Are­nas mo­ve­di­zas

De ase­si­nos va­rios y una doc­tri­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

fue un tra­ba­jo len­to, pe­ro con­cien­zu­do. Las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las in­ten­ta­ron pa­liar el es­car­nio de las pe­nas de pri­sión con las que se cas­ti­ga­ba a de­lin­cuen­tes de la ETA me­dian­te un cam­bio en el cálcu­lo de los be­ne­fi­cios pe­ni­ten­cia­rios, esos que ha­cen que si es­tu­dias tai­chí, por ejem­plo, te re­ti­ren un par de años de tu pe­na to­tal. Sin ir más le­jos: no po­cos pri­sio­ne­ros eta­rras ob­te­nían cer­ti­fi­ca­dos fal­sos de es­tu­dios de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co al ob­je­to de ali­ge­rar su es­tan­cia en pri­sión. La doc­tri­na Pa­rot se ideó pa­ra evi­tar la sa­li­da tem­pra­na del san­gui­na­rio ase­sino Henry Pa­rot, de­te­ni­do en Se­vi­lla cuan­do iba a co­lo­car una bom­ba en un cen­tro co­mer­cial, al ob­je­to de emu­lar la ac­ción de Hi­per­cor que aho­ra ha cum­pli­do trein­ta años. No sig­ni­fi­ca­ba alar­gar ar­ti­fi­cial­men­te las pe­nas im­pues­tas, sino im­pe­dir me­dian­te un cálcu­lo más ra­cio­nal –no es lo mis­mo ma­tar a uno que ma­tar a quin­ce– los be­ne­fi­cios in­me­re­ci­dos. El Go­bierno de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro an­da­ba en ne­go­cia­cio­nes con ETA y, ya que no po­día ofre­cer li­be­rar así por­que sí a to­dos los pre­sos, ofre­ció bus­car ca­mi­nos pa­ra de­ro­gar esa doc­tri­na y ase­gu­rar de esa ma­ne­ra la sa­li­da de un buen pu­ña­do de cri­mi­na­les a la ca­lle. La so­lu­ción es­tu­vo en el Tri­bu­nal de De­re­chos Hu­ma­nos de Es­tras­bur­go, don­de Luis López Gue­rra, el es­pa­ñol allí co­lo­ca­do por el Go­bierno, im­pul­só una sen­ten­cia –y vo­tó a fa­vor de la mis­ma– me­dian­te la cual se die­se la ra­zón a la ase­si­na Inés del Río y se le evi­ta­ran años fi­na­les de con­de­na. Era el ins­tru­men­to que ne­ce­si­ta­ban: po­dían ha­ber apli­ca­do la mis­ma so­lo a es­ta ti­pa, pe­ro hi­cie­ron ex­ten­si­va la nor­ma a to­dos los en­car­ce­la­dos, fue­ran de ETA o no. Era par­te del pac­to. ¿Qué pa­só?: que, efec­ti­va­men­te, sa­lió Inés y de­trás Pa­rot y to­dos los de­más, de for­ma su­ce­si­va. Los ase­si­nos ca­na­llas de Hi­per­cor, Jo­se­fa Er­na­ga y Do­min­go Troi­ti­ño, fue­ron pues­tos en la ca­lle con me­nos años de con­de­na que muer­tos en su ha­ber. Ni se han arre­pen­ti­do ni han pe­di­do per­dón ni na­da pa­re­ci­do. Ma­ta­ron –so­lo en esa ac­ción– a vein­tiu­na per­so­nas co­mo us­ted y co­mo yo que pa­sa­ban por allí. Un ter­cer miem­bro del gru­po, Ca­ri­de Si­món, es­tá de per­ma­nen­te per­mi­so pe­ni­ten­cia­rio y se ha aco­gi­do a la Vía Nan­cla­res, la que con­tem­pla al­gu­nos be­ne­fi­cios si se mues­tra arre­pen­ti­mien­to y se co­la­bo­ra con la Jus­ti­cia. Va­ya us­ted a sa­ber si el arre­pen­ti­mien­to de es­tos cri­mi­na­les es sin­ce­ro, pe­ro, en fin, es lo que hay. Pe­ro, cla­ro, con la sa­li­da de in­di­vi­duos que en cual­quier país de nues­tro en­torno –con de­mo­cra­cias más lar­ga­men­te asen­ta­das que la nues­tra– es­ta­rían de por vi­da en­tre re­jas, tam­bién se pro­pi­ció la sa­li­da de ase­si­nos in­de­sea­bles eti­que­ta­dos co­mo ‘pre­sos co­mu­nes’ en con­tras­te con los con­si­de­ra­dos ase­si­nos de ‘ca­rác­ter po­lí­ti­co’, di­fe­ren­cia­ción in­de­cen­te que du­ran­te años se ha uti­li­za­do en Es­pa­ña. ¿Y quié­nes eran esos ti­pos?: pues su­je­tos co­mo el ase­sino de Al­cá­cer o el tris­te­men­te co­no­ci­do ‘vio­la­dor del as­cen­sor’, un de­lin­cuen­te que co­me­tió dos ase­si­na­tos y no po­cas vio­la­cio­nes en los as­cen­so­res que su­pues­ta­men­te re­pa­ra­ba. Con­de­na­do a cien­tos de años, el cálcu­lo ha­cía que fue­ra a es­tar en torno a vein­te, con suer­te, en la cár­cel. La Pa­rot pu­do re­te­ner­lo al­go más, pe­ro gra­cias al tra­ba­jo de López Gue­rra sa­lió tan cam­pan­te a la ca­lle con la in­ten­ción ma­ni­fies­ta de con­ti­nuar con sus fe­cho­rías. Efec­ti­va­men­te, ha­ce po­cas se­ma­nas fue de­te­ni­do acu­sa­do de vio­lar mu­je­res des­pués de abor­dar­las y ma­nia­tar­las, tras­la­dar­las a Se­go­via y de­jar­las de nue­vo atur­di­das en cual­quier ca­lle de Ma­drid. To­das ellas sa­ben a quién de­ben agra­de­cer ese tor­men­to­so pa­sa­je. Al igual que las víc­ti­mas de Hi­per­cor –los que per­die­ron a sus pa­dres, a sus hi­jos o her­ma­nos– a quién de­ben agra­de­cer ver la fo­to­gra­fía de Troi­ti­ño cam­pan­te por los ba­res de su pue­blo, en el que fue re­ci­bi­do por sus con­mi­li­to­nes con la efu­si­vi­dad ha­bi­tual en es­tos ca­sos. ETA es­tá en las ins­ti­tu­cio­nes de la

Los ase­si­nos ca­na­llas de Hi­per­cor fue­ron pues­tos en la ca­lle con me­nos años de con­de­na que muer­tos en su ha­ber

Qmano de EH Bil­du, sus re­pre­sen­tan­tes ba­ta­su­nos du­ran­te tan­tos años. Sos­tie­nen, por ejem­plo, con Po­de­mos, el Go­bierno in­de­cen­te de Uxue Bar­kos en Na­va­rra, go­bier­nan el Ayun­ta­mien­to de Pam­plo­na y apo­yan la ri­si­ble mo­ción de cen­su­ra del can­ta­ma­ña­nas de Igle­sias en el Con­gre­so, en­tre otros ejem­plos. Lo cual pro­vo­ca, jun­to con lo an­te­rior­men­te ex­pues­to, una inevi­ta­ble sen­sa­ción de náu­sea de la que nun­ca se aca­ban de re­po­ner aque­llos que tra­tan de ser de­cen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.