EL HO­TEL DE LOS LÍOS

El ho­tel de lu­jo de Do­nald Trump en Was­hing­ton es ya el epi­cen­tro de un te­rre­mo­to po­lí­ti­co. Los sau­díes, el em­ba­ja­dor de Ru­sia, Ku­wait... son al­gu­nos de sus pro­ta­go­nis­tas. Bien­ve­ni­dos al ho­tel don­de po­der, po­lí­ti­ca e in­fluen­cia duer­men jun­tos.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En Primer Plano - POR CAR­LOS MA­NUEL SÁN­CHEZ

El ho­tel per­dió di­ne­ro has­ta que Trump ga­nó las elec­cio­nes. Hoy es un imán pa­ra la cla­se po­lí­ti­ca

IN­CLU­SO DO­NALD TRUMP es ca­paz de po­ner­se sen­ti­men­tal. Uno de sus mo­men­ta­zos co­mo pre­si­den­te ha si­do aso­mar­se a una ven­ta­na del Ala Oes­te y con­tem­plar el ho­tel que po­see en Was­hing­ton, com­pi­tien­do en al­tu­ra con el Ca­pi­to­lio. «¿Aca­so no es her­mo­so? –le di­jo a un en­tre­vis­ta­dor de Fox News–. Pe­ro es­toy tan con­cen­tra­do en lo que es­toy ha­cien­do aquí que no me pa­ro a pen­sar­lo». El Trump In­ter­na­tio­nal Ho­tel es­tá ubi­ca­do en la ave­ni­da Pen­sil­va­nia, a un pa­seo de ape­nas 15 mi­nu­tos des­de la Ca­sa Blan­ca. Pe­ro esa cer­ca­nía, que en­ter­ne­ce a Trump, se ha con­ver­ti­do en un pro­ble­ma. Hay quien es­tá to­man­do bue­na no­ta. Por un la­do, es­tán los di­plo­má­ti­cos y lo­bis­tas que se alo­jan en al­gu­na de sus sui­tes –400 dó­la­res la más ba­ra­ta y 5700 la más ca­ra–, co­men chu­le­to­nes y se dan ma­sa­jes en el spa di­se­ña­do por Ivan­ka Trump, a ver si con­si­guen arri­mar­se al hom­bre más po­de­ro­so del mun­do. El pro­ble­ma pa­ra Trump es que tam­bién hay fis­ca­les y aso­cia­cio­nes pa­ra la de­fen­sa de la ética que se han pues­to a in­ves­ti­gar por si to­do es­te con­tu­ber­nio pu­die­ra im­pli­car un con­flic­to de in­tere­ses. De mo­men­to, los fis­ca­les ge­ne­ra­les de Was­hing­ton y Mary­land han de­man­da­do al pre­si­den­te por acep­tar

mi­llo­nes de dó­la­res de go­bier­nos ex­tran­je­ros en pa­gos a sus em­pre­sas des­de que se mu­dó a la Ca­sa Blan­ca. Cer­ca de 200 de­mó­cra­tas del Con­gre­so tam­bién lo han de­nun­cia­do por vio­lar la cláu­su­la de emo­lu­men­tos que prohí­be a al­tos fun­cio­na­rios re­ci­bir re­ga­los y pa­gos de otros go­bier­nos. Una ONG ya ha­bía pre­sen­ta­do en enero una que­re­lla si­mi­lar. La bo­la de nie­ve no de­ja de cre­cer des­de que se su­po, el mes pa­sa­do, que Arabia Saudí ha­bía pa­ga­do 270.000 dó­la­res en gas­tos de alo­ja­mien­to, apar­ca­mien­to y ca­te­ri­ng en el ho­tel de Trump a ve­te­ra­nos de gue­rra nor­te­ame­ri­ca­nos. Fue­ron in­vi­ta­dos a Was­hing­ton co­mo par­te de una cam­pa­ña de la di­plo­ma­cia saudí pa­ra fre­nar una ley que per­mi­ti­ría a las víc­ti­mas de aten­ta­dos te­rro­ris­tas de­man­dar a go­bier­nos ex­tran­je­ros. Por cier­to, que Trump eli­gió Riad, ca­pi­tal saudí, pa­ra su pri­mer via­je al ex­te­rior. Allí ce­rró una ven­ta de ar­mas. Lo cier­to es que el ho­tel, uno de los quin­ce que po­see en ocho paí­ses, se ha con­ver­ti­do en un imán pa­ra la cla­se

