Zoom.

SE CUM­PLEN 90 AÑOS DE LA MUER­TE DE GÖS­TA MIT­TAG-LEF­FLER, A QUIEN SE ATRI­BU­YE QUE NO HA­YA PRE­MIO NO­BEL DE MA­TE­MÁ­TI­CAS.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - PATRICIA LI­BER­TAD

El ma­te­má­ti­co fe­mi­nis­ta Gös­ta Mit­tag-lef­fler, a quien se atri­bu­ye que Al­fred No­bel no crea­ra un pre­mio de ma­te­má­ti­cas.

Di­cen que Al­fred No­bel no in­clu­yó las ma­te­má­ti­cas en sus fa­mo­sos pre­mios por­que su mu­jer tu­vo una aven­tu­ra con un ma­te­má­ti­co. En los círcu­los más in­for­ma­dos le po­nen nom­bre a es­te ma­te­má­ti­co: Gös­ta Mit­tag-lef­fler. En reali­dad, Al­fred nun­ca es­tu­vo ca­sa­do y no hay cons­tan­cia de que el úni­co amor que se le co­no­ce al No­bel (una jo­ven fran­ce­sa) coin­ci­die­ra con Gös­ta. ¿Por qué la le­yen­da? Por­que sí hu­bo an­ti­pa­tía en­tre ellos y una mu­jer de por me­dio: So­fia Ko­va­lévs­ka­ya. Gös­ta, de­fen­sor de los de­re­chos de la mu­jer, pro­pu­so a So­fia –una jo­ven ma­te­má­ti­ca ru­sa– co­mo pro­fe­so­ra en la Uni­ver­si­dad de Es­to­col­mo. El asun­to creó mu­cha con­tro­ver­sia y en­tre los que se opu­sie­ron se en­con­tra­ba el No­bel. Sin em­bar­go, Gös­ta lo­gró que se la acep­ta­ra –aun­que en prin­ci­pio sin co­brar– y po­co des­pués So­fia se con­vir­tió en la pri­me­ra mu­jer catedrática en una uni­ver­si­dad del nor­te de Eu­ro­pa, lo que pa­ra al­gu­nos era «una abe­rra­ción». Mit­tag-lef­fler, na­ci­do en 1846 en Es­to­col­mo, es­tu­dió en Up­sa­la, pe­ro re­co­rrió las prin­ci­pa­les uni­ver­si­da­des de la épo­ca gra­cias a una be­ca, con lo que es­ta­ble­ció una red de bue­nos con­tac­tos. Aun­que hay un teo­re­ma que lle­va su nom­bre, es más co­no­ci­do por las ini­cia­ti­vas que pu­so en mar­cha pa­ra im­pul­sar las ma­te­má­ti­cas, co­mo la fun­da­ción de Ac­ta Mat­he­ma­ti­ca, pu­bli­ca­ción que hoy si­gue sien­do de las más pres­ti­gio­sas del mun­do; y la crea­ción de un ins­ti­tu­to de in­ves­ti­ga­ción que lle­va su nom­bre y que ha con­tri­bui­do a la gran re­le­van­cia de las ma­te­má­ti­cas en los paí­ses nór­di­cos. Por eso que un sue­co co­mo No­bel des­de­ña­ra las ma­te­má­ti­cas en sus pre­mios da lu­gar a le­yen­das.

SÍ HU­BO UNA MU­JER QUE SE IN­TER­PU­SO EN­TRE ÉL Y EL NO­BEL, PE­RO NO FUE POR AMOR...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.