'Te­rra in­cog­ni­ta'

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Da­vid Gis­tau www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

siem­pre fui lec­tor de no­ve­las de aventuras. Y tam­bién un ad­mi­ra­dor de los ex­plo­ra­do­res. Soy cons­cien­te de que, al de­cir 'ex­plo­ra­do­res', ca­si todos los lec­to­res, ahor­ma­dos por la cul­tu­ra sa­jo­na, pen­sa­rán en ague­rri­dos no­bles vic­to­ria­nos to­ca­dos con un som­bre­ro sa­la­cot que lu­chan con pig­meos y des­cu­bren fuen­tes del Ni­lo y en su ca­sa de cam­po en Es­sex son aten­di­dos por un ma­yor­do­mo in­dio que com­ba­tió a su la­do en el Khy­ber e igual has­ta les sal­vó la vi­da. Pe­ro los ex­plo­ra­do­res que yo ad­mi­ro son los de la Con­quis­ta, des­de Nú­ñez de Bal­boa a Her­nán Cor­tés, pa­san­do por Ca­be­za de Va­ca y sus on­ce años en­tre los se­mí­no­las. Au­to­res es­pa­ño­les de ha­za­ñas sin pa­ran­gón que fue­ron se­pul­ta­das en el ol­vi­do por la re­la­ción trau­má­ti­ca que los es­pa­ño­les te­ne­mos con nues­tra his­to­ria, por la he­ge­mo­nía cul­tu­ral sa­jo­na e in­clu­so por la acep­ta­ción de las di­fe­ren­tes «le­yen­das ne­gras» con las que los enemi­gos del Im­pe­rio agre­die­ron, en tiem­po de gue­rra, la im­pron­ta es­pa­ño­la a tra­vés de los si­glos. Pe­ro el ar­tícu­lo no va de eso. Va de mi fas­ci­na­ción por el con­cep­to de te­rra in­cog­ni­ta: esa zo­na som­brea­da de los ma­pas an­ti­guos, ple­tó­ri­ca de mis­te­rios, que aguar­da­ba a que al­guien la ex­plo­ra­ra y car­to­gra­fia­ra. Los hom­bres sal­ta­ron al es­pa­cio cuan­do des­cu­brie­ron que te­nían todos los ma­pas te­rres­tres ter­mi­na­dos y su es­pí­ri­tu no se re­sig­na­ba a vivir sin nin­gu­na te­rra in­cog­ni­ta. En los via­jes que uno ha­ce, el mar­gen de ex­plo­ra­ción es es­ca­so. Al me­nos, los que uno ha­ce por ca­rre­te­ra, en­tre Cas­ti­lla y el Can­tá­bri­co, por Ex­tre­ma­du­ra y An­da­lu­cía, con po­cas po­si­bi­li­da­des de to­par­se con la te­rri­ble tri­bu de los re­duc­to­res de ca­be­zas. Co­mo mu­cho hay har­pías y cir­ces du­do­sas, anun­cia­das por tre­men­dos fo­go­na­zos de neón que tam­po­co son tan ten­ta­do­res co­mo pa­ra an­dar atán­do­se al más­til. No. El des­tino no pu­so a nues­tro al­can­ce nin­gu­na te­rra in­cog­ni­ta. De he­cho, ya se tra­te del te­lé­fono mó­vil o del na­ve­ga­dor del co­che, re­sul­ta que te­ne­mos a nues­tra dis­po­si­ción un aco­pio ins­tan­tá­neo de la car­to­gra­fía mun­dial que ya lo ha­bría que­ri­do Ma­ga­lla­nes. No voy a in­sis­tir en la tras­la­ción ma­tri­mo­nial que cons­ti­tu­ye la obe­dien­cia a la voz fe­me­ni­na del GPS, que se co­no­ce ca­da cur­va, ca­da bar, ca­da tra­mo de au­to­pis­ta so­me­ti­do a pea­je y que, ade­más, im­po­ne su cri­te­rio con una reite­ra­ción a la cual so­mos vul­ne­ra­bles por nues­tra cos­tum­bre de re­sig­na­ción a la au­to­ri­dad. Al­gún día re­ma­ta­rá el GPS una or­den lla­mán­do­nos «im­bé­cil» y se­rá co­mo no ha­ber sa­li­do de ca­sa. Pe­ro lo que pre­ten­do ha­cer no­tar es el es­ca­so mar­gen de in­cer­ti­dum­bre y aven­tu­ra que nos de­ja el na­ve­ga­dor al ini­ciar un via­je. Es tan de­sola­dor co­mo to­das las de­más ren­di­cio­nes do­més­ti­cas. Por eso, he to­ma­do una de­ci­sión te­me­ra­ria. ¡No ac­tua­li­za­ré el na­ve­ga­dor! Es­to es vivir co­mo en una sa­ga nór­di­ca, ¿eh?, cuán­tas emo­cio­nes. Ni si­quie­ra se tra­ta del enor­me pla­cer que pue­de pro­cu­rar de­jar sin sa­ber qué de­cir, por pri­me­ra vez, a la en­go­rro­sa voz del GPS. Se tra­ta de al­go más pro­fun­do. Ha­ce po­co, via­jé por ca­rre­te­ra a An­da­lu­cía por pri­me­ra vez des­de que ter­mi­na­ron el nue­vo tra­mo de Des­pe­ña­pe­rros –el tra­mo con el que se han car­ga­do el mé­ri­to de cru­zar Des­pe­ña­pe­rros con una len­ti­tud pro­pi­cia al asal­to por ban­do­le­ros: aho­ra no hay ya si­quie­ra sen­sa­ción de Des­pe­ña­pe­rros–. El ca­so es que mi na­ve­ga­dor no co­no­cía es­ta obra, me que­ría lle­var por la ca­rre­te­ra an­ti­gua y se vol­vió lo­co. Se des­acom­pa­só con el co­che, te­mió que es­tu­vié­ra­mos per­di­dos o muer­tos y, de re­pen­te, fun­dió la pan­ta­lla en una enor­me man­cha azul so­bre la cual, errá­ti­ca, par­pa­dea­ba una fle­chi­ta (no­so­tros). Mi co­pi­lo­to no en­ten­dió que yo es­ta­lla­ra en car­ca­ja­das. Tu­ve que ex­pli­car­le que, don­de él veía un na­ve­ga­dor sin ac­tua­li­zar, yo veía otra co­sa mu­cho más her­mo­sa: un mapa con­fe­san­do una te­rra in­cog­ni­ta. Una zo­na som­brea­da. Al­go en lo que aca­so fué­ra­mos los pri­me­ros hom­bres blan­cos en en­trar: «Aho­ra sí que pue­den ter­mi­nar nues­tras bar­bas pues­tas a se­car en la cús­pi­de de una pi­rá­mi­de az­te­ca», le di­je. «No ten­go bar­ba, pa­pá, ten­go sie­te años», me con­tes­tó, al­go asus­ta­do.

«Aho­ra sí que pue­den ter­mi­nar nues­tras bar­bas pues­tas a se­car en la cús­pi­de de una pi­rá­mi­de az­te­ca»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.