LOS SE­ÑO­RES DEL GOL­FO HA­CEN SUS APUES­TAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine A Fondo - POR STEF­FEN GASSEL

Es­tá en jue­go Orien­te Me­dio. La ba­ta­lla en­tre Ara­bia Sau­dí e Irán vi­ve una nueva cri­sis. Ca­tar, alia­do de Tehe­rán, es aco­sa­do por sus ve­ci­nos con el be­ne­plá­ci­to de Do­nald Trump. La cri­sis es al­ta­men­te ex­plo­si­va. ¿Qué intereses es­con­de?

LA em­ba­ja­do­ra es­ta­dou­ni­den­se en Ca­tar, Da­na Shell Smith, vio ve­nir la tor­men­ta y tra­tó de mi­ni­mi­zar los da­ños a tra­vés de Twit­ter. «Es­fuer­zos po­si­ti­vos por par­te de Ca­tar en la lu­cha con­tra la fi­nan­cia­ción del terrorismo». «Es­ta­dos Uni­dos va­lo­ra el pa­pel de Ca­tar co­mo so­cio de la coa­li­ción con­tra el Es­ta­do Is­lá­mi­co». «Avan­ces reales, #Ka­tar». Sus tuits, sin em­bar­go, ca­ye­ron en sa­co ro­to. Ara­bia Sau­dí, Bah­réin y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, to­dos ellos ve­ci­nos de Ca­tar, anun­cia­ron al mis­mo tiem­po un blo­queo por tie­rra, mar y ai­re con­tra el dís­co­lo emi­ra­to. La ra­zón (o la ex­cu­sa, de­pen­de del pun­to de vis­ta): el su­pues­to apo­yo de Ca­tar a gru­pos te­rro­ris­tas en Orien­te Me­dio. A los tres es­ta­dos del gol­fo Pér­si­co pron­to se su­ma­ron Egip­to, Ye­men, Mal­di­vas y Li­bia en la rup­tu­ra de re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas. Los ciu­da­da­nos ca­ta­ríes fue­ron con­mi­na­dos a aban­do­nar es­tos paí­ses en 14 días. Las ofi­ci­nas lo­ca­les de Al Ja­zee­ra, el ca­nal ca­ta­rí de no­ti­cias vía sa­té­li­te, se han clau­su­ra­do. Los via­jes a Ca­tar han que­da­do prohi­bi­dos.

In­clu­so se ha ame­na­za­do con pe­nas de has­ta cin­co años por de­cla­rar sim­pa­tías ha­cia el emi­ra­to. «Pa­ra los ára­bes del Gol­fo –ha es­cri­to The Eco­no­mist–, es­te anuncio es más im­pac­tan­te que una de­cla­ra­ción de gue­rra». En Ca­tar, el país más ri­co del mun­do, se­de del Mun­dial de Fút­bol de 2022, a prin­ci­pios de ju­nio la gen­te com­pra­ba pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad y ha­cía lar­gas co­las en los su­per­mer­ca­dos, mien­tras el mun­do to­da­vía in­ten­ta com­pren­der qué ha lle­va­do al fren­te li­de­ra­do por los sau­díes a to­mar me­di­das tan ra­di­ca­les con­tra un país her­mano.

