Ti­na Mo­dot­ti, una vi­da de le­yen­da

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR IXONE DÍAZ LANDALUCE

Pio­ne­ra del fo­to­pe­rio­dis­mo so­cial, Ti­na Mo­dot­ti fue tam­bién mo­de­lo y ac­triz. Ín­ti­ma de Fri­da Kah­lo y aman­te de Die­go Ri­ve­ra, sir­vió co­mo en­fer­me­ra en la Gue­rra Ci­vil, fue agen­te del Ko­min­tern... Ha­ce tiem­po, sin du­da, que su vi­da se me­re­cía una bio­gra­fía. Y se aca­ba de pu­bli­car.

So­lo hi­zo 400 fo­to­gra­fías a lo lar­go de su vi­da. Qui­zá por­que era per­fec­cio­nis­ta y mi­nu­cio­sa. O qui­zá por­que, fue­ra del cuar­to os­cu­ro, su vi­da era más fas­ci­nan­te, apa­sio­na­da y pe­li­gro­sa.

TI­NA MO­DOT­TI FUE, EN TO­DO CA­SO, una gran fo­tó­gra­fa. Pe­ro tam­bién fue mu­chas otras co­sas, co­mo de­mues­tra Ti­na Mo­dot­ti, fo­tó­gra­fa y re­vo­lu­cio­na­ria [Edi­to­rial La Fá­bri­ca], una bio­gra­fía de Mar­ga­ret Hooks que ha­ce jus­ti­cia a una vi­da de le­yen­da. Na­ci­da en Udi­ne (Ita­lia) en 1896, Mo­dot­ti cre­ció en un ho­gar hu­mil­de, don­de no se co­mía otra co­sa que po­len­ta, y con 12 años empezó a tra­ba­jar en una fá­bri­ca de se­da. Su pa­dre emi­gró a Es­ta­dos Uni­dos y, al cum­plir los 16, se reunió con él tras via­jar so­la has­ta San Fran­cis­co. Allí empezó a co­ser, pe­ro en­se­gui­da tra­ba­jó co­mo mo­de­lo y, más tar­de, co­mo ac­triz de tea­tro y ópe­ra. Con­ver­ti­da en una pe­que­ña ce­le­bri­dad en­tre la co­mu­ni­dad ita­lia­na, Mo­dot­ti an­sia­ba, sin em­bar­go, ex­plo­rar otros círcu­los. Du­ran­te la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal ce­le­bra­da en la ciu­dad en 1915 co­no­ció al jo­ven pin­tor y poe­ta Rou­baix de l'abrie Ri­chey, Ro­bo, con quien fre­cuen­tó los cir­cui­tos in­de­pen­dien­tes en los que se ha­bla­ba de ar­te, uto­pía y amor li­bre, y se ca­só po­co des­pués. La pa­re­ja se tras­la­dó a Los Án­ge­les, don­de Ti­na con­si­guió pe­que­ños pa­pe­les en pe­lí­cu­las mu­das mien­tras se in­tro­du­cían en un círcu­lo de ar­tis­tas bohe­mios en­tre los que se en­con­tra­ba el fo­tó­gra­fo Ed­ward Wes­ton.

