Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXXXVIII)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Ar­tu­ro Pérez-re­ver­te

los úl­ti­mos años de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta fue­ron du­ros en va­rios as­pec­tos, en­tre otras co­sas por­que, re­pre­sión po­lí­ti­ca apar­te, tu­vie­ron de fon­do una cri­sis eco­nó­mi­ca cau­sa­da por la gue­rra ára­be-is­rae­lí de 1973 y la subida de los pre­cios del pe­tró­leo, que nos de­jó a to­dos tie­sos co­mo la mo­ja­ma. Por otro la­do, las ten­sio­nes ra­di­ca­li­za­ban pos­tu­ras. Ha­bía con­tes­ta­ción so­cial, una opo­si­ción in­te­rior y ex­te­rior que ya no po­día con­for­mar­se con la mez­qui­na aper­tu­ra que iba ofre­cien­do el ré­gi­men, y un apa­ra­to fran­quis­ta que se ne­ga­ba a evo­lu­cio­nar ha­cia fór­mu­las ni si­quie­ra ra­zo­na­bles. Los se­pa­ra­tis­mos vas­co y ca­ta­lán, se­cu­lar fuen­te de con­flic­to his­pano, vol­vían a le­van­tar ca­be­za tras ha­ber sido im­pla­ca­ble­men­te ma­cha­ca­dos por el ré­gi­men, aun­que ca­da uno a su ma­ne­ra. Con más ha­bi­li­dad tác­ti­ca, los ca­ta­la­nes –la his­tó­ri­ca ERC y so­bre to­do la nue­va CDC de Jor­di Pu­jol– lo plan­tea­ban con rea­lis­mo po­lí­ti­co, cons­cien­tes de lo po­si­ble y lo im­po­si­ble en ese mo­men­to; mien­tras que, en el País Vas­co, el in­de­pen­den­tis­ta aun­que pru­den­te y con­ser­va­dor PNV se vio re­ba­sa­do a la iz­quier­da por ETA: el mo­vi­mien­to ra­di­cal vas­co que, alen­ta­do por cier­to es­tó­li­do sec­tor de la igle­sia lo­cal (esa nos­tal­gia del car­lis­mo, nun­ca ex­tin­gui­da en­tre cu­ras nor­te­ños y tra­bu­cai­res), ha­bía em­pe­za­do a ase­si­nar po­li­cías y guar­dias ci­vi­les des­de me­dia­dos de los 60, y po­qui­to a po­co, sin com­ple­jos, le iba co­gien­do el gus­to al ti­ro en la nu­ca. Aun­que ETA no era la úni­ca que ma­ta­ba. De los nue­vos par­ti­dos de ex­tre­ma iz­quier­da, don­de se si­tua­ban los jó­ve­nes es­tu­dian­tes y obre­ros más po­li­ti­za­dos, al­gu­nos, co­mo el FRAP y el GRA­PO, de­ri­va­ron tam­bién ha­cia el te­rro­ris­mo con se­cues­tros, ex­tor­sio­nes y ase­si­na­tos, ha­cien­do en­tre unos y otros su­bir la clá­si­ca es­pi­ral ac­ción-re­pre­sión. En cuan­to a las más pa­cí­fi­cas for­ma­cio­nes de iz­quier­da clá­si­ca, PCE –que ha­bía li­bra­do ca­si en so­li­ta­rio la ver­da­de­ra lu­cha an­ti­fran­quis­ta– y PSOE –irre­le­van­te has­ta el con­gre­so de Su­res­nes–, ha­bían pa­sa­do de ac­tuar des­de el ex­tran­je­ro a con­so­li­dar­se con fuer­za en el in­te­rior, aún clan­des­ti­nos pe­ro ya pu­jan­tes; en es­pe­cial los co­mu­nis­tas, que ba­jo la di­rec­ción del ve­te­rano San­tia­go Ca­rri­llo (as­tu­to su­per­vi­vien­te de la Gue­rra Ci­vil, de to­dos los ajus­tes de cuen­tas in­ter­nos y de to­das las pur­gas sta­li­nia­nas), mos­tra­ban un ros­tro más ci­vi­li­za­do al adap­tar­se a la