CE­RRAR AL JA­ZEE­RA. Las no­ti­cias lle­ga­das des­de Irán han au­men­ta­do esa in­quie­tud. Co­man­dos sui­ci­das del Es­ta­do Is­lá­mi­co ata­ca­ron el Par­la­men­to de Tehe­rán, la ca­pi­tal. Es la pri­me­ra vez que ISIS gol­pea a los aya­to­lás. La Guar­dia Re­vo­lu­cio­na­ria no lo du­dó y atri­bu­yó los aten­ta­dos al ré­gi­men sau­dí. En pa­ra­le­lo, Tehe­rán ya ha ofre­ci­do a Ca­tar tres de sus puer­tos pa­ra la car­ga y des­car­ga de mer­can­cías. Los sau­díes tam­po­co se han que­da­do atrás y han exi­gi­do a Ca­tar que cum­pla con un plan de diez pun­tos, el pri­me­ro de ellos: rom­per re­la­cio­nes con Tehe­rán. Ade­más, de­be en­tre­gar a los lí­de­res de Ha­más y de los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes, ins­ta­la­dos en Doha, la ca­pi­tal, y ce­rrar Al Ja­zee­ra. En me­nos de 48 ho­ras, las desave­nen­cias en­tre los es­ta­dos del Gol­fo, su­níes que siem­pre se han con­si­de­ra­do 'her­ma­nos', han subido un pel­da­ño. Una nueva gue­rra del Gol­fo, po­si­bi­li­dad plan­tea­da por el mi­nis­tro ale­mán de Ex­te­rio­res, Sig­mar Ga­briel, se con­si­de­ra­ba alar­mis­mo exa­ge­ra­do ha­ce so­lo unas se­ma­nas. Aho­ra, el pe­li­gro de que Ca­tar sea víc­ti­ma de la lu­cha por el po­der y la in­fluen­cia en­tre sau­díes e ira­níes ha subido mu­chos en­te­ros. Se­me­jan­te op­ción, su­pon­dría el fi­nal de la me­teó­ri­ca ca­rre­ra vi­vi­da por el pe­que­ño pe­ro po­de­ro­so emi­ra­to ca­ta­rí. A fi­na­les de los ochen­ta, Ca­tar –el es­ta­do me­nos po­bla­do del Gol­fo– era una pe­nín­su­la yer­ma ha­bi­ta­da por los des­cen­dien­tes de un hu­mil­de pue­blo de pes­ca­do­res de per­las. En unas po­cas dé­ca­das, sin em­bar­go, Doha se ha con­ver­ti­do en una opu­len­ta me­tró­po­lis en cu­yo ba­rrio de ne­go­cios, el West Bay, los co­ches de lu­jo for­man atas­cos en­tre enor­mes to­rres de ace­ro y cris­tal. Al su­des­te de la ciu­dad se al­za el gi­gan­tes­co ae­ro­puer­to, ba­se de Qa­tar Air­ways, que ha he­cho de Doha un nu­do cla­ve del trá­fi­co aé­reo mun­dial. Con 129.000 dó­la­res per cá­pi­ta, Ca­tar tie­ne la ren­ta me­dia más al­ta del mun­do. Se­gún un periódico lo­cal, en­tre sus po­co me­nos de tres mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes se cuen­tan 28.000 mi­llo­na­rios. Bue­na par­te de es­ta con­ver­sión en es­ta­do del bie­nes­tar ver­sión Las mil y una no­ches se de­be al je­que Ha­mad, pa­dre del jo­ven emir Tamim al Zani, que se hi­zo car­go del Go­bierno en 2013. Ba­jo el li­de­raz­go del je­que, el país –que com­par­te con Irán el ma­yor cam­po de gas del mun­do– se con­vir­tió en uno de los prin­ci­pa­les ex­por­ta­do­res de gas li­cua­do. Y en un ac­tor glo­bal. Po­co des­pués del 11-S, Ha­mad aco­gió a la Fuer­za Aé­rea de Es­ta­dos Uni­dos, que cons­tru­yó al sur de Doha la ma­yor ba­se de apo­yo de to­da la re­gión, cen­tro neurálgico de la lu­cha con­tra el

UNA NUEVA GUE­RRA DEL GOL­FO SE CON­SI­DE­RA­BA UNA PO­SI­BI­LI­DAD EXA­GE­RA­DA HA­CE UNAS SE­MA­NAS. AHO­RA, EL PE­LI­GRO HA SUBIDO MU­CHOS EN­TE­ROS

ISIS y, an­tes, de la gue­rra en Af­ga­nis­tán. Di­cho de otro mo­do, Ca­tar no des­apro­ve­cha nin­gu­na opor­tu­ni­dad pa­ra con­ver­tir su di­ne­ro en ob­je­ti­vos tan­gi­bles. El Mun­dial de 2022 es un pun­to más en es­ta es­tra­te­gia de re­la­cio­nes pú­bli­cas. Ya sea en Ha­rrods o Va­len­tino: cuan­do Ca­tar in­vier­te, lo ha­ce a lo gran­de. Los ca­ta­ríes so­lo com­pran in­mue­bles en los me­jo­res si­tios: los Cam­pos Elí­seos de París, Gros­ve­nor Squa­re en Lon­dres...