po­lí­ti­ca. La Em­ba­ja­da de Ku­wait ce­le­bró un even­to. La de Bah­réin, un fies­tón. La de Azer­bai­yán no se que­dó atrás. Prín­ci­pes sau­díes se han alo­ja­do allí, al igual que el po­lé­mi­co em­ba­ja­dor de Ru­sia, Ser­gey Kisl­yak, cu­ya co­ne­xión con la cam­pa­ña elec­to­ral in­ves­ti­ga­ba el FBI has­ta que Trump acu­só de des­leal­tad al di­rec­tor Ja­mes Co­mey an­tes de sus­ti­tuir­lo por Ch­ris­top­her Wray. El po­de­ro­so gru­po de presión evan­gé­li­co del pre­di­ca­dor Fran­klin Graham tam­bién ce­le­bró allí un ban­que­te. Todos los que quie­ren ren­dir plei­te­sía o ha­cer do­na­ti­vos a cam­bio de fa­vo­res, in­tri­gas al es­ti­lo de la se­rie Hou­se of cards, se dan ci­ta en el ho­tel del pre­si­den­te, a quien se le acu­sa de no te­ner nin­gún re­pa­ro en mez­clar los ne­go­cios per­so­na­les con la al­ta po­lí­ti­ca. Y eso que pro­me­tió «dre­nar el pan­tano» de las in­fluen­cias y la co­rrup­ción en Was­hing­ton. Los tu­ris­tas, por su par­te, se pa­sean por el lobby con es­pe­ran­zas de atis­bar al pre­si­den­te, que lo mis­mo al­muer­za en el res­tau­ran­te con miem­bros de la He­ri­ta­ge Foun­da­tion, un think-tank li­ber­ta­rio, que cena con el bri­tá­ni­co Ni­gel Fa­ra­ge, el im­pul­sor del bre­xit.

500 NE­GO­CIOS EN EL MUN­DO

Has­ta la fe­cha, los pre­si­den­tes ha­bían pro­cu­ra­do ajus­tar­se al di­cho de que la mu­jer del Cé­sar no so­lo de­be ser hon­ra­da, sino tam­bién pa­re­cer­lo. Po­nían sus em­pre­sas en fi­dei­co­mi­sos cie­gos, de tal mo­do que du­ran­te su man­da­to no tu­vie­ran co­no­ci­mien­to ni in­ter­vi­nie­sen en las in­ver­sio­nes pa­ra evi­tar cual­quier con­flic­to de in­te­rés. Pe­ro Trump es de otra pas­ta.

:ei Óiywb[i han de­man­da­do al pre­si­den­te, y los de­mó­cra­tas lo han de­nun­cia­do en el Con­gre­so

Trump se nie­ga a ha­cer pú­bli­cos sus in­gre­sos, pe­ro di­ce que si re­ci­be pa­gos de go­bier­nos los do­na­rá al Te­so­ro

