¿Qué fue de los úl­ti­mos sa­mu­ráis?

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer - POR JO­SÉ SE­GO­VIA

En 1868, el el 'Sho­gu­na­to', go­bierno mi­li­tar, fue derribado y el jo­ven em­pe­ra­dor Mei­ji pa­só a ser la fi­gu­ra prin­ci­pal de Ja­pón. Aque­lla re­vo­lu­ción aca­bó con el es­ti­lo de vi­da de los sa­mu­ráis, gue­rre­ros del an­ti­guo Ja­pón. Al­gu­nos for­ma­ron par­te del nue­vo Go­bierno. En 1882 in­clu­so uno de ellos, lla­ma­do Shi­bu­sa­wa Eii­chi, di­ri­gió el Ban­co Na­cio­nal, crea­do años an­tes con el di­ne­ro que les fue con­ce­di­do a un gru­po de pri­vi­le­gia­dos gue­rre­ros de al­to ran­go. Pe­ro la obli­ga­ción de de­vol­ver sus po­se­sio­nes te­rri­to­ria­les a cam­bio de pa­ga­rés del Es­ta­do y la prohi­bi­ción de por­tar sus sa­gra­das es­pa­das pro­vo­ca­ron el le­van­ta­mien­to de mu­chos sa­mu­ráis. En 1877, Sai­go Ta­ka­mo­ri reunió a un ejér­ci­to de gue­rre­ros pa­ra li­qui­dar la Res­tau­ra­ción Mei­ji. Ves­ti­dos a la usan­za tra­di­cio­nal, los re­bel­des se en­fren­ta­ron con sus co­ra­zas, es­pa­das y lan­zas al ejér­ci­to del em­pe­ra­dor, que por­ta­ba ar­ma­men­to mo­derno. Las ame­tra­lla­do­ras y las bom­bas ani­qui­la­ron a cer­ca de vein­te mil gue­rre­ros. Aque­lla ma­tan­za no aca­bó con el es­pí­ri­tu de los sa­mu­ráis. Si en 1970 sus he­re­de­ros ocu­pa­ban el 21 por cien­to de los car­gos di­rec­ti­vos del país, hoy con­ti­núan pre­sen­tes en los ám­bi­tos fi­nan­cie­ros y po­lí­ti­cos de Ja­pón. Su le­ga­do in­clu­ye su código mo­ral, el bus­hi­do (el 'ca­mino del gue­rre­ro'), que no ha per­di­do su vi­gen­cia con la mo­der­ni­dad. La hon­ra­dez, la va­len­tía, el ho­nor, la leal­tad y el au­to­con­trol no so­lo son va­lo­res pro­pios del bus­hi­do, sino los prin­ci­pios de una es­pe­cie de re­li­gión ci­vil que sirve de con­tra­pe­so es­pi­ri­tual y emo­cio­nal a las in­fluen­cias ma­te­ria­les y cul­tu­ra­les de Oc­ci­den­te. En el Ja­pón de hoy en día los prin­ci­pios mo­ra­les del gue­rre­ro sa­mu­rái to­da­vía si­guen sien­do una as­pi­ra­ción y un mo­ti­vo de ins­pi­ra­ción no so­lo pa­ra las éli­tes fi­nan­cie­ras y co­mer­cia­les ja­po­ne­sas, sino tam­bién pa­ra to­da la so­cie­dad. Gra­cias a ellos, el País del Sol Na­cien­te tie­ne una po­de­ro­sa he­rra­mien­ta pa­ra sig­ni­fi­car­se den­tro de un mun­do tan ex­pues­to a la glo­ba­li­dad. A fi­na­les del si­glo XIX, el es­cri­tor Ni­to­be Ina­zô pu­bli­có un li­bro en in­glés que le hi­zo fa­mo­so fue­ra de las fron­te­ras de su país: Bus­hi­do. The soul of Ja­pan ('Bus­hi­do, el al­ma de Ja­pón'). Cuan­do le pre­gun­ta­ron si es­te código mo­ral po­dría so­bre­vi­vir con las con­di­cio­nes de la mo­der­ni­dad, Ni­to­be res­pon­dió: «El bus­hi­do fue y si­gue sien­do el es­pí­ri­tu ani­ma­dor, la fuer­za mo­triz de nues­tro país».

Hoy en día los he­re­de­ros de los sa­mu­ráis si­guen pre­sen­tes en el ám­bi­to fi­nan­cie­ro y po­lí­ti­co de Ja­pón

Sai­go Ta­ka­mo­ri li­de­ró la re­be­lión de los sa­mu­ráis de 1877: se ne­ga­ban a re­nun­ciar a sus tie­rras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.