Las obras 'prohi­bi­das' de los ga­bi­ne­tes se­cre­tos de los mu­seos

Po­ses de­ma­sia­do 'eró­ti­cas', mu­je­res des­nu­das, pa­re­jas apa­sio­na­das... Los mu­seos ex­po­nían cier­tas pie­zas en sa­las pri­va­das por su se­xua­li­dad. El Mu­seo del Pra­do tu­vo su ga­bi­ne­te se­cre­to, tam­bién el Mu­seo Bri­tá­ni­co... Es­ta es su his­to­ria.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR JUAN ES­LA­VA GA­LÁN

EN VÍS­PE­RAS DE LA aper­tu­ra del Mu­seo Íbe­ro de Jaén, los téc­ni­cos se es­ta­rán pre­gun­tan­do so­bre el em­pla­za­mien­to ideal de su es­cul­tu­ra más tur­ba­do­ra: un tor­so mas­cu­lino que, co­mo di­ría Que­ve­do, se pre­sen­ta «aman­ce­ba­do con su mano», lo que pue­de re­sul­tar em­ba­ra­zo­so en un mu­seo pa­ra to­dos los pú­bli­cos. La mu­seo­lo­gía ac­tual abo­mi­na de los ga­bi­ne­tes se­cre­tos, pe­ro has­ta fe­chas bas­tan­te re­cien­tes era nor­mal que cier­tas pie­zas de con­te­ni­do eró­ti­co, o no tan­to –el pe­ca­do es­tá en los ojos del que mi­ra–, se re­ser­va­ran en al­gu­na sa­la so­lo ac­ce­si­ble pa­ra per­so­nas de só­li­da for­ma­ción, que so­lían ser las que da­ban una pro­pi­ni­lla al vi­gi­lan­te.

LA IN­CREÍ­BLE HIS­TO­RIA DE LOS GA­BI­NE­TES SE­CRE­TOS

El ga­bi­ne­te se­cre­to más re­le­van­te ha si­do, sin du­da, el del Mu­seo del Pra­do. Cu­rio­sa­men­te los re­yes de Es­pa­ña, el país más re­pre­si­vo en ma­te­ria de mo­ral se­xual, fue­ron gran­des afi­cio­na­dos a la pin­tu­ra eró­ti­ca. Cuan­do esas co­lec­cio­nes reales se pu­sie­ron a la vis­ta de sus súb­di­tos, se cre­yó ne­ce­sa­rio en­ce­rrar cier­tos lien­zos y es­cul­tu­ras en 'sa­las re­ser­va­das'.

PA­RA LOS OJOS DEL REY.

La pin­tu­ra do­mi­nan­te du­ran­te si­glos en Es­pa­ña ha si­do de te­má­ti­ca re­li­gio­sa. En aque­llos tiem­pos de fer­vor tren­tino, el pin­tor que desea­ba re­pro­du­cir car­nes de­bía li­mi­tar­se a los san Se­bas­tia­nes o al tra­se­ro de los an­ge­li­tos ala­dos. Sin em­bar­go, por las mis­mas fe­chas en que pías ins­ti­tu­cio­nes, con­ven­tos y fa­mi­lias ca­tó­li­cas pa­tro­ci­na­ban esa in­fla­ción de imá­ge­nes re­li­gio­sas, Car­los V y su hi­jo Fe­li­pe II en­co­men­da­ban a repu­tados ar­tis­tas, Ti­ziano prin­ci­pal­men­te, la re­pro­duc­ción de ape­ti­to­sos des­nu­dos fe­me­ni­nos con des­tino a sus ca­me­ri­nos pri­va­dos (así de­no­mi­na­dos a ve­ces en los pa­pe­les con­trac­tua­les). En el ca­so de Fe­li­pe IV, otro gran afi­cio­na­do, sa­be­mos que su ca­me­rino era el lla­ma­do Cuar­to Ba­jo de Ve­rano, en la zo­na nor­te del Al­cá­zar ma­dri­le­ño, el apo­sen­to «al que Su Ma­jes­tad se re­ti­ra des­pués de co­mer». Los des­nu­dos en­car­ga­dos a Ti­ziano se de­no­mi­na­ron 'poe­sías', que es co­mo lla­ma­ban en­ton­ces a las fá­bu­las mi­to­ló­gi­cas: Dá­nae, Ve­nus y Ado­nis... Ti­ziano, que era un gran pro­fe­sio­nal, te­nía en cuen­ta las pre­fe­ren­cias de su real clien­te y pro­cu­ra­ba com­pla­cer­las. «Co­mo la Dá­nae que he en­via­do a su ma­jes­tad se ve de fren­te, quie­ro va­riar­la en es­ta nueva poe­sía y mos­trar­la del otro la­do (o sea de es­pal­das, con ex­hi­bi­ción de glú­teos) pa­ra ha­cer la cá­ma­ra don­de de­ben ex­hi­bir­se más atrac­ti­va» lee­mos en la car­ta de pre­sen­ta­ción de su nue­vo lien­zo Ve­nus y Ado­nis, fe­cha­da en 1554. Fe­li­pe III, que he­re­dó la co­lec­ción, fue