APO­YO A LAS PRI­MA­VE­RAS ÁRA­BES.

Tras el ini­cio de las re­vuel­tas en el mun­do ára­be, Ca­tar in­ten­tó con­so­li­dar­se co­mo un pio­ne­ro del cam­bio. El je­que Ha­mad man­dó a su Fuer­za Aé­rea con­tra las tro­pas de Ga­da­fi en Li­bia jun­to con fran­ce­ses, bri­tá­ni­cos y es­ta­dou­ni­den­ses, mien­tras apo­ya­ba con ar­mas y di­ne­ro a los ca­da vez más pu­jan­tes is­la­mis­tas, des­de Túnez has­ta Si­ria. El emir fue el pri­mer je­fe de Es­ta­do en vi­si­tar al ré­gi­men de Ha­más en la Fran­ja de Ga­za. Los lí­de­res de es­te mo­vi­mien­to en el exi­lio, de he­cho, re­si­den des­de en­ton­ces en Doha. Y la emi­so­ra vía sa­té­li­te Al Ja­zee­ra, que se ga­nó un gran pres­ti­gio co­mo voz in­de­pen­dien­te des­de su pues­ta en mar­cha en 1996, com­par­te ca­da vez con más fre­cuen­cia el pun­to de vis­ta de los is­la­mis­tas. Es es­ta as­cen­sión lo que tan­to ha irri­ta­do a Ara­bia Sau­dí. Ya lo ad­vir­tió en 2009 el se­na­dor John Kerry: «Ca­tar no pue­de ser un alia­do de Es­ta­dos Uni­dos el lu­nes y en­tre­gar di­ne­ro a Ha­más el mar­tes». No obs­tan­te, cuan­do más tar­de, re­cién nom­bra­do se­cre­ta­rio de Es­ta­do de la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma, Kerry tu­vo que po­ner fin al enési­mo en­fren­ta­mien­to en­tre Is­rael y Ha­más, acep­tó los ser­vi­cios de Ca­tar co­mo me­dia­dor. Por el ca­mino, sin em­bar­go, la ira de los sau­díes iba cre­cien­do año tras año. El apo­yo de Doha al go­bierno de los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes en El Cai­ro, en­ca­be­za­do por Muham­mad Mur­si, al que Ca­tar ha­bía apo­ya­do con mu­chos mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res, lle­vó la si­tua­ción a un nivel de ten­sión des­co­no­ci­do en las re­la­cio­nes en­tre los es­ta­dos del Gol­fo. De he­cho, el de­rro­ca­mien­to de Mur­si ha si­do has­ta hoy el ma­yor re­vés su­fri­do por el emi­ra­to. Su su­ce­sor al fren­te de Egip­to, el ge­ne­ral Al Si­si, cuen­ta des­de en­ton­ces con el apo­yo tam­bién mul­ti­mi­llo­na­rio de los ve­ci­nos de Ca­tar. Así las co­sas, la ca­sa real de Riad lle­va­ba tiem­po es­pe­ran­do el mo­men­to pa­ra po­ner en su si­tio a su ve­cino. Una opor­tu­ni­dad ser­vi­da en ban­de­ja du­ran­te la re­cien­te vi­si­ta de Trump, des­pués de que el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se con­fir­ma­ra a los sau­díes co­mo sus prin­ci­pa­les alia­dos en Orien­te Me­dio. Fue de­jar Trump el país, y el je­fe de un lobby sau­dí en EE.UU lan­zó es­te tuit al emir de Ca­tar: «Te has pues­to del la­do del ré­gi­men ex­tre­mis­ta ira­ní e in­sul­ta­do al rey sau­dí. No lo ol­vi­des: Mur­si hi­zo lo mis­mo. ¿Y dón­de es­tá aho­ra? En una cel­da».

HA­CE TIEM­PO QUE LOS SAU­DÍES QUE­RÍAN PO­NER A CA­TAR EN SU SI­TIO. LO HI­CIE­RON EN CUAN­TO TRUMP LOS CON­FIR­MÓ CO­MO SU PRIN­CI­PAL ALIA­DO EN LA RE­GIÓN Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.