"Acep­té es­cri­bir un li­bro por­que vi que po­día ser po­si­ti­vo guiar a mi pú­bli­co ha­cia la lec­tu­ra"

Soy ma­llor­qui­na, ten­go 27 años y des­de ha­ce 4 soy 'you­tu­ber'. Aca­bo de pu­bli­car 'Crea tus sue­ños' (Ed. Mar­tí­nez Ro­ca), la his­to­ria de una so­ña­do­ra en un mun­do en el que la gen­te ha de­ja­do de so­ñar.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella&él -

Xlse­ma­nal. An­tes de me­ter­se a en­re­dar en la Red, ¿qué es­tu­dió? Lu­na Dan­ge­lis. Es­tu­dié una FP de sis­te­mas in­for­má­ti­cos y re­des y ten­go un más­ter en pro­gra­ma­ción Ja­va. Aho­ra es­tu­dio Ilus­tra­ción y Ar­te Con­cep­tual. XL. ¿Có­mo se con­vier­te en you­tu­ber? L.D. Ter­mi­né mis es­tu­dios y me pu­se a gra­bar co­sas ab­sur­das que me ocu­rrían –soy muy des­pis­ta­da– y las col­gué pa­ra que la gen­te se rie­ra. XL. Pa­ra no es­tar so­la, ¿se me­te en su cuar­to y en­cien­de el or­de­na­dor? L.D. Sí, en la Red me sien­to acom­pa­ña­da por­que ten­go más de 1,3 mi­llo­nes de se­gui­do­res. Ahí me crez­co, por­que soy muy ver­gon­zo­sa y no me gus­tan las mul­ti­tu­des. XL. En You­tu­be le ofre­cen in­cluir pu­bli­ci­dad en su ca­nal y, de pron­to, to­do se con­vier­te en un tra­ba­jo muy lu­cra­ti­vo. L.D. Se pue­de vi­vir de la pu­bli­ci­dad en los ví­deos, pe­ro lo que da di­ne­ro son los acuerdos con las mar­cas. XL. ¿Y a us­ted la bus­can las mar­cas? L.D. Sí, por­que ten­go un ca­nal muy

va­ria­do y me gus­ta ha­cer de to­do. Las mar­cas me ven co­mo al­go bueno. En cua­tro años ya ten­go mi pro­pia em­pre­sa y me va muy bien. XL. ¿Cuál es el per­fil de sus se­gui­do­res? L.D. Ado­les­cen­tes –so­bre to­do chi­cas–, que en esa eta­pa di­fí­cil bus­can a al­guien con quien sen­tir­se igual. XL. Y al­guien tan di­gi­tal co­mo Lu­na Dan­ge­lis (su nom­bre real es Cristina) ¿pu­bli­ca un li­bro de pa­pel? L.D. ¡Bue­nooo, ahí es cuan­do se lía gor­da! [Se ríe]. Me vino a bus­car la edi­to­rial y acep­té por­que vi que guiar a mi pú­bli­co ha­cia la lec­tu­ra po­día ser al­go po­si­ti­vo. Así que es­cri­bí una his­to­ria bo­ni­ta y las ilus­tra­cio­nes re­cuer­dan mu­cho al man­ga ja­po­nés. XL. En la Fe­ria del Li­bro, la co­la de gen­te tri­pli­ca­ba a las de­más. ¿Qué sin­tió al ver­se por de­lan­te de es­cri­to­res fa­mo­sos? L.D. Que a lo me­jor les po­día sen­tar un po­co mal, pe­ro mi pú­bli­co era de You­tu­be, no eran lec­to­res ha­bi­tua­les. El mío es otro mun­do. XL. En las re­des se crean fe­nó­me­nos de es­te tipo, pe­ro tam­bién se re­ci­ben crí­ti­cas sal­va­jes cuan­do se tie­ne éxi­to. L.D. Sí, ade­más hay ha­ters que te ame­na­zan e in­ten­tan ti­rar­te por el sue­lo. ¿Lo peor que me han di­cho? Que me iban a ma­tar, que me iban a pe­gar, que ave­ri­gua­rían dón­de vi­vo y me iban a ro­bar… En al­gu­na oca­sión he te­ni­do mie­do y no he que­ri­do ir a al­gún even­to por si apa­re­cía al­gún ha­ter. Aun­que sé que son ado­les­cen­tes cre­ci­dos con el ano­ni­ma­to de la Red.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.