ten­den­cia de mo­da en­tre los co­mu­nis­tas eu­ro­peos, el eu­ro­co­mu­nis­mo, con­sis­ten­te en rom­per la­zos con Mos­cú, re­nun­ciar a la re­vo­lu­ción vio­len­ta y acep­tar mo­ver­se en el jue­go de­mo­crá­ti­co con­ven­cio­nal. To­do ese es­pec­tro po­lí­ti­co, por su­pues­to, era por com­ple­to ile­gal, co­mo lo era tam­bién la UMD, una unión mi­li­tar de­mo­crá­ti­ca crea­da por ca­si un cen­te­nar de oficiales del Ejér­ci­to que mi­ra­ban de reojo la Re­vo­lu­ción de los Cla­ve­les por­tu­gue­sa, aun­que en Es­pa­ña los úme­dos –así los lla­ma­ban– fue­ron muy re­pri­mi­dos y no lle­ga­ron a cua­jar. Ha­bía tam­bién un gru­pi­to de par­ti­dos mi­no­ri­ta­rios mo­de­ra­dos, con mu­cha va­rie­dad ideo­ló­gi­ca, que iban des­de lo li­be­ral a la de­mo­cra­cia cris­tia­na, li­de­ra­dos por fu­la­nos de cier­to pres­ti­gio: en su ma­yor par­te gen­te del ré­gi­men, cons­cien­te de que el ne­go­cio se aca­ba­ba y era ne­ce­sa­rio si­tuar­se an­te lo que ve­nía. In­clu­so la Igle­sia ca­tó­li­ca, siem­pre aten­ta al cur­so prác­ti­co de la vi­da, po­nía una ve­la al pa­sa­do y otra al futuro a tra­vés de obis­pos pro­gres que le can­ta­ban in­có­mo­das ver­da­des al Ré­gi­men. Y to­dos ellos, o sea, ese con­jun­to va­ria­do que iba des­de ase­si­nos sin es­crú­pu­los has­ta tí­mi­dos aper­tu­ris­tas, des­de opor­tu­nis­tas re­ci­cla­dos has­ta au­tén­ti­cos lu­cha­do­res por la li­ber­tad, cons­ti­tuía ya, a prin­ci­pios de los años 70, un for­mi­da­ble fren­te que no es­ta­ba coor­di­na­do en­tre sí, pe­ro de­ja­ba cla­ro que el fran­quis­mo se iba al ca­ra­jo; mien­tras el fran­quis­mo, en vez de asu­mir lo evi­den­te, se en­ro­ca­ba en más re­pre­sión y vio­len­cia. Pa­ra el Bún­ker, ca­da pa­so li­be­ra­li­za­dor era una trai­ción a la pa­tria. Los uni­ver­si­ta­rios co­rrían an­te los gri­ses, se eje­cu­ta­ban sen­ten­cias de muer­te, y gru­pos te­rro­ris­tas de ex­tre­ma de­re­cha –Gue­rri­lle­ros de Cris­to Rey y otros ani­ma­les–, ac­tuan­do im­pu­nes ba­jo el pa­ra­guas del ejér­ci­to y la po­li­cía, se en­car­ga­ban de una vio­len­ta re­pre­sión

ETA ha­bía em­pe­za­do a ma­tar, y po­qui­to a po­co, sin com­ple­jos, le iba co­gien­do el gus­to al ti­ro en la nu­ca

pa­ra­mi­li­tar con pa­li­zas y ase­si­na­tos. Pe­ro Fran­co, ya abue­lo to­tal, es­ta­ba pa­ra echar­lo a los ti­gres, y la pre­sión de los ul­tras re­cla­ma­ba una mano du­ra que con­ser­va­ra su es­ti­lo. De ma­ne­ra que en 1973, con­ser­van­do pa­ra sí la je­fa­tu­ra del Estado, el de­cré­pi­to Cau­di­llo pu­so el go­bierno en ma­nos de su hom­bre de con­fian­za, el al­mi­ran­te Ca­rre­ro Blan­co, ni­ño bo­ni­to de las fuer­zas ul­tras. Pe­ro a Ca­rre­ro, ETA le pu­so una bom­ba. Pum­ba. An­ge­li­tos al cie­lo. Y el fran­quis­mo se en­con­tró ago­ni­zan­te, des­com­pues­to y sin no­vio. [Con­ti­nua­rá].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.