His­to­ria.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario -

Más de 70.000 dis­ca­pa­ci­ta­dos fue­ron eje­cu­ta­dos por los na­zis. Cien­tí­fi­cos ale­ma­nes con­ser­va­ron mues­tras ce­re­bra­les de mu­chos... Has­ta hoy.

EN UNA PAR­CE­LA DEL CE­MEN­TE­RIO MUNIQUÉS DE WALDFRIEDHOF, RO­DEA­DA DE HA­YAS Y TE­JOS, SE AL­ZA UNA LO­SA DE PIE­DRA. «EN ME­MO­RIA DE LAS VÍC­TI­MAS DEL NACIONALSOCIALISMO Y LOS ABU­SOS A LOS QUE FUE­RON SO­ME­TI­DAS EN NOM­BRE DE LA ME­DI­CI­NA», SE LEE EN ELLA.

LA SO­CIE­DAD MAX PLANCK co­lo­có es­ta es­te­la en 1990. Creían es­tar ce­rran­do de una for­ma dig­na el ca­pí­tu­lo más os­cu­ro de la his­to­ria de la ins­ti­tu­ción. Ba­jo la pla­ca en­te­rra­ron mues­tras ce­re­bra­les de las víc­ti­mas del pro­gra­ma na­zi de eugenesia. In­ves­ti­ga­do­res de las se­des del Ins­ti­tu­to Max Planck en Fránc­fort, Co­lo­nia y Mú­nich ha­bían se­gui­do trabajando con esos te­ji­dos mu­chos años des­pués de la caí­da del Ter­cer Reich. Sin em­bar­go, la cú­pu­la di­rec­ti­va del Ins­ti­tu­to Max Planck de Psi­quia­tría, con sede en Mú­nich, sa­be que la ma­yor par­te de aquel te­rri­ble le­ga­do na­zi no ya­ce ba­jo la tie­rra del ce­men­te­rio de Waldfriedhof. Un equi­po de cien­tí­fi­cos en­con­tró en 2016 en el ar­chi­vo y el mu­seo del cen­tro numerosas mues­tras de te­ji­dos y cor­tes ce­re­bra­les pro­ce­den­tes de víc­ti­mas del na­zis­mo. En­tre esas mues­tras fi­gu­ra­ban al­gu­nas que, su­pues­ta­men­te, ha­bían sido en­te­rra­das en Waldfriedhof. Tam­bién en­con­tra­ron, me­ti­dos en baú­les, ar­ma­rios vie­jos y ca­jas de car­tón, ex­pe­dien­tes de pa­cien­tes in­ter­na­dos en re­si­den­cias y sa­na­to­rios na­zis ase­si­na­dos en­tre 1939 y 1945 ba­jo el pro­gra­ma de eugenesia.

"MA­TE­RIAL VA­LIO­SO".

Du­ran­te dé­ca­das, la in­ves­ti­ga­ción psi­quiá­tri­ca en Ale­ma­nia no mos­tró in­te­rés en ce­rrar el trá­gi­co epi­so­dio del ase­si­na­to sis­te­má­ti­co de en­fer­mos y dis­ca­pa­ci­ta­dos. Muy al con­tra­rio: en los años pos­te­rio­res al fi­nal de la gue­rra, los cien­tí­fi­cos de­ci­die­ron con­ser­var, por con­si­de­rar­las un va­lio­so ma­te­rial de es­tu­dio, las mues­tras ex­traí­das a aque­llas víc­ti­mas ase­si­na­das por su­frir tras­tor­nos de ca­rác­ter he­re­di­ta­rio. Más de 70.000 per­so­nas con­si­de­ra­das fí­si­ca o in­te­lec­tual­men­te dis­ca­pa­ci­ta­das fue­ron eje­cu­ta­das en el mar­co del pro­gra­ma de 'eli­mi­na­ción' de lo que los na­zis de­no­mi­na­ban 'vi­das in­dig­nas de ser vi­vi­das', lle­va­do a ca­bo en sa­na­to­rios ale­ma­nes en­tre 1939 y 1941. Es­ta cruel ta­rea es­ta­ba di­ri­gi­da des­de una ofi­ci­na en el nú­me­ro 4 de la Tier­gar­tens­tras­se de Ber­lín, por lo que tan te­rri­ble ge­no­ci­dio se de­no­mi­nó 'Ac­ción T4'. A pe­sar de que el pro­gra­ma se can­ce­ló ofi­cial­men­te a me­dia­dos de 1941, los ase­si­na­tos pro­si­guie­ron has­ta el fi­nal de la gue­rra. La ma­qui­na­ria de eugenesia na­zi lle­vó a la muer­te por gas, ham­bre o en­ve­ne­na­mien­to a unos 300.000

