­LLO EN­TRE ROMA Y MA­DRID. TIE­NE DOS HI­JOS: BRUNA Y TEO. LA HE­MOS VIS­TO EN MÁS DE 40 PELÍCULAS.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En Porrttadaa -

XL. De nue­vo en Mérida y con una tra­ge­dia grie­ga. Con lo dul­ce que es us­ted, me­nu­dos pa­pe­lo­nes que le dan siem­pre cuan­do ha­ce tea­tro, ¿no? A.S.-G. Es que a lo me­jor no soy tan dul­ce [se ríe]. In­ten­to ser sua­ve, pe­ro ten­go mi ca­rác­ter. XL. Se re­co­no­ce una mu­jer ob­se­si­va, ¿con qué co­sas?

A.S.-G. Ten­go una ten­den­cia ob­se­si­va im­por­tan­te, pe­ro a la vez soy muy prag­má­ti­ca y sé cuán­do hay un pun­to en el que ya no pue­do de­jar­me lle­var y ti­ro pa­ra de­lan­te. Sé re­sol­ver la si­tua­ción. XL. El año que viene cum­ple 50 años… ¿Le da vuel­tas? A.S.-G. ¡No va­yas tan rá­pi­do! To­da­vía ten­go que cum­plir 49 [se ríe]. Te di­ré que me im­pre­sio­na; es una ba­rre­ra que, quie­ras o no, mar­ca. No va a cam­biar na­da de un día pa­ra otro; pe­ro, bueno, me pi­lla con hi­jos ado­les­cen­tes. XL. ¿Le dan más gue­rra de la que le dio a su ma­dre? A.S.-G. Es que yo fui muy bue­na; era una ado­les­cen­te que, prác­ti­ca­men­te, so­lo su­fría por amor. Aho­ra, con mis hi­jos, es cuan­do voy des­cu­brien­do otras co­sas. XL. La vol­ve­re­mos a ver en Vel­vet co­lec­ción con un per­so­na­je muy evo­lu­cio­na­do: pa­só de ser la en­car­ga­da odio­sa a ser la aman­te tó­rri­da de un se­ñor más jo­ven que us­ted. A.S.-G. Sí, es ver­dad [se ríe]. A par­tir de la cuar­ta tem­po­ra­da, Blan­ca se con­vir­tió en una mu­jer bue­ní­si­ma. En es­ta nue­va eta­pa voy a es­tar so­lo unos ca­pí­tu­los por­que otros com­pro­mi­sos me im­pi­den que­dar­me la tem­po­ra­da com­ple­ta. XL. Di­ce que una mis­ma pe­lí­cu­la tie­ne me­nos pre­su­pues­to si la ha­ce una mu­jer. A.S.-G. Es así. Son da­tos que se han pu­bli­ca­do: una mis­ma pe­lí­cu­la tie­ne un 30 por cien­to me­nos pre­su­pues­to de pro­duc­ción si la di­ri­ge una mu­jer. No ten­go ni idea de por qué, pe­ro me pa­re­ce abe­rran­te. XL. Des­pués de 30 años de pro­fe­sión, ¿si­gue po­nién­do­se ner­vio­sa en el es­ce­na­rio? A.S.-G. Prác­ti­ca­men­te todos los días, no so­lo el del es­treno. XL. Una úl­ti­ma pre­gun­ta, ¿ha vuel­to a ver a Ma­rio Var­gas Llo­sa, va­rias ve­ces com­pa­ñe­ro de re­par­to? ¿Lo ve con­ten­to y fe­liz? A.S.-G. Na­da, na­da; es­to no viene a cuen­to aquí. A ese ti­po de pre­gun­tas no voy a en­trar, mu­chas gra­cias. O

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.