de dis­tin­ta in­cli­na­ción que sus egre­gios pa­dre y abue­lo. Al­go mo­ji­ga­to, man­tu­vo los cua­dros fue­ra de su vis­ta, pues­to que a su pa­re­cer ofen­dían «la mo­des­tia y la vir­tud». Su hi­jo y su­ce­sor Fe­li­pe IV sa­lió a los abue­los y fue otro ero­tó­mano que, co­mo he­mos vis­to, de­di­ca­ba las sies­tas a la con­tem­pla­ción de los des­nu­dos ti­zia­nes­cos. In­clu­so co­mi­sio­nó a Ve­láz­quez a Ita­lia pa­ra que ad­qui­rie­ra cua­dros con des­tino a su co­lec­ción, en­tre ellos al­gu­nos des­nu­dos co­mo la pa­re­ja Adán y Eva de Durero. Car­los III

y Car­los IV, los bor­bó­ni­cos mo­nar­cas de la Ilus­tra­ción, mo­vi­mien­to que su­po­ne aper­tu­ra de mi­ras, re­sul­ta­ron pu­di­bun­dos en ma­te­ria de ar­te. Car­los III in­clu­so sin­tió la ten­ta­ción de que­mar los lien­zos eró­ti­cos de la co­lec­ción real, lo que lo­gró im­pe­dir su mi­nis­tro Es­qui­la­che, que le acon­se­jó en­viar­los a la Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de San Fer­nan­do. Des­pués de la cons­ti­tu­ción del Mu­seo del Pra­do, más de 70 lien­zos que re­pre­sen­ta­ban des­nu­dos se con­fi­na­ron en una sa­la re­ser­va­da en­tre 1827 y 1838. Es­tos lien­zos, se­gún

Mé­ri­mée, so­lo se en­se­ñan a las per­so­nas por­ta­do­ras de un bi­lle­te es­pe­cial […], pues con­tie­nen to­das las des­nu­de­ces que hu­bie­ran po­di­do asus­tar a las da­mas. Hoy, los lien­zos vo­lup­tuo­sos es­tán re­par­ti­dos en las dis­tin­tas sa­las a las que co­rres­pon­den por au­to­res, épo­cas y es­ti­los.

GABINETTO SEGRETO DE NÁ­PO­LES. Qui­zá la co­lec­ción eró­ti­ca más fa­mo­sa sea la del Gabinetto Segreto del Mu­seo de

Car­los V y Fe­li­pe II en­car­ga­ban a ar­tis­tas ape­ti­to­sos des­nu­dos pa­ra sus ca­me­ri­nos pri­va­dos