MÉ­XI­CO MÁ­GI­CO. Mien­tras Ro­bo ha­cía pla­nes pa­ra mon­tar una ex­po­si­ción en Mé­xi­co, ella y Wes­ton ini­cia­ron una aven­tu­ra. Dos me­ses des­pués de que su ma­ri­do cru­za­ra la fron­te­ra, Mo­dot­ti su­po que ha­bía con­traí­do vi­rue­la. Hi­zo las ma­le­tas y se subió a un tren, pe­ro an­tes de lle­gar a Mé­xi­co DF un te­le­gra­ma le anun­ció su muer­te. De­vas­ta­da, pe­ro tam­bién es­tre­me­ci­da por la be­lle­za y la vi­ta­li­dad del país que aca­ba­ba de co­no­cer, se que­dó en la ciu­dad pa­ra or­ga­ni­zar la ex­po­si­ción que Ro­bo ha­bía es­ta­do pre­pa­ran­do, mien­tras se zam­bu­llía en el co­ra­zón de la re­vo­lu­ción ar­tís­ti­ca y con­ven­cía a Wes­ton, ca­sa­do y con cua­tro hi­jos, de que se tras­la­da­ra a Mé­xi­co. Sen­tía, ade­más, que ser ac­triz era de­ma­sia­do su­per­fi­cial pa­ra ella y lle­gó a un acuer­do con Wes­ton: re­gen­ta­ría su es­tu­dio de re­tra­tos y él, a cam­bio, le en­se­ña­ría el ofi­cio. Mo­dot­ti te­nía un ta­len­to in­na­to. «Ti­na ha he­cho una fo­to que me gus­ta­ría fir­mar con mi nom­bre, y eso no me su­ce­de a me­nu­do», le es­cri­bió Wes­ton a un ami­go. Via­ja­ron jun­tos por el país y plas­ma­ron sus pai­sa­jes y sus gen­tes en el li­bro Idols behind al­tars. Pe­ro mien­tras a él le ob­se­sio­na­ban la for­ma y la es­té­ti­ca, Mo­dot­ti ex­plo­ra­ba la reali­dad de los tra­ba­ja­do­res, los cam­pe­si­nos y los ba­rrios mar­gi­na­les. «No pue­do re­sol­ver el pro­ble­ma de la vi­da per­dién­do­me en el pro­ble­ma del ar­te», es­cri­bió.

Ope­ra­ba ba­jo el nom­bre en cla­ve de Ma­ría del Carmen Ruiz Sán­chez

En aque­lla épo­ca do­cu­men­tó el tra­ba­jo de mu­ra­lis­tas co­mo Die­go Ri­ve­ra, Oroz­co y Si­quei­ros y su amis­tad con ellos y con el pin­tor fran­cés Jean Char­lot afian­zó su com­pro­mi­so po­lí­ti­co. Empezó a re­nun­ciar a cier­tas co­mo­di­da­des y en 1927 se unió al Par­ti­do Co­mu­nis­ta, en el que com­par­tió cau­sa con una jo­ven Fri­da Kah­lo. Se hi­cie­ron ín­ti­mas, acu­dían a las ma­ni­fes­ta­cio­nes y Mo­dot­ti ani­mó a la pin­to­ra a ves­tir de una ma­ne­ra más so­bria, co­mo una «bue­na co­mu­nis­ta». Se di­ce que Kah­lo y Ri­ve­ra se co­no­cie­ron en una de sus fies­tas. De he­cho, el mu­ra­lis­ta las in­mor­ta­li­zó jun­tas en En el ar­se­nal y, más tar­de, la pa­re­ja ce­le­bró su boda en la azo­tea de la fo­tó­gra­fa. Su ca­sa se ha­bía con­ver­ti­do en un cen­tro de reunión clan­des­tino pa­ra los di­ri­gen­tes del par­ti­do y en un re­fu­gio pa­ra exi­lia­dos la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

