EL MIS­TE­RIO DE LA CUER­DA RO­JA

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Antropología -

Los se­cre­tos de los incas no es­tán gra­ba­dos en pie­dra. Es­tán ata­dos en hi­los. Los di­se­ños geo­mé­tri­cos de sus te­las bor­da­das –los to­ca­pus– y los nu­dos de los qui­pus –la he­rra­mien­ta que uti­li­za­ban pa­ra la con­ta­bi­li­dad– es­tán por des­co­di­fi­car. Es­ta mo­mia ha­lla­da en Huar­mey (Pe­rú) apa­re­ció con res­tos de te­la ro­ja en la mano. Hay cro­nis­tas de la épo­ca co­lo­nial que cuen­tan que los no­bles incas iban a con­fe­sar­se con sus qui­pus, co­mo si con ellos pu­die­ran leer sus pe­ca­dos.

Al­gu­nos qui­pus te­nían has­ta mil cuer­das. Re­gis­tra­ban el pa­go de im­pues­tos, las co­se­chas...

Có­mo­pu­do el Im­pe­rio in­ca ocu­par el te­rri­to­rio que va des­de Chi­le has­ta Co­lom­bia y li­de­rar un pro­di­gio­so desa­rro­llo eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co sin te­ner al­gún ti­po de es­cri­tu­ra? La cues­tión in­tri­ga a no po­cos an­tro­pó­lo­gos.

HAS­TA AHO­RA SE HA DA­DO POR

he­cho que las an­ti­guas cul­tu­ras de los An­des fue­ron ágra­fas, es de­cir, que no desa­rro­lla­ron nin­gún sis­te­ma de es­cri­tu­ra. Así que sus usos y cos­tum­bres se han es­tu­dia­do ex­clu­si­va­men­te a par­tir de la ico­no­gra­fía con la que de­co­ra­ban la ce­rá­mi­ca. De la úl­ti­ma de es­tas ci­vi­li­za­cio­nes, la in­cai­ca, se sa­be al­go más por­que, al lle­gar a en­con­trar­se con los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les, es­tos re­la­ta­ron sus ha­za­ñas. Cro­nis­tas co­mo Gar­ci­la­so des­cri­bie­ron la so­cie­dad in­cai­ca y el Tahuan­tin­su­yo, el im­pe­rio más ex­ten­so que ha exis­ti­do en Amé­ri­ca.

ENIG­MAS SIN RE­SOL­VER El Im­pe­rio in­ca fue la úl­ti­ma de las gran­des ci­vi­li­za­cio­nes que ocu­pa­ron Amé­ri­ca del Sur an­tes de la con­quis­ta es­pa­ño­la. De he­cho, per­du­ró has­ta la caí­da de Pe­rú en el año 1533. En su tiem­po de es­plen­dor, un si­glo an­tes, ocu­pó bue­na par­te de lo que hoy son Pe­rú, Ar­gen­ti­na, Bo­li­via, Chi­le, Co­lom­bia y Ecua­dor. Los incas de­mos­tra­ron gran­des ha­bi­li­da­des po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas, pe­ro so­bre su cul­tu­ra que­dan to­da­vía mu­chos enig­mas sin re­sol­ver. Uno de ellos es pa­ra qué usa­ban los qui­pus. Los qui­pus, que en len­gua que­chua sig­ni­fi­ca 'nu­dos', eran una se­rie de cuer­das y cor­do­nes anu­da­dos en­tre sí que ser­vían pa­ra lle­var la con­ta­bi­li­dad de las re­gio­nes del im­pe­rio. Los qui­pu­ca­ma­yoc eran los en­car­ga­dos de con­fec­cio­nar­los y de in­ter­pre­tar sus con­te­ni­dos, in­des­ci­fra­bles pa­ra quie­nes no per­te­ne­cían a la éli­te. Todos tie­nen la mis­ma es­truc­tu­ra. Una cuer­da prin­ci­pal a la que se atan otros cor­de­les de la­na o al­go­dón. Se han en­con­tra­do qui­pus has­ta de mil cuer­das. Ca­da uno de ellos re­gis­tra­ría el pa­go de im­pues­tos, las co­se­chas, el nú­me­ro de ha­bi­tan­tes, las ofren­das... Y, se­gún al­gu­nos cro­nis­tas de la épo­ca co­lo­nial, tam­bién trans­mi­tían his­to­rias y mi­si­vas. Pe­ro es­to úl­ti­mo, que los qui­pus trans­mi­tie­sen men­sa­jes no nu­mé­ri­cos, es de­cir, que fue­sen un