Ná­po­les, don­de se cus­to­dian buen nú­me­ro de obras ro­ma­nas pro­ce­den­tes de las ex­ca­va­cio­nes de las an­ti­guas ciu­da­des de Pom­pe­ya y Her­cu­lano. Fue pre­ci­sa­men­te nues­tro rey Car­los III el que, sien­do mo­nar­ca de Ná­po­les, ini­ció las ex­ca­va­cio­nes de las ur­bes se­pul­ta­das por erup­ción del Ve­su­bio en el año 79 de nues­tra era. An­tes de que el cris­tia­nis­mo les im­pu­sie­ra su mo­ral, los ro­ma­nos usa­ban en su vi­da co­ti­dia­na mul­ti­tud de re­pre­sen­ta­cio­nes que hoy con­si­de­ra­ría­mos eró­ti­cas o in­clu­so por­no­grá­fi­cas. Lo más sor­pren­den­te pa­ra la sen­si­bi­li­dad ac­tual es, des­de lue­go, la abun­dan­cia de pe­nes, que pa­ra ellos te­nían un sen­ti­do apo­tro­pai­co (pro­tec­tor de la per­so­na o del ho­gar) más que se­xual. Ha­bía ade­más, ya por me­ro amor al ar­te, abun­dan­cia de es­cul­tu­ras, fres­cos o mosaicos con es­ce­nas de cor­te­jo en­tre nin­fas y sá­ti­ros iti­fá­li­cos. En 1819, el fu­tu­ro rey de Ná­po­les, Fran­cis­co I, vi­si­tó, acom­pa­ña­do de su mu­jer y de su hi­ja, el mu­seo don­de se ex­po­nían los ob­je­tos ha­lla­dos en las ex­ca­va­cio­nes. Que­dó tan es­can­da­li­za­do ante aque­llas obs­ce­ni­da­des que or­de­nó re­co­ger­las en un gabinetto segreto, so­lo vi­si­ta­ble por per­so­nas «de edad ma­du­ra y de mo­ral re­co­no­ci­da» a las que se ex­pen­de­ría un per­mi­so es­pe­cial. Es­te gabinetto ha su­fri­do di­ver­sos ava­ta­res a lo lar­go de su his­to­ria: clau­su­ra­do en 1850, Ga­ri­bal­di lo abrió, Mus­so­li­ni lo ce­rró de nue­vo y hoy es­tá abier­to al pú­bli­co, aun­que se des­acon­se­ja su en­tra­da a los me­no­res de 14 años a no ser que va­yan acom­pa­ña­dos por sus tu­to­res. EL SECRETUM DEL MU­SEO BRI­TÁ­NI­CO. La rei­na Vic­to­ria de Inglaterra im­pu­so en su lar­go rei­na­do un es­tric­to código de com­por­ta­mien­to so­cial que ex­cluía es­pe­cial­men­te las alu­sio­nes se­xua­les. Es­to de­ter­mi­nó que la es­ta­tua de la dio­sa Ta­ra, en­via­da en 1830 por el go­ber­na­dor de Cei­lán, se ocul­ta­ra del pú­bli­co. ¿Qué ha­bía de pe­li­gro­so en ella? So­la­men­te cier­ta exa­ge­ra­ción de se­nos y ca­de­ras pro­pias de la ima­gi­ne­ría del pe­rio­do. Pron­to, mu­chos otros ar­te­fac­tos con­si­de­ra­dos in­de­cen­tes se unie­ron a la in­for­tu­na­da dio­sa en una sa­la que a par­tir de 1865 se de­no­mi­nó Secretum. Ac­tual­men­te, Ta­ra y bue­na par­te de los ob­je­tos cen­su­ra­dos han re­cu­pe­ra­do su li­ber­tad y pue­den ad­mi­rar­se en las dis­tin­tas sa­las del mu­seo. No obs­tan­te, per­sis­te un ar­ma­rio, el nú­me­ro 55, don­de se cus­to­dian le­jos de mi­ra­das in­dis­cre­tas al­gu­nos ob­je­tos cu­ya ex­hi­bi­ción to­da­vía se con­si­de­ra im­pro­pia. En­tre ellos se cuen­ta bue­na par­te del le­ga­do del mé­di­co y ban­que­ro Geor­ge Witt, que con­sis­te en una co­lec­ción de ca­si qui­nien­tos

MU­CHAS CUR­VAS PA­RA LA REI­NA ¡QUE TAPEN A LA DIO­SA! La rei­na Vic­to­ria de Inglaterra de­ci­dió que se ocul­ta­ra al pú­bli­co es­ta dio­sa que le en­vió el go­ber­na­dor de Cei­lán.

