"En Tur­quía, todos los di­si­den­tes son con­si­de­ra­dos te­rro­ris­tas hoy"

Es­cri­bió es­tas pa­la­bras en una car­ta enviada a

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine A Fondo -

Des­de ha­ce me­ses, todos los jue­ves, la pe­rio­dis­ta Ba­yul­gen se le­van­ta tem­prano pa­ra cu­brir ho­ra y me­dia de ca­rre­te­ra has­ta la pri­sión de Si­li­vri, en­tre las ba­rria­das de co­lo­res anaran­ja­dos que cir­cun­dan Es­tam­bul: ki­ló­me­tros y ki­ló­me­tros de vi­vien­das so­cia­les y apar­ta­men­tos cons­trui­dos du­ran­te los 15 años de rei­na­do del Par­ti­do por la Jus­ti­cia y la Li­ber­tad (AKP). Mu­chos es­tán em­pa­pe­la­dos con car­te­les de Er­do­gan, res­tos de la cam­pa­ña del re­fe­rén­dum del pa­sa­do abril, cuan­do el 51 por cien­to del elec­to­ra­do apro­bó am­pliar sus po­de­res. «El re­sul­ta­do no fue sor­pren­den­te, a te­nor del es­ca­so plu­ra­lis­mo in­for­ma­ti­vo –di­ce Re­bec­ca Vincent, di­rec­to­ra de la de­le­ga­ción bri­tá­ni­ca de Pe­rio­dis­tas sin Fron­te­ras–. Hay una re­pre­sión sin pre­ce­den­tes de la li­ber­tad de pren­sa».

Es­toy pre­so por­que in­ves­ti­go. Hoy, en Tur­quía, pe­rio­dis­tas, par­la­men­ta­rios, aca­dé­mi­cos... todos los di­si­den­tes son con­si­de­ra­dos te­rro­ris­tas». El pe­rio­dis­ta tur­co Tun­ca Ogre­ten fue de­te­ni­do la pa­sa­da Na­vi­dad en Es­tam­bul; po­co des­pués, des­de su cel­da, The Sun­day Ti­mes. Él y su no­via, Mi­nez Ba­yul­gen tra­ba­ja­ban en Ta­raf un dia­rio opo­si­tor clau­su­ra­do tras el gol­pe del pa­sa­do ju­lio. Ella no ha vuel­to a con­se­guir empleo, pe­ro Ogre­ten fue con­tra­ta­do por Di­ken, un por­tal iz­quier­dis­ta pa­ra el que es­cri­bió va­rios ar­tícu­los de­nun­cian­do que el yerno de Er­do­gan (el mi­nis­tro de ener­gía Be­rat Al­bay­rak) te­nía víncu­los con una com­pa­ñía acu­sa­da de com­prar cru­do al ISIS. El mi­nis­tro lo ne­gó to­do y él y otros co­le­gas que ha­bían es­cri­to so­bre el asun­to fue­ron acu­sa­dos de ser enemi­gos del Es­ta­do. ha­bla­mos –di­ce la pe­rio­dis­ta–. Ha per­di­do tan­to pe­so... Se le ve em­pe­que­ñe­ci­do». Des­de el gol­pe, la cár­cel –una de las ma­yo­res de Eu­ro­pa– es­tá a re­ven­tar y hay in­con­ta­bles de­nun­cias de ma­los tra­tos. Ay­se­nur Pa­ril­dak, de 27 años, es­tá acu­sa­da de per­te­nen­cia a una ban­da te­rro­ris­ta. Es­ta an­ti­gua em­plea­da en un dia­rio par­ti­da­rio de Gü­len hi­zo lle­gar su his­to­ria a la pren­sa: «Me pe­ga­ron y su­frí abu­sos se­xua­les. Me in­te­rro­ga­ron día y no­che. Los que ha­cían las pre­gun­tas es­ta­ban bo­rra­chos. Y no lo ocul­ta­ban». De­niz Yu­cel, un pe­rio­dis­ta ale­mán-tur­co de­te­ni­do en fe­bre­ro por «di­fun­dir pro­pa­gan­da te­rro­ris­ta», lle­va me­ses en una cel­da de ais­la­mien­to. La can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.