Ha­cer yo­ga con más de 70 años

Me­jo­ra la elas­ti­ci­dad, for­ta­le­ce los múscu­los y pre­vie­ne el es­trés. La prác­ti­ca de yo­ga se ha ex­ten­di­do en nues­tro país y ca­da vez son más los mé­di­cos que lo re­co­mien­dan pa­ra la gen­te ma­yor. Sus maes­tros pre­fie­ren lla­mar­lo 'yo­ga pa­ra sabios'.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Ra­quel Pe­láez / Fo­to­gra­fía Oli­ver Pe­dro­sa

LA SA­BI­DU­RÍA ES UNA CUA­LI­DAD que apa­re­ce a par­tir de los 75 años. Con esa edad co­mien­za la eta­pa más fruc­tí­fe­ra de la vi­da. To­do lo an­te­rior no es más que una pre­pa­ra­ción o apren­di­za­je pa­ra lle­gar a ese mo­men­to», ase­gu­ra el pro­fe­sor de yo­ga Pa­co Ca­la­tra­va. Maby, una de sus me­jo­res alum­nas, to­da­vía es muy jo­ven. Tie­ne 72 años, pe­ro ya es­tá a pun­to de en­trar en ese club de sabios del que ha­bla Pa­co: «Cuan­do mis ami­gas me di­cen que es­toy muy bien pa­ra mi edad, yo siem­pre les con­tes­to lo mis­mo: es que lle­vo 15 años ha­cien­do yo­ga». Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por el Ins­ti­tu­to Son­dea, el 29 por cien­to de los es­pa­ño­les ha prac­ti­ca­do yo­ga al­gu­na vez a lo lar­go de su vi­da. La no­ve­dad es que ca­da día son más los mé­di­cos, fi­sio­te­ra­peu­tas y psi­có­lo­gos que re­co­mien­dan es­ta prác­ti­ca a

las per­so­nas ma­yo­res y le atri­bu­yen im­por­tan­tes beneficios pa­ra la sa­lud «in­clu­so en ca­sos de en­fer­me­da­des im­por­tan­tes o que re­quie­ren es­pe­cial aten­ción», aña­de Be­lén Men­do­za, pro­fe­so­ra, al igual que Pa­co, en la escuela The Yo­ga Sha­la Ma­drid. Maby es­tá con­ven­ci­da de que el yo­ga le ha cam­bia­do la vi­da, y suel­ta una car­ca­ja­da re­cor­dan­do la pri­me­ra vez que es­cu­chó ha­blar de ello: «Yo te­nía 20 años cuan­do vi en la te­le a una mu­jer nor­te­ame­ri­ca­na, muy al­ta y muy gua­pa que ha­bía em­pe­za­do a prac­ti­car­lo con más de 50 años y pen­sé: 'Esa vie­ja ¿qué es­pe­ra de la vi­da?' –se ríe–. ¿Sa­bes con qué años em­pe­cé yo? Con 54».

