LA VA­CU­NA QUE DE­TIE­NE LAS MIGRAÑAS

El nue­vo fár­ma­co blo­quea me­dian­te an­ti­cuer­pos una mo­lé­cu­la cla­ve pa­ra el do­lor. Una in­yec­ción po­dría pro­te­ger de los ata­ques du­ran­te cua­tro se­ma­nas.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Salud -

un­ca de­ja­mos al­go pa­ra ma­ña­na. Vi­vi­mos siem­pre con el mie­do al si­guien­te ata­que, así que apro­ve­cha­mos al má­xi­mo los mo­men­tos en que nos en­con­tra­mos bien». Quien ha­bla es Isa­bel Co­lo­mi­na, di­rec­to­ra de mar­ke­ting y co­mu­ni­ca­ción en una em­pre­sa de se­gu­ros. Y el co­lec­ti­vo al que se re­fie­re su pri­me­ra per­so­na del plu­ral es el de aque­llos que su­fren migrañas o ce­fa­leas. Sa­be de lo que ha­bla: su­frió su pri­mer ata­que a los 12 años. Hoy tie­ne 55 y pa­de­ce mi­gra­ña crónica. Los ata­ques pue­den lle­gar a ex­ten­der­se du­ran­te 15 días al mes. Isa­bel no es una ex­cep­ción en su ca­sa, su pa­dre su­fría los in­ten­sos do­lo­res de ca­be­za que he­re­da­ron ella y sus her­ma­nas. No en vano, tan­to las migrañas co­mo otras ce­fa­leas tie­nen un ele­va­do com­po­nen­te ge­né­ti­co: has­ta el 70 por cien­to de los ca­sos cuen­tan con an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res. En­tre un 10 y un 15 por cien­to de la po­bla­ción mun­dial pa­de­ce es­te mal que pue­de ser muy in­ca­pa­ci­tan­te: se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud es la sex­ta cau­sa mun­dial de años de tra­ba­jo per­di­dos. Ade­más, en­tre las ce­fa­leas se in­clu­yen ca­sos más gra­ves que la mi­gra­ña, co­mo la cefalea en racimos, tan do­lo­ro­sa que re­ci­be un lú­gu­bre so­bre­nom­bre: la 'cefalea del sui­ci­dio'. Pe­ro hay un ra­yo de es­pe­ran­za. Pron­to es­ta­rá dis­po­ni­ble una 'va­cu­na' contra las migrañas. Se tra­ta de una in­yec­ción que ino­cu­la unos an­ti­cuer­pos crea­dos en la­bo­ra­to­rio que des­ac­ti­van los neu­ro­pép­ti­dos CGRP (ver grá­fi­co) des­de don­de se des­en­ca­de­nan las migrañas. Ya se es­tá ex­pe­ri­men­tan­do. La nue­va fór­mu­la po­dría es­tar apro­ba­da en Es­ta­dos Uni­dos el año que viene y a Eu­ro­pa lle­ga­ría al­go des­pués. Cua­tro far­ma­céu­ti­cas pug­nan por ha­cer­se con una pa­ten­te que pue­de mo­ver en el mer­ca­do en­tre cua­tro mil y ocho mil mi­llo­nes de dó­la­res anua­les. «Aca­bo de lle­gar de un con­gre­so en Bos­ton or­ga­ni­za­do por la Ame­ri­can Hea­da­che So­ciety don­de se han vis­to da­tos muy pro­me­te­do­res», cuen­ta el doc­tor Jo­sé Miguel Laí­nez, je­fe del Ser­vi­cio de Neu­ro­lo­gía del Hos­pi­tal Clí­ni­co Uni­ver­si­ta­rio de Va­len­cia, uno de los es­pe­cia­lis­tas que ha par­ti­ci­pa­do en los en­sa­yos clí­ni­cos de la 'va­cu­na'. An­tes de sal­tar de ale­gría, los su­fri­do­res de migrañas de­ben sa­ber que es­tas in­yec­cio­nes no tie­nen un efec­to in­mu­ni­za­dor de por vi­da. Pa­ra re­ci­bir sus be­ne­fi­cios, ha­bría que in­yec­tar­se la nue­va fór­mu­la al me­nos una vez ca­da cua­tro se­ma­nas. Do­mi­ni­que Sch­midt, de 40 años y su­fri­do­ra de has­ta 13 días de mi­gra­ña al mes, ha pro­ba­do la 'va­cu­na'. Ha re­ci­bi­do una in­yec­ción men­sual du­ran­te un año en la Clí­ni­ca del Do­lor de Kiel (Ale­ma­nia). Y es­tá en­can­ta­da. «Mis migrañas se han re­du­ci­do a la mi­tad», di­ce con­ten­ta.

RE­SUL­TA­DOS Y RIES­GOS. En cuan­to ce­sa­ron las in­yec­cio­nes, sin em­bar­go, des­apa­re­cie­ron las me­jo­ras. Hay que ser pru­den­te, acon­se­jan los mé­di­cos. Es cier­to que la 'va­cu­na' tie­ne re­sul­ta­dos po­si­ti­vos. Sin em­bar­go, tam­bién hay ries­gos. La ac­ción de los nue­vos an­ti­cuer­pos pue­de ser per­ju­di­cial pa­ra la re­cu­pe­ra­ción tras un in­far­to o a la ho­ra de de­fen­der­nos fren­te a in­fec­cio­nes. «No es una me­di­ci­na mi­la­gro­sa pa­ra to­do el mun­do. Pe­ro es muy pro­me­te­do­ra», con­clu­ye la neu­ro­bió­lo­ga Dagny Ho­lle-lee, de la Clí­ni­ca Uni­ver­si­ta­ria de Es­sen, don­de es­tán es­tu­dian­do los efec­tos de la nue­va 'va­cu­na'. Hay otra pe­ga im­por­tan­te. Su cos­te: po­dría al­can­zar los mil eu­ros por in­yec­ción, y hay que po­ner­se una ca­da cua­tro se­ma­nas. Un di­ne­ral. Los in­ves­ti­ga­do­res no bajan los bra­zos. Bus­can nuevas vías pa­ra pa­liar la mi­gra­ña, un des­or­den

HAY CA­SOS MÁS GRA­VES QUE LA MI­GRA­ÑA, CO­MO LA CEFALEA EN RACIMOS, TAM­BIÉN CO­NO­CI­DA CO­MO 'CEFALEA DEL SUI­CI­DIO'

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.