AMOR Y CRÍ­ME­NES. Des­pués de en­viu­dar y de que su aman­te y maes­tro re­gre­sa­ra a Los Án­ge­les, vi­vió un bre­ve ro­man­ce con Die­go Ri­ve­ra y otro más in­ten­so con el mu­ra­lis­ta Xavier Gue­rre­ro. Cuan­do es­te via­jó a Ru­sia, sin em­bar­go, Mo­dot­ti se en­tre­gó al es­tu­dian­te Ju­lio Antonio Me­lla, un cé­le­bre exi­lia­do cu­bano ase­si­na­do un año des­pués, mien­tras pa­sea­ban jun­tos por la ca­lle. Mo­dot­ti, de he­cho, fue arres­ta­da y la pren­sa ha­bló de un cri­men pa­sio­nal. Li­be­ra­da y ex­cul­pa­da po­co des­pués, la repu­tación de Ma­ta-ha­ri la per­si­guió to­da su vi­da. El ase­si­na­to de Me­lla, ade­más, lo cam­bió to­do. Si an­tes es­ta­ba com­pro­me­ti­da, aho­ra era una re­vo­lu­cio­na­ria. «Se con­vir­tió en una es­pe­cie de mon­ja co­mu­nis­ta», di­jo Ri­ve­ra. La pre­sión so­bre los miem­bros del par­ti­do cre­cía y Mo­dot­ti te­mía ser de­por­ta­da. Las au­to­ri­da­des en­con­tra­ron el pre­tex­to per­fec­to pa­ra ame­dren­tar­la tras el in­ten­to de ase­si­na­to del pre­si­den­te Pas­cual Or­tiz Ru­bio. Así se lo ex­pli­có a Wes­ton en una car­ta: «To­do tipo de prue­bas, do­cu­men­tos,

Fue acu­sa­da de ase­si­nar a su aman­te e in­ten­tar ma­tar al pre­si­den­te me­xi­cano

ar­mas y co­sas así se en­con­tra­ron en mi ca­sa; en otras pa­la­bras, to­do es­ta­ba lis­to pa­ra dis­pa­rar­le a Or­tiz Ru­bio y, des­afor­tu­na­da­men­te, yo no cal­cu­lé bien y el otro tipo se me ade­lan­tó […]. Es­ta es la his­to­ria que el pue­blo me­xi­cano se ha tra­ga­do con el ca­fé de la ma­ña­na, así que ¿aca­so pue­des cul­par­los por sen­tir­se ali­via­dos al sa­ber que la fe­roz y san­gui­na­ria Ti­na Mo­dot­ti por fin ha­bía de­ja­do las cos­tas me­xi­ca­nas pa­ra siem­pre?». En 1930 via­jó a Eu­ro­pa en un car­gue­ro in­fes­ta­do de ra­tas en el que tam­bién em­bar­có el di­ri­gen­te co­mu­nis­ta Vit­to­rio Vi­da­li. Tras pa­sar ham­bre, frío y pe­nu­rias en Ber­lín y sor­tear a la Po­li­cía fas­cis­ta ita­lia­na, se ins­ta­ló en Mos­cú con Vi­da­li. Ya no ha­cía fo­tos. Allí, na­die apre­cia­ba su ar­te y no es­ta­ba dis­pues­ta a con­ver­tir­lo en pro­pa­gan­da. Mo­dot­ti ha­bía de­ci­di­do con­sa­grar su vi­da a las la­bo­res más hu­mil­des del par­ti­do. «Siem­pre dis­pues­ta a lo que na­die quie­re ha­cer: ba­rrer las ofi­ci­nas, ir a pie has­ta los lu­ga­res más apar­ta­dos, pa­sar­se las no­ches en ve­la es­cri­bien­do car­tas o tra­du­cien­do ar­tícu­los», se­gún Pablo Ne­ru­da. Con­ver­ti­da en agen­te del Ko­min­tern, lle­vó a ca­bo mi­sio­nes en Po­lo­nia, Ru­ma­nía y Hun­gría y, cuan­do es­ta­lló la Gue­rra Ci­vil, via­jó a Es­pa­ña. Ope­ra­ba ba­jo un pseu­dó­ni­mo (Ma­ría del Carmen Ruiz Sán­chez) y pu­so en mar­cha un hos­pi­tal de tu­bercu­losos del go­bierno