No ha re­nun­cia­do a la pro­pie­dad de los 500 ne­go­cios que po­see en el mun­do, des­de Fi­li­pi­nas a Tur­quía, pa­san­do por la In­dia, Ru­sia o In­do­ne­sia. Aun­que ha de­le­ga­do en sus dos hi­jos adul­tos va­ro­nes, Do­nald Jr. y Eric, la di­rec­ción de la Trump Or­ga­ni­za­tion, es­tos com­pa­gi­nan las rien­das del con­glo­me­ra­do con las ac­ti­vi­da­des po­lí­ti­cas en fa­vor de su pa­dre. La mu­jer de Eric, La­ra Yu­nas­ka, in­clu­so tra­ba­ja ya en cap­tar do­na­cio­nes pa­ra la re­elec­ción de Trump. «Es un es­cán­da­lo. Un ejem­plo de có­mo ex­plo­tar un car­go pú­bli­co en be­ne­fi­cio pro­pio», afir­ma Kath­leen Clark, pro­fe­so­ra de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad Was­hing­ton en San Luis, ci­ta­da por Ti­me. «La ley es­tá de mi par­te», afir­ma Do­nald Trump. Y sus abo­ga­dos ar­gu­men­tan que «no se pue­de pre­ten­der que des­tru­ya la com­pa­ñía a la que ha de­di­ca­do su vi­da». Ase­gu­ran que si la Trump Or­ga­ni­za­tion re­ci­be pa­gos de otros go­bier­nos los do­na­rá al Te­so­ro de Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro Trump se ha ne­ga­do a en­tre­gar las co­pias de sus de­cla­ra­cio­nes fis­ca­les pa­ra co­no­cer has­ta dón­de lle­gan sus tra­tos en el ex­tran­je­ro. Lo del ho­tel so­lo es la pun­ta del ice­berg. Trump es un hom­bre al que le gus­ta ce­rrar ne­go­cios con un es­tre­chón de ma­nos en sus cam­pos de golf de Vir­gi­nia y Nue­va Jer­sey. Y que se lle­va al pri­mer mi­nis­tro ja­po­nés, Shin­zo Abe, y al pre­si­den­te de China, Xi Jin­ping, a su fin­ca de Mar-a-la­go. Du­ran­te la cam­pa­ña, ya uti­li­za­ba los es­pa­cios de pu­bli­ci­dad elec­to­ral pa­ra pro­mo­cio­nar pro­duc­tos

con la mar­ca Trump, co­mo vi­nos y agua em­bo­te­lla­da. Sus crí­ti­cas a los mu­sul­ma­nes pro­vo­ca­ron que el pre­si­den­te tur­co, Re­cep Tay­yip Er­do­gan, ama­ga­se con re­ti­rar el nom­bre de Trump de los dos edi­fi­cios de ofi­ci­nas que el mag­na­te neo­yor­quino po­see en Es­tam­bul. Lue­go se des­di­jo. Y Trump lo ha elo­gia­do abier­ta­men­te des­de en­ton­ces, a pe­sar del gi­ro au­to­crá­ti­co de Er­do­gan y de su per­se­cu­ción de los di­si­den­tes. El ho­tel de Was­hing­ton tie­ne 263 ha­bi­ta­cio­nes. Se tra­ta de un edi­fi­cio cons­trui­do en 1890. Per­te­ne­cía a Co­rreos. Ace­ro y gra­ni­to. Con un pa­tio de cris­tal y una to­rre del re­loj con vis­tas al Na­tio­nal Mall, la cé­le­bre e icó­ni­ca ex­pla­na­da que va des­de el Mo­nu­men­to a Was­hing­ton has­ta el Ca­pi­to­lio.

POMPOSO Y OCHENTERO

Tras un con­cur­so pú­bli­co pa­ra su res­tau­ra­ción, se eli­gió la ofer­ta de Do­nald Trump, que pro­me­tió in­ver­tir 200 mi­llo­nes de dó­la­res en el in­mue­ble y pa­gar al Go­bierno fe­de­ral un ca­non anual de 3 mi­llo­nes du­ran­te 60 años. Con­tra­tó a un arquitecto pres­ti­gio­so, Art­hur Cot­ton Moo­re, y re­cu­rrió al fon­do de in­ver­sio­nes de su ami­go Tom Ba­rrack, en la ac­tua­li­dad in­ves­ti­ga­do por eva­sión fis­cal. Ade­más, Do­nald Trump se com­pro­me­tió a con­ser­var todos los ele­men­tos his­tó­ri­cos del edi­fi­cio. El arquitecto, sin em­bar­go, se des­mar­có pron­to del pro­yec­to. Gru­pos ciu­da­da­nos han de­nun­cia­do que no se ha res­pe­ta­do la pre­ser­va­ción, en fa­vor de una es­té­ti­ca ochen­te­ra y pom­po­sa más pro­pia de Las Ve­gas, con esa pro­fu­sión de már­mo­les, ter­cio­pe­lo y apli­ques do­ra­dos que tan­to agra­da a Trump –de he­cho, ha cam­bia­do las cor­ti­nas del des­pa­cho oval. Aho­ra son do­ra­das, co­mo en sus ho­te­les–. La agen­cia fe­de­ral que su­per­vi­sa­ba las obras, y que ha­bía abier­to un ex­pe­dien­te por in­cum­pli­mien­to de con­tra­to, tie­ne aho­ra un pro­ble­ma en­ci­ma de la me­sa. Co­mo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Trump es el je­fe su­pre­mo de las agencias fe­de­ra­les. Y don­de man­da pa­trón no man­da ma­ri­ne­ro. Ex­pe­dien­te al lim­bo. El ho­tel se inau­gu­ró en oto­ño. Y, se­gún re­ve­la Ti­me, per­dió más de un mi­llón de dó­la­res en sus dos pri­me­ros me­ses. Las tor­nas, eso sí, cam­bia­ron cuan­do Trump ga­nó las elec­cio­nes.

