¿Quié­nes han su­fri­do un 'im­peach­ment'?

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer -

El pro­ce­so de des­ti­tu­ción de un alto car­go en Es­ta­dos Uni­dos, im­peach­ment, es una fi­gu­ra del de­re­cho an­glo­sa­jón. La Cons­ti­tu­ción de Es­ta­dos Uni­dos ga­ran­ti­za que los al­tos car­gos de la Ad­mi­nis­tra­ción pue­dan ser pro­ce­sa­dos por la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes en ca­so de que co­me­tan de­li­tos gra­ves. Una vez que el Con­gre­so abre el pro­ce­so de des­ti­tu­ción, es el Se­na­do quien se en­car­ga del jui­cio. Si las dos ter­ce­ras par­tes de los vo­tos de los se­na­do­res se de­can­tan contra el acu­sa­do, es­te es des­ti­tui­do e in­ha­bi­li­ta­do. De mo­men­to, nin­gún pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos ha si­do des­alo­ja­do de la Ca­sa Blan­ca por es­te pro­ce­di­mien­to. So­lo dos de ellos fue­ron juz­ga­dos me­dian­te im­peach­ment, Bill Clin­ton (19981999) y An­drew John­son (1868), pe­ro am­bos fue­ron ab­suel­tos. Ri­chard Ni­xon di­mi­tió de su car­go en 1974 por el es­cán­da­lo Wa­ter­ga­te, lo que in­te­rrum­pió su pro­ce­so de des­ti­tu­ción. El de­mó­cra­ta John­son fue in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca sus­ti­tu­yen­do a Abraham Lin­coln tras su ase­si­na­to po­cos días des­pués de fi­na­li­zar la gue­rra de Se­ce­sión. Su po­lí­ti­ca de re­con­ci­lia­ción ha­cia los es­ta­dos su­re­ños y sus es­fuer­zos pa­ra in­cor­po­rar a los con­fe­de­ra­dos a la Unión pro­vo­ca­ron la reac­ción de los re­pu­bli­ca­nos en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, que lo acu­sa­ron de ac­tos cri­mi­na­les y pro­mo­vie­ron su des­ti­tu­ción. Pe­ro fue ab­suel­to por el Se­na­do. Lo mis­mo que Bill Clin­ton, que fue acu­sa­do de per­ju­rio y obs­truc­ción a la jus­ti­cia, de­nun­cias que sur­gie­ron tras des­ve­lar­se las re­la­cio­nes se­xua­les que man­tu­vo con Mo­ni­ca Le­winsky, be­ca­ria de la Ca­sa Blan­ca. En 1999, el Se­na­do lo ab­sol­vió. El pre­si­den­te Ni­xon no tu­vo tan­ta suer­te. Cuan­do se des­ta­pó que co­la­bo­ra­do­res su­yos ha­bían par­ti­ci­pa­do en el ro­bo de do­cu­men­tos en el com­ple­jo de ofi­ci­nas Wa­ter­ga­te de Was­hing­ton D. C., se­de del Co­mi­té Na­cio­nal del Par­ti­do De­mó­cra­ta, se ini­ció una in­ves­ti­ga­ción que in­vo­lu­cró a al­tas per­so­na­li­da­des del Go­bierno y al pro­pio Ni­xon. Una cin­ta de au­dio des­ve­ló que el pre­si­den­te ha­bía men­ti­do a la na­ción, por lo que se vio obli­ga­do a di­mi­tir an­tes de que el Se­na­do ini­cia­ra su pro­ce­so de des­ti­tu­ción. El es­cán­da­lo sal­pi­có a 69 per­so­nas, de las cua­les 48 fue­ron en­con­tra­das cul­pa­bles y en­car­ce­la­das. Da­do que la re­nun­cia de Ni­xon no anu­la­ba la po­si­bi­li­dad de que se lo per­si­guie­ra ju­di­cial­men­te, su su­ce­sor en la Ca­sa Blan­ca, Ge­rald Ford, lo in­dul­tó me­ses des­pués.

El pro­ce­so de des­ti­tu­ción de pre­si­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos co­mien­za en el Con­gre­so, pe­ro los juz­ga el Se­na­do

Bill Clin­ton fue ab­suel­to en 1999 tras ser so­me­ti­do a un pro­ce­so de im­peach­ment o des­ti­tu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.