BIE­NES­TAR IN­TE­GRAL

Las ar­ti­cu­la­cio­nes se aflo­jan, los múscu­los se to­ni­fi­can, el sis­te­ma ner­vio­so y el en­do­crino se ar­mo­ni­zan y me­jo­ra el fun­cio­na­mien­to de to­dos los ór­ga­nos in­ter­nos: co­ra­zón, pul­mo­nes... Los beneficios del yo­ga, se­gún Be­lén, son mu­chos, pe­ro lo más im­por­tan­te es que se va desa­rro­llan­do la con­cien­cia de uno mis­mo en re­la­ción con el cuer­po y los pro­ce­sos men­ta­les. «Exis­ten ya di­ver­sos es­tu­dios cien­tí­fi­cos que mues­tran que las téc­ni­cas de yo­ga pue­den ayu­dar a per­so­nas que su­fren do­len­cias co­mo hi­per­ten­sión, tras­tor­nos del sue­ño, an­sie­dad, de­pre­sión, ar­tri­tis, dia­be­tes y pro­ble­mas de pe­so», aña­de Pa­co. Bea­triz, otra de sus alum­nas, ha cum­pli­do ya 84 años y con­fir­ma que se sien­te co­mo una ro­sa. «Me no­to mu­cho más fle­xi­ble. ¿Quién me iba a de­cir a mí que se­ría ca­paz de aga­char­me a co­ger una co­sa de­ba­jo de la ne­ve­ra?», bro­mea. «Ade­más, he apren­di­do a re­la­jar­me com­ple­ta­men­te y, cuan­do sal­go de una cla­se, me sien­to co­mo flo­tan­do. Me vie­ne fe­no­me­nal cuan­do es­toy un po­qui­to al­te­ra­da», ase­gu­ra. Qui­zá por eso, y se­gún el es­tu­dio rea­li­za­do por la web es­pe­cia­li­za­da Aomm.tv por me­dio del Ins­ti­tu­to Son­dea, el prin­ci­pal mo­ti­vo por el que los es­pa­ño­les em­pie­zan a prac­ti­car yo­ga es pa­ra re­du­cir el es­trés, y el 64,24 por cien­to son mu­je­res. «Los hom­bres sue­len te­ner mu­cho más rí­gi­do el cuer­po y eso hace que, al prin­ci­pio, es­tén más pen­dien­tes de es­te as­pec­to y me­nos re­cep­ti­vos a otros», afir­ma la pro­fe­so­ra. Pe­ro tam­bién es­to es­tá cambiando y hay quien lle­ga con mu­cha re­cep­ti­vi­dad pa­ra apren­der las téc­ni­cas y co­no­cer el tras­fon­do fi­lo­só­fi­co. Co­mo Juan, com­pa­ñe­ro de apren­di­za­je de Maby y Bea­triz, que a sus 79 años es­tá en­can­ta­do con la par­te fí­si­ca de las cla­ses, pe­ro «so­bre to­do –aña­de– me gus­ta cuan­do pro­fun­di­za­mos en el tema de la vi­da in­te­rior y la me­di­ta­ción».

Los mé­di­cos atri­bu­yen al yo­ga im­por­tan­tes beneficios a cual­quier edad

«Por eso no hay edad ni con­di­ción pa­ra prac­ti­car yo­ga –ga­ran­ti­za Pa­co–, por­que nun­ca es tar­de pa­ra plan­tear­se cre­cer co­mo per­so­na y vi­vir más cons­cien­te­men­te».

EX­PE­RIEN­CIA VI­TAL

Los pro­fe­so­res cuen­tan que los ma­yo­res lle­gan a la escuela con cier­ta in­se­gu­ri­dad en el as­pec­to fí­si­co y, si hay al­gún alumno más jo­ven en la cla­se, sue­len mi­rar de reojo pa­ra com­pa­rar­se. Pe­ro esa ac­ti­tud va des­apa­re­cien­do. «El yo­ga tie­ne más que ver con es­cu­char al cuer­po que con lo­grar la pos­tu­ra. La fle­xi­bi­li­dad es so­lo un de­ta­lle den­tro del ni­vel de sa­bi­du­ría que im­pli­ca –di­cen–. En ge­ne­ral, los ma­yo­res son más dis­ci­pli­na­dos y com­pro­me­ti­dos que la gen­te jo­ven y mu­cho más agra­de­ci­dos». Den­tro de las asa­nas, los pro­fe­so­res adap­tan las pos­tu­ras a las con­di­cio­nes de ca­da alumno en ca­da mo­men­to. «Ade­más, uti­li­za­mos ayu­das co­mo co­ji­nes, man­tas en­ro­lla­das, in­clu­so si­llas si al­guno las ne­ce­si­ta pa­ra de­ter­mi­na­das prác­ti­cas –apun­ta Be­lén–. Tam­bién hay que iden­ti­fi­car las do­len­cias y sa­ber las prác­ti­cas que es­tán con­tra­in­di­ca­das pa­ra ellas. Por ejem­plo, las pos­tu­ras in­ver­ti­das no son ade­cua­das pa­ra ca­sos de hi­per­ten­sión y pro­ble­mas de co­ra­zón». «El yo­ga te abre otro ni­vel de ex­pe­rien­cia vi­tal, a ve­ces des­co­no­ci­do, in­clu­so ha­bien­do cum­pli­do años, y es asom­bro­sa la re­cep­ti­vi­dad que tie­nen los ma­yo­res ha­cia esos as­pec­tos», con­clu­ye la pro­fe­so­ra.

le­van­tar ca­be­za, pe­cho y mus­los. fle­xio­nar las pier­nas y su­je­tar los to­bi­llos con las ma­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.