ti­po de lenguaje, no se ha­bía po­di­do de­mos­trar... has­ta aho­ra. Sa­bi­ne Hy­land, pro­fe­so­ra de an­tro­po­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de St. An­drews, en Es­co­cia, vi­si­ta­ba una pe­que­ña al­dea de los An­des pe­rua­nos lla­ma­da Co­lla­ta cuan­do unos an­cia­nos le mos­tra­ron dos qui­pus que ha­bían lle­ga­do a ellos des­de la épo­ca co­lo­nial y que nun­ca an­tes ha­bían mos­tra­do a un ex­tra­ño. Es­ta­ban guar­da­dos en una ca­ja de ma­de­ra con va­rias car­tas de los si­glos XVII y XVIII y, se­gún sus due­ños, aque­llos hi­los anu­da­dos eran epís­to­las, car­tas en las que los lí­de­res lo­ca­les na­rra­ban una gue­rra, aun­que ellos ya no sa­bían 'leer­los'. A Hy­land, ex­per­ta en la ma­te­ria, esos qui­pus le lla­ma­ron pro­fun­da­men­te la aten­ción. Pa­ra em­pe­zar, por­que «son los pri­me­ros iden­ti­fi­ca­dos de for­ma creí­ble co­mo epís­to­las na­rra­ti­vas por los des­cen­dien­tes di­rec­tos de sus crea­do­res». Pe­ro, ade­más, por­que al con­ser­var su co­lo­ri­do ori­gi­nal ofre­cen un pa­trón de análisis ex­cep­cio­nal. Los cor­do­nes son de 14 co­lo­res y per­mi­ten for­mar 95 pa­tro­nes de cuer­das. Esa ci­fra cae den­tro del ran­go de sím­bo­los de los sis­te­mas de es­cri­tu­ra. La pro­fe­so­ra lan­za la hi­pó­te­sis de que las

Tras es­tu­diar 60.000 nu­dos se cree que, ade­más de can­ti­da­des, es­con­den men­sa­jes co­di­fi­ca­dos

com­bi­na­cio­nes es­pe­cí­fi­cas de co­lo­res y nu­dos po­drían re­pre­sen­tar sí­la­bas y pa­la­bras. Es­tos qui­pus, al con­tra­rio que la ma­yo­ría, no es­tán he­chos de al­go­dón, sino de pe­lo y fi­bras de ani­ma­les an­di­nos, co­mo la lla­ma, el gua­na­co o la viz­ca­cha, que re­tie­nen el tin­te me­jor que el al­go­dón, lo que per­mi­te usar el co­lor y no so­lo los nu­dos pa­ra trans­mi­tir in­for­ma­ción. El es­tu­dio en de­ta­lle de es­tos qui­pus arran­ca­rá es­te ve­rano, pe­ro ya cuen­ta con otro ex­per­to dis­pues­to a dar­le cré­di­to. UN CÓ­DI­GO IN­FOR­MÁ­TI­CO Gary Ur­ton, pro­fe­sor de es­tu­dios pre­co­lom­bi­nos de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, ha desa­rro­lla­do un pro­gra­ma in­for­má­ti­co pa­ra in­ves­ti­gar los pa­tro­nes de las es­truc­tu­ras de los qui­pus. Has­ta aho­ra ha es­tu­dia­do unos 60.000 nu­dos y, aun­que no hay du­da de que ex­pre­san can­ti­da­des, cree que tam­bién guar­dan otros men­sa­jes

La in­ves­ti­ga­ción ha da­do un vuel­co gra­cias a que se han en­con­tra­do dos qui­pus en­tre va­rias car­tas del si­glo XVII y XVIII

co­di­fi­ca­dos en los co­lo­res, la tor­sión y el ti­po de nu­do. La can­ti­dad de per­mu­ta­cio­nes po­si­bles es más que su­fi­cien­te pa­ra ge­ne­rar un sis­te­ma via­ble de es­cri­tu­ra. Ur­ton ha ha­lla­do un quipu cu­yos nu­dos tie­nen co­rres­pon­den­cia con un do­cu­men­to de la épo­ca co­lo­nial. Al pa­re­cer, los go­ber­na­do­res es­pa­ño­les lla­ma­ban a los qui­pu­ca­ma­yoc pa­ra que le­ye­sen sus qui­pus mien­tras un in­tér­pre­te tra­du­cía al cas­te­llano y un es­cri­bano to­ma­ba no­ta de las cuen­tas del es­ta­do in­ca. El do­cu­men­to re­gis­tra los tri­bu­tos que te­nían que pa­gar los ha­bi­tan­tes del va­lle de San­ta y pa­re­cen co­rres­pon­der a seis qui­pus que se en­cuen­tran en la Uni­ver­si­dad de San Mar­cos de Li­ma. Sus cor­de­les es­tán or­ga­ni­za­dos en 132 re­par­ti­cio­nes, que coin­ci­den con los 132 nom­bres que apa­re­cen en el do­cu­men­to. De con­fir­mar­se es­ta co­rres­pon­den­cia se da­ría un gran pa­so pa­ra en­ten­der la na­rra­ti­va de es­tos mis­te­rio­sos in­ge­nios incas. Qui­zá que­den per­so­nas ma­yo­res en al­gu­na al­dea de los An­des que aún se­pan leer los qui­pus. El día en que se des­ci­fre el lenguaje de los nu­dos se des­cu­bri­rán mu­chos se­cre­tos ocul­tos. Po­si­ble­men­te obli­ga­rían a re­es­cri­bir la his­to­ria de la Amé­ri­ca an­di­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.