Se cal­cu­la que 300.000 per­so­nas fue­ron víc­ti­mas de la eugenesia du­ran­te el ré­gi­men na­zi

pa­cien­tes; en­tre ellos, mu­chos ni­ños. A esa ci­fra ha­bría que aña­dir las 400.000 per­so­nas que fue­ron so­me­ti­das a es­te­ri­li­za­cio­nes for­za­das, mu­chas de las cua­les no con­si­guie­ron so­bre­vi­vir a la in­ter­ven­ción.

EN­VÍO DE TE­JI­DOS.

En un pri­mer mo­men­to se es­ta­ble­ció que los ca­dá­ve­res fue­ran in­ci­ne­ra­dos des­pués de la eje­cu­ción. Pe­ro los cien­tí­fi­cos pro­tes­ta­ron. En­ton­ces se de­ci­dió to­mar mues­tras de te­ji­dos de los en­fer­mos con­gé­ni­tos y en­viar­las a ins­ti­tu­cio­nes

mé­di­cas del Reich pa­ra ser es­tu­dia­das. Los la­bo­ra­to­rios del Cen­tro Ale­mán de In­ves­ti­ga­ción Psi­quiá­tri­ca, pre­de­ce­sor del Ins­ti­tu­to Max Planck de Psi­quia­tría de Mú­nich, re­ci­bie­ron te­ji­dos ce­re­bra­les de unas 700 víc­ti­mas. En los ar­chi­vos y al­ma­ce­nes cien­tí­fi­cos de to­do el país se en­cuen­tran de­ce­nas de mi­les de cor­tes ce­re­bra­les. En los tiem­pos del Ter­cer Reich, los cien­tí­fi­cos es­co­gían co­mo ob­je­to de es­tu­dio post mor­tem a los pa­cien­tes que más les con­ve­nían, por ejem­plo, aque­llos aque­ja­dos de una esclerosis tu­be­ro­sa o cual­quier otra do­len­cia he­re­di­ta­ria. Es de­cir, el sis­te­ma na­zi per­mi­tía ase­si­nar por en­car­go a los su­je­tos ele­gi­dos. Has­ta bien avan­za­da la dé­ca­da de los ochen­ta a los mé­di­cos ale­ma­nes les cos­tó re­sis­tir­se a la ten­ta­ción de usar aquel ma­te­rial he­re­da­do de los na­zis. En los años ochen­ta, el his­to­ria­dor ber­li­nés Götz Aly des­cu­brió que

En 2016 se en­con­tra­ron res­tos me­ti­dos en baú­les, ar­ma­rios vie­jos y ca­jas de car­tón