re­pu­bli­cano, co­la­bo­ró con las Bri­ga­das In­ter­na­cio­na­les en Al­ba­ce­te, ayu­dó a sol­da­dos a cru­zar la fron­te­ra fran­ce­sa y fue una de las en­fer­me­ras de con­fian­za de Pa­sio­na­ria cuan­do es­ta en­fer­mó de he­pa­ti­tis. Al ter­mi­nar la gue­rra, hu­yó a Fran­cia y via­jó has­ta Nueva York, pe­ro las au­to­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas no la de­ja­ron des­em­bar­car del Queen Mary y ter­mi­nó re­gre­san­do a Mé­xi­co con una iden­ti­dad fal­sa. Se con­vir­tió en Ma­ría, una maes­tra viu­da, pe­ro su si­tua­ción irre­gu­lar le im­pe­día vi­si­tar a sus an­ti­guos ami­gos. Otros, co­mo Die­go Ri­ve­ra y Fri­da Kah­lo, ha­bían si­do re­pu­dia­dos por el par­ti­do por dar co­bi­jo a Trots­ki. Em­po­bre­ci­da y de­te­rio­ra­da fí­si­ca y men­tal­men­te, tra­ba­jó pa­ra los exi­lia­dos es­pa­ño­les, pe­ro ape­nas sa­lía de la ca­sa que com­par­tía con Vi­da­li. «Lo

Cuan­do Pa­sio­na­ria en­fer­mó de he­pa­ti­tis, Mo­dot­ti se con­vir­tió en su en­fer­me­ra de con­fian­za

odio con to­da mi al­ma, pe­ro ten­go que se­guir­lo has­ta mi muer­te», lle­gó a de­cir del di­ri­gen­te, fa­mo­so por su bru­ta­li­dad y al que se le atri­buían cen­te­na­res de eje­cu­cio­nes en la Gue­rra Ci­vil. Tres años des­pués de re­gre­sar a Mé­xi­co y des­pués de dis­fru­tar de una ce­na con ami­gos, Mo­dot­ti mu­rió en un ta­xi cuan­do re­gre­sa­ba a ca­sa de ma­dru­ga­da. Al­gu­nos, co­mo el pro­pio Die­go Ri­ve­ra, vie­ron la som­bra de una pur­ga co­mu­nis­ta, una cons­pi­ra­ción or­ques­ta­da por el pro­pio Vi­da­li, so­bre el que tam­bién co­rrían ru­mo­res acer­ca de su im­pli­ca­ción en el ase­si­na­to de Me­lla. De he­cho, al día si­guien­te, Vi­da­li hu­yó por te­mor a ser de­te­ni­do. Sin em­bar­go, la au­top­sia de­mos­tró que Mo­dot­ti, de 46 años, ha­bía fa­lle­ci­do de un in­far­to des­pués de su­frir una en­fer­me­dad co­ro­na­ria crónica. Fue en­te­rra­da en­vuel­ta en una ban­de­ra ador­na­da con la hoz y el mar­ti­llo. Su ami­go el gra­ba­dor Leo­pol­do Mén­dez es­cul­pió su per­fil en la lá­pi­da y Pablo Ne­ru­da le de­di­có un poe­ma que ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en un poé­ti­co epi­ta­fio. «Pu­ro es tu dul­ce nom­bre, pu­ra es tu vi­da frá­gil. De abe­ja, som­bra, fue­go, nie­ve, si­len­cio, es­pu­ma. De ace­ro, lí­nea, po­len, se cons­tru­yó tu fé­rrea, tu del­ga­da es­truc­tu­ra».

AMOR LI­BRE Des­de jo­ven fre­cuen­tó círcu­los bohe­mios de San Fran­cis­co. Allí co­no­ció a Ed­ward Wes­ton, que la fo­to­gra­fió así en su azo­tea en 1923. AC­TRIZ Un fo­to­gra­ma de The ti­ger’s coat, ro­da­da en 1920. Mo­dot­ti de­jó el ci­ne por­que le pa­re­cía de­ma­sia­do su­per­fi­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.