"A los 16 años acom­pa­ña­ba a mi pa­dre a pe­dir y ha­cía de 'go­rri­lla' por la vo­lun­tad"

Ro­sa Ló­pez Na­cí en Pe­ñue­las (Gra­na­da) ha­ce 36 años. Aca­bo de gra­bar 'Soy Ro­sa', un 'do­cu­rea­lity' que se emi­ti­rá a par­tir del 26 de ju­nio en TEN. El día 30 sa­le a la ven­ta 'Kai­rós', mi oc­ta­vo dis­co. Em­pie­zo una nue­va eta­pa.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella&él -

Xl­se­ma­nal. ¿Qué sig­ni­fi­ca Kai­rós? Ro­sa Ló­pez. En grie­go an­ti­guo es 'cam­bio, re­na­cer'. Y en tér­mi­nos bí­bli­cos: 'mo­men­to de Dios'. XL. La veo es­tu­pen­da. R.L. Pues he en­gor­da­do 11 ki­los por ha­cer mal, al prin­ci­pio, el ré­gi­men ve­gano. Me ha­bía que­da­do en 69, pe­ro ese pe­so me du­ró tres me­ses. XL. ¿Cuán­to mi­de y cuán­to lle­gó a pe­sar? R.L. Mi­do 1,73 y lle­gué a pe­sar 112 ki­los. Aho­ra me le­van­to a las 5:30 y ha­go dos ho­ras de de­por­te. XL. Cuen­ta que has­ta los 20 años vi­vió la Es­pa­ña pro­fun­da. R.L. To­tal­men­te. Na­da de lo que me en­se­ña­ron sir­vió pa­ra lo que vi­ví. He si­do muy fe­liz, pe­ro con mu­chas ca­ren­cias. A ve­ces ve­nían mis pri­mos pa­ra traer­nos de co­mer. A los 16 acom­pa­ña­ba a mi pa­dre a pe­dir y ha­cía de 'go­rri­lla' por la vo­lun­tad. XL. Su abue­lo era gi­tano. R.L. Sí, en mi fa­mi­lia todos to­can fla­men­co, pe­ro la ni­ña ti­ró pa­ra lo ne­gro. Aho­ra ti­ro de to­da la fa­mi­lia y

re­par­to cu­rrícu­los de mis her­ma­nos pa­ra que se sa­quen las ha­bi­chue­las. XL. Ga­nó OT, pe­ro ¿Bis­bal, Bus­ta­man­te y Che­noa le ro­ba­ron la me­rien­da? R.L. ¡Qué va! He ga­na­do mu­cho ca­ri­ño de la gen­te, eso va­le más que ven­der dis­cos. Lle­gué a va­lo­rar que me pi­die­ran au­tó­gra­fos en el ve­la­to­rio de mi pa­dre, con mi ma­dre llo­ran­do; eso lo di­ce to­do. XL. Cuen­ta que sie­te años des­pués de OT no te­nía di­ne­ro pa­ra com­prar­se ro­pa. R.L. Me ves­tía con lo que me re­ga­la­ban los se­gui­do­res. Un día di­je: «Jo­lín, es­toy can­sa­da de tra­ba­jar y es­toy so­la en una ha­bi­ta­ción de la que no pue­do pa­gar ni el al­qui­ler». Hu­bo un ges­tor que no hi­zo bien las co­sas... XL. Ad­mi­nis­tra un chat con todos los de OT 1, ¿oye el rui­do de sa­bles? R.L. ¡Ma­dre mía! Me he sa­li­do, por­que me es­tre­sa mu­cho. Tam­po­co pue­do ir a una nue­va que­da­da que van a ha­cer, pe­ro a los 15 los quie­ro mu­cho. XL. Bis­bal se ha vuel­to a ca­sar y lo de Bus­ta­man­te..., ¿di­fí­cil es­to del amor? R.L. ¡Muy di­fí­cil! Yo no sé na­da de ellos, pe­ro a mí el amor no me va a rom­per es­te mo­men­to tan bo­ni­to. No ne­ce­si­to un hom­bre pa­ra ser fe­liz. XL. Pa­re­ce que tie­ne las co­sas muy cla­ras. R.L. A ve­ces es­toy más pa'llá que pa'cá, pe­ro el de­por­te y los li­bros me han sal­va­do la vi­da. XL. De po­lí­ti­ca no ha­bla… R.L. No, por­que me en­fa­do. No me gus­ta lle­nar­me de co­sas feas. A ve­ces vo­to en blan­co pa­ra que mi vo­to no va­ya pa­ra na­die.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.