Has­ta los años ochen­ta, al­gu­nos mé­di­cos ale­ma­nes es­tu­dia­ron el ma­te­rial he­re­da­do de los na­zis

en Fránc­fort to­da­vía ha­bía bas­tan­tes mues­tras pro­ce­den­tes de tiem­pos de la Ac­ción T4. La Con­fe­ren­cia de Mi­nis­tros de Educación y Cien­cia exi­gió que se pu­sie­ra fin al uso de esos ma­te­ria­les. El Ins­ti­tu­to Max Planck de­ci­dió en­te­rrar to­das las mues­tras pro­ce­den­tes de la épo­ca en cues­tión. En­car­gó a una de sus em­plea­das, Eli­sa­beth Rot­he­mund, la ela­bo­ra­ción de una lis­ta de ca­sos en los que la sos­pe­cha de eugenesia es­tu­vie­ra más o me­nos sus­ten­ta­da y que los res­tos fue­ran in­hu­ma­dos en el ce­men­te­rio de Waldfriedhof. Por mu­cho que aho­ra se in­sis­ta en que la in­hu­ma­ción se reali­zó de una for­ma dig­na, la reali­dad fue otra. Los res­tos pro­ce­den­tes de Fránc­fort, Co­lo­nia y Mú­nich fue­ron en­te­rra­dos en una fo­sa do­ble, me­ti­dos den­tro de ca­jas de me­tal y ma­de­ra, po­co an­tes del ama­ne­cer del 21 de fe­bre­ro de 1990. Eli­gie­ron una ho­ra tan tem­pra­na por mie­do a lla­mar la aten­ción de la pren­sa sen­sa­cio­na­lis­ta. Ac­tual­men­te si­gue sin co­no­cer­se a qué víc­ti­mas co­rres­pon­dían las mues­tras en­te­rra­das. A pe­sar de los avan­ces en el es­cla­re­ci­mien­to del asun­to, los crí­ti­cos no es­tán sa­tis­fe­chos. En 2015 apa­re­cie­ron en el ar­chi­vo de la So­cie­dad Max Planck en Ber­lín más mues­tras ce­re­bra­les, mu­chas de las cua­les se po­dían ads­cri­bir sin lu­gar a du­das a la Ac­ción T4. Un in­for­me de oc­tu­bre de 2015, en­car­ga­do por la pro­pia So­cie­dad, afir­ma­ba que ha­bía in­di­cios de que nu­me­ro­sos cor­tes ce­re­bra­les ha­brían sido apar­ta­dos pa­ra evi­tar su in­hu­ma­ción, pro­ba­ble­men­te de­bi­do a que al­guien que­ría pre­ser­var­los pa­ra sus in­ves­ti­ga­cio­nes. Pe­ro hay más: de las mues­tras apar­ta­das –al­re­de­dor de un cen­te­nar– han des­apa­re­ci­do al­gu­nas. Aquel in­for­me re­sul­tó tan in­có­mo­do pa­ra la So­cie­dad Max Planck que su pre­si­den­te, Mar­tin Strat­mann, or­de­nó re­vi­sar de nue­vo to­dos los cen­tros ads­cri­tos al or­ga­nis­mo que dis­pu­sie­sen de mues­tras hu­ma­nas en sus ar­chi­vos. Trans­pa­ren­cia to­tal fue la di­rec­triz de la co­mi­sión crea­da a tal efec­to. En fe­bre­ro de 2016, Mar­tin Keck –mé­di­co je­fe del Ins­ti­tu­to Max Planck en Mú­nich– ac­ce­dió con otros cua­tro in­ves­ti­ga­do­res al só­tano del edi­fi­cio muniqués. El ar­chi­vo de mues­tras ce­re­bra­les pa­re­cía «un al­ma­cén de tras­tos». En su re­gis­tro, los mé­di­cos en­con­tra­ron tres en­va­ses con frag­men­tos de ce­re­bro que se cree que pro­ce­den de víc­ti­mas de eugenesia, ade­más de un fi­che­ro con los datos de los pa­cien­tes a quie­nes se les ha­bían ex­traí­do las mues­tras hú­me­das con­ser­va­das en el ar­chi­vo. En las fi­chas no so­lo es­ta­ba con­sig­na­do el nom­bre y el diag­nós­ti­co, sino tam­bién en qué lu­gar del ar­chi­vo se en­con­tra­ba ca­da mues­tra ce­re­bral, in­clui­dos mu­chos ca­sos pro­ce­den­tes del pe­rio­do com­pren­di­do en­tre 1939 y 1944.

