Un dia­rio tie­ne tan­tos pe­rio­dis­tas pre­sos que or­ga­ni­za un au­to­bús pa­ra los fa­mi­lia­res

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine A Fondo - MURAT Y SEHRIBAN AKSOY

Murat Aksoy era uno de los co­lum­nis­tas más co­no­ci­dos de Tur­quía. Es­cri­bía en el dia­rio pro gu­ber­na­men­tal Ye­ni ùa­fak. Ha­ce ocho me­ses fue de­te­ni­do ba­jo la acu­sa­ción de per­te­ne­cer a la or­ga­ni­za­ción del clé­ri­go mu­sul­mán Fet­hu­llah Gü­len, al que Er­do­gan con­si­de­ra su ma­yor enemi­go y atri­bu­ye el in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do que Tur­quía su­frió ha­ce un año. La es­po­sa de Murat, Sehriban, afir­ma que es­tá pre­so en la cár­cel de Si­li­vri, a ho­ra y me­dia al oes­te de Es­tam­bul. La pri­sión, una de las ma­yo­res de Eu­ro­pa, ha su­pe­ra­do su ca­pa­ci­dad tras la fa­lli­da aso­na­da. Aquí re­si­den hoy la ma­yo­ría de los pe­rio­dis­tas de­te­ni­dos por el ré­gi­men de Er­do­gan. El dia­rio Cum­hu­ri­yet, por ejem­plo, uno de los dia­rios opo­si­to­res que no ha si­do ce­rra­do, tie­ne tan­tos pe­rio­dis­tas encarcelados allí que ha or­ga­ni­za­do un au­to­bús se­ma­nal pa­ra sus fa­mi­lia­res. En­tre ellos es­tá Ah­met Al­tan, co­no­ci­do crí­ti­co del Go­bierno, acu­sa­do de per­te­nen­cia a un gru­po te­rro­ris­ta y de cons­pi­ra­ción pa­ra de­rri­bar al eje­cu­ti­vo por me­dio de «men­sa­jes su­bli­mi­na­les» du­ran­te una apa­ri­ción en te­le­vi­sión. Pa­ra que la Cor­te eu­ro­pea se ha­ga car­go de es­tos ca­sos, los abo­ga­dos de­ben de­mos­trar que han ago­ta­do la vía ju­di­cial do­més­ti­ca. Su ar­gu­men­ta­ción en es­te sen­ti­do es que sus clien­tes no van a ob­te­ner jus­ti­cia en el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal tur­co, que tie­ne ca­si 100.000 ca­sos pen­dien­tes de re­vi­sión. «El Cons­ti­tu­cio­nal re­suel­ve un pro­me­dio de 20.000 ca­sos al año –ex­pli­ca To­bias Gar­nett, el abo­ga­do bri­tá­ni­co que re­pre­sen­ta a Ah­met Al­tan en aso­cia­ción con P24, una or­ga­ni­za­ción es­tam­bu­lí de­fen­so­ra de la li­ber­tad de pren­sa–. Des­de el gol­pe, el Tri­bu­nal no ha re­suel­to un so­lo ca­so. No se sa­be si de for­ma in­ten­cio­na­da o no, pe­ro el he­cho es que es­tá blo­quean­do el ac­ce­so a la jus­ti­cia». An­ka­ra lo nie­ga con el ar­gu­men­to de que los pe­rio­dis­tas se­rán juz­ga­dos con ple­nas ga­ran­tías en sue­lo na­cio­nal. «El Es­ta­do tur­co, sin du­da, ale­ga­rá que no he­mos ago­ta­do to­das las vías dis­po­ni­bles en Tur­quía –va­ti­ci­na Gar­nett–, pe­ro la inac­ción del Cons­ti­tu­cio­nal in­di­ca que eso va a ser im­po­si­ble. La gen­te es­tá su­mi­da en un pur­ga­to­rio le­gal. Te­ne­mos que sa­lir de es­te ma­ras­mo».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.