LA CINTURA DE TRUMP

¿Lle­ga­rán las que­re­llas a jui­cio? No es­tá cla­ro. Trump ha de­mos­tra­do ser un es­pe­cia­lis­ta en evi­tar los tri­bu­na­les. Sin ir más le­jos, el chef as­tu­riano Jo­sé An­drés iba a abrir un res­tau­ran­te en el ho­tel, pe­ro rom­pió el tra­to cuan­do Trump des­po­tri­có de los me­xi­ca­nos. Se de­man­da­ron mu­tua­men­te y aca­ban de lle­gar a un acuer­do ex­tra­ju­di­cial. El mag­na­te tam­bién pu­so re­cien­te­men­te 25 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra de­vol­ver par­te de la ma­trí­cu­la a unos 3700 es­tu­dian­tes de la Trump Uni­ver­sity, un cen­tro de­nun­cia­do por es­ta­fa y pu­bli­ci­dad en­ga­ño­sa, que fun­cio­nó sin li­cen­cia y que ofre­cía cur­sos por 20.000 dó­la­res. Fue obli­ga­do a ce­rrar en 2010. Pros­pe­ren o no las de­nun­cias, la cues­tión ética es­tá so­bre la me­sa. «Si Trump se sa­le con la su­ya, sen­ta­rá un pre­ce­den­te so­bre una nue­va ma­ne­ra de com­por­tar­se pa­ra fu­tu­ros pre­si­den­tes. Se­rá co­mo de­cir que es­tá bien ha­cer lo que ha­ce», de­cla­ró a la web Po­li­ti­co Mark Fos­ter, de un pres­ti­gio­so bu­fe­te de Was­hing­ton.

QT­rump ha cam­bia­do las cor­ti­nas del des­pa­cho oval. Aho­ra son do­ra­das, co­mo en sus ho­te­les

Un día an­tes de la to­ma de po­se­sión, Trump ce­le­bró una fies­ta en su ho­tel de Was­hing­ton, a ape­nas un ki­ló­me­tro de la Ca­sa Blan­ca. EN FA­MI­LIA An­ti­guo edi­fi­cio de Co­rreos, Trump y tres de sus hi­jos ini­cia­ron de es­ta gui­sa (con pa­las do­ra­das) las obras pa­ra re­con­ver­tir­lo en ho­tel en 2014.

SAU­DÍES Arabia Saudí se gas­tó 270.000 dó­la­res en el ho­tel en un ac­to contra una ley que de­ba­te el Con­gre­so.

EN CI­FRAS El ho­tel tie­ne 263 ha­bi­ta­cio­nes, 35 de ellas sui­tes de lu­jo. Las obras cos­ta­ron más de 200 mi­llo­nes de eu­ros.

DE­NUN­CIA «Pa­gue aquí sus so­bor­nos a Trump». En ma­yo, el ar­tis­ta Ro­bin Bell pro­yec­tó es­ta fra­se so­bre la fa­cha­da del ho­tel.

IN­FLUEN­CIA Shel­don Adel­son, mag­na­te de los ca­si­nos, y Woody John­son, due­ño de los New York Jets, de­par­ten en el ho­tel de Trump.

PLEITO Y ACUER­DO El chef Jo­sé An­drés y Trump se de­man­da­ron mu­tua­men­te y aca­ba­ron lle­gan­do a un acuer­do ex­tra­ju­di­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.