LAS VÍC­TI­MAS.

Si se hu­bie­se abier­to an­tes ese ar­chi­va­dor, se ha­bría po­di­do com­pro­bar que la in­hu­ma­ción en el ce­men­te­rio de Mú­nich de­jó mu­cho que desear. Y tam­bién se ha­bría po­di­do iden­ti­fi­car a las víc­ti­mas. Por ejem­plo, en un re­gis­tro de en­tra­das de los años 1939 a 1948 fi­gu­ra una mues­tra per­te­ne­cien­te a Ku­ni­gun­de Sch­nell, ase­si­na­da en el sa­na­to­rio na­zi de Kut­zen­berg, cer­ca de Bam­berg. Den­tro de una caja de car­tón apa­re­ció una co­lec­ción de mi­cro­fil­mes con ex­pe­dien­tes mé­di­cos de «ca­sos re­ti­ra­dos en 1990», ade­más de un cla­si­fi­ca­dor con ano­ta­cio­nes y la inscripción «Lis­ta de ce­re­bros, lis­ta Eglfing», en la que las mues­tras es­ta­ban or­de­na­das en fun­ción de los dis­tin­tos diag­nós­ti­cos. Por otro la­do, en una es­tan­te­ría gran­de se en­con­tra­ron fras­cos de cris­tal con más de 50 mues­tras con­ser­va­das en for­mol, en los que fi­gu­ra­ban la fe­cha de fa­lle­ci­mien­to, la edad de los pa­cien­tes y la cau­sa de su muer­te. Al­gu­nas de las mues­tras pro­ce­dían de eu­ge­ne­sias. ¿Por qué no se en­con­tró an­tes es­te ma­te­rial? Va­rias mues­tras lle­va­ban ró­tu­los co­mo «idio­cia» o «mon­go­lis­mo», unas cuan­tas con­te­nían mues­tras con fechas com­pren­di­das en­tre 1939 y 1945... En otro es­pa­cio, que la ins­ti­tu­ción des­cri­be co­mo mu­seo, acu­mu­la­ban pol­vo sie­te fras­cos más con mues­tras del año 1939. Al­gún em­plea­do tu­vo que ha­ber­se en­car­ga­do de cui­dar las mues­tras du­ran­te to­do ese tiem­po. En otra zo­na del ar­chi­vo en­con­tra­ron nue­ve ar­ma­rios me­tá­li­cos con his­to­ria­les mé­di­cos y ex­pe­dien­tes de los años 1936 a 1945. Des­pués de la ins­pec­ción de los só­ta­nos rea­li­za­da en 2016, el ins­ti­tu­to des­ti­tu­yó a su di­rec­tor. Aho­ra, un equi­po de es­pe­cia­lis­tas ex­ter­nos tra­ba­ja en la reor­de­na­ción de los fon­dos. Se cal­cu­la que se­rán ne­ce­sa­rios 1,5 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra ca­ta­lo­gar to­dos los cor­tes ce­re­bra­les y mues­tras con­ser­va­das en for­mol. El ca­pí­tu­lo fi­nal se­rá la in­hu­ma­ción de to­das las mues­tras, es­ta vez con la ma­yor trans­pa­ren­cia po­si­ble. El ins­ti­tu­to quie­re ins­cri­bir los nom­bres de los pa­cien­tes en la lá­pi­da del ce­men­te­rio de Waldfriedhof y aña­dir una pla­ca en la sede de Mú­nich en re­cuer­do de aque­llas víc­ti­mas ol­vi­da­das.

Se ne­ce­si­tan 1,5 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra ca­ta­lo­gar las mues­tras con­ser­va­das en for­mol

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.