ob­je­tos fá­li­cos que pa­ra el do­nan­te re­pre­sen­ta­ban «los sím­bo­los re­li­gio­sos más tem­pra­nos de la hu­ma­ni­dad». En las gran­des bi­blio­te­cas na­cio­na­les exis­ten tam­bién sec­cio­nes que, por su te­ma por­no­grá­fi­co, tie­nen li­mi­ta­da la con­sul­ta. En la Bi­blio­te­ca Bri­tá­ni­ca, la lla­ma­da Pri­va­te Ca­se con­tie­ne li­bros y co­lec­cio­nes de es­tam­pas cu­ya con­tem­pla­ción, se­gún uno de los es­pe­cia­lis­tas, «son­ro­ja­ría a la pros­ti­tu­ta más en­ca­lle­ci­da». La sec­ción equi­va­len­te en la Bi­bliot­hè­que Na­tio­na­le de París re­ci­be el apro­pia­do nom­bre de En­fer ('in­fierno'). En­tre sus fon­dos, hoy pú­bli­cos, fi­gu­ra­ban li­bros tan cu­rio­sos co­mo El es­pía li­ber­tino o el ca­len­da­rio del pla­cer, edi­ta­do en 1882, que in­clu­ye «la lis­ta de las chi­cas bo­ni­tas de París, sus di­rec­cio­nes, ta­len­tos y ha­bi­li­da­des, se­gui­do de los pre­cios de sus en­can­tos». En la mis­ma sec­ción fi­gu­ra un pan­fle­to ti­tu­la­do Lis­ta de to­dos los cu­ras sor­pren­di­dos en fla­gran­te de­li­to con pros­ti­tu­tas en París. La Bi­blio­te­ca Na­cio­nal es­pa­ño­la po­see, igual­men­te, al­gu­nas obras de muy res­trin­gi­da con­sul­ta, en­tre ellas una co­pia del Pa­pi­ro Ko­ller, pa­rien­te del Pa­pi­ro Eró­ti­co-sa­tí­ri­co de Tu­rín, una es­pe­cie de Ka­ma­su­tra desa­rro­lla­do en el país del Ni­lo. La ma­yor bi­blio­te­ca del mun­do, la del Con­gre­so de los Es­ta­dos Uni­dos, tie­ne su apar­ta­do de con­sul­ta res­trin­gi­da se­ña­la­do con la le­tra grie­ga del­ta, mien­tras que la de la Bi­blio­te­ca Bod­leia­na de Ox­ford se ti­tu­la con la le­tra grie­ga pi.

PA­RA SA­BER MÁS

La sa­la re­ser­va­da del Mu­seo del Pra­do y el co­lec­cio­nis­mo de pin­tu­ra de des­nu­do en la cor­te es­pa­ño­la, por Ja­vier Por­tús.

El Ga­bi­ne­te Se­cre­to del Mu­seo de Ná­po­les to­da­vía fun­cio­na y prohí­be la en­tra­da a me­no­res de 14 años

DURERO EL PLA­CER DEL REY. Fe­li­pe IV de­di­ca­ba las sies­tas a ver los des­nu­dos ti­zia­nes­cos. In­clu­so co­mi­sio­nó a Ve­láz­quez pa­ra que com­pra­ra pa­ra su co­lec­ción es­te Adán y Eva de Durero. MU­SEO DEL LOU­VRE EL HERMAFRODITA DEL CAR­DE­NAL. Es­te hermafrodita fue ad­qui­ri­do por el car­de­nal Sci­pio­ne Caf­fa­re­lli Borg­he­se. Le de­di­có una ha­bi­ta­ción ex­pre­sa­men­te en su man­sión.

SE­CRE­TO DEL PRA­DO LLU­VIA DO­RA­DA. En 1827, tras la crea­ción del Mu­seo del Pra­do, 70 des­nu­dos se con­fi­na­ron en una sa­la re­ser­va­da. Es­te Ti­ziano mues­tra a Jú­pi­ter po­se­yen­do a Dá­nae en for­ma de llu­via de oro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.