La me­ta es el ol­vi­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

me dis­pon­go a pre­pa­rar es­te ve­rano una an­to­lo­gía de la obra de la bar­ce­lo­ne­sa Eli­sa­beth Mul­der (19041987), cu­ya som­bra lle­vo per­si­guien­do mu­chos años. A Eli­sa­beth Mul­der la des­cu­brí hace ya vein­te años, mien­tras bu­cea­ba en la pe­ri­pe­cia bio­grá­fi­ca de otra es­cri­to­ra de su ge­ne­ra­ción, Ana Ma­ría Mar­tí­nez Sa­gi, a quien de­di­qué mi no­ve­la Las es­qui­nas del ai­re. Aun­que por en­ton­ces Eli­sa­beth Mul­der lle­va­ba po­co más de diez años muer­ta, pu­de ad­ver­tir que era una es­cri­to­ra ca­si por com­ple­to ol­vi­da­da. Aquel ol­vi­do, dis­fra­za­do a ve­ces de con­des­cen­den­cia, a ve­ces de des­dén, se me an­to­jó muy la­men­ta­ble, pues lo cier­to es que Eli­sa­beth Mul­der es una es­cri­to­ra ex­tra­or­di­na­ria, con no­ve­las y cuen­tos que me­re­cen fi­gu­rar en­tre lo más gra­na­do de la li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la de su tiem­po. Des­de en­ton­ces he tra­ta­do de reivin­di­car la fi­gu­ra de Eli­sa­beth Mul­der, siem­pre en vano. En Las es­qui­nas del ai­re le con­ce­dí gran pro­ta­go­nis­mo, des­gra­né los hi­tos de su vi­da y obra y has­ta re­pro­du­je al­gu­nos de sus re­tra­tos más su­ges­ti­vos (era una mu­jer de gran be­lle­za y mis­te­rio). Y lue­go, en di­ver­sas oca­sio­nes, le he de­di­ca­do ar­tícu­los en­co­miás­ti­cos que han caí­do co­mo pie­dras en un es­tan­que lleno de lo­do, sin que na­die re­pa­ra­se en ellos. Siem­pre me ha re­sul­ta­do in­com­pren­si­ble el des­dén que es­ta es­cri­to­ra ha co­se­cha­do en­tre los fa­tuos es­tu­dio­sos, que no la han que­ri­do in­cluir en sus pa­no­ra­mas so­bre la li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la del si­glo XX y en cam­bio han ja­lea­do a es­cri­to­res in­fi­ni­ta­men­te me­nos va­lio­sos; y tam­bién me ha des­con­cer­ta­do la in­gra­ti­tud de sus pai­sa­nos, que no le han de­di­ca­do ni un mí­se­ro ca­lle­jón en Bar­ce­lo­na. Ima­gino que a es­ta cal­cu­la­da y me­tó­di­ca pre­te­ri­ción ha­ya con­tri­bui­do que Eli­sa­beth Mul­der es­cri­bie­se siem­pre en es­pa­ñol; tam­bién que ja­más ma­ni­fes­ta­se ad­he­sio­nes po­lí­ti­cas que aho­ra pu­die­ran fa­vo­re­cer reivin­di­ca­cio­nes sec­ta­rias; y, des­de lue­go, que ja­más se adap­ta­se a las mo­das im­pe­ran­tes en su épo­ca, des­de­ñan­do por igual los tre­men­dis­mos ru­ra­li­zan­tes y los exis­ten­cia­lis­mos de me­dio pe­lo que prac­ti­ca­ron los es­cri­to­res de su ge­ne­ra­ción. Eli­sa­beth Mul­der es, por el con­tra­rio, una es­cri­to­ra de­li­ca­da y ele­gan­te, con una ca­pa­ci­dad de in­tros­pec­ción psi­co­ló­gi­ca fue­ra de lo co­mún y un fon­do atem­pe­ra­do de es­cep­ti­cis­mo que no en­ca­ja­ba con las efu­sio­nes car­pe­to­ve­tó­ni­cas que en su épo­ca de es­plen­dor se re­cla­ma­ban a un es­cri­tor de éxi­to; y tam­po­co con los as­pa­vien­tos ideo­ló­gi­cos que aho­ra se exi­ge a un es­cri­tor ol­vi­da­do pa­ra su rescate. Así que se que­dó atra­pa­da en una tie­rra de na­die que no hi­zo sino tra­gar­la a me­di­da que pa­sa­ban los años: pri­me­ro du­ran­te la úl­ti­ma eta­pa de su vi­da, en la que de­jó de pu­bli­car; y des­pués en los años pos­te­rio­res a su muer­te, en don­de ca­si na­die se preo­cu­pó de reivin­di­car­la. Has­ta que su nom­bre se con­vir­tió en una can­ción sin mú­si­ca, en una flor sin per­fu­me, en un pla­ne­ta sin sol. En es­tos días, he estado bus­can­do en las he­me­ro­te­cas de los prin­ci­pa­les pe­rió­di­cos de la épo­ca las co­la­bo­ra­cio­nes de Eli­sa­beth Mul­der, que fue­ron asi­duas du­ran­te ca­si tres dé­ca­das en La Van­guar­dia y al­go más es­po­rá­di­cas y gua­dia­nes­cas en ABC. Me ha im­pre­sio­na­do mu­cho des­cu­brir que a su muer­te no se pu­bli­ca­ron obi­tua­rios re­cor­dán­do­la, ni nin­guno de sus pre­sun­tos ami­gos le de­di­có nin­gún ar­tícu­lo en­co­miás­ti­co, ni se le tri­bu­ta­ron ho­me­na­jes, ni se re­cor­da­ron sus lo­gros. Aun­que ha­bía de­ja­do de pu­bli­car ca­si vein­te años atrás, per­ma­ne­ció has­ta su ve­jez ac­ti­va en la vi­da li­te­ra­ria, pro­nun­cian­do conferencias, par­ti­ci­pan­do en ter­tu­lias y ac­tos so­cia­les, aco­gien­do a mu­chos com­pa­ñe­ros que pa­sa­ban por es­tre­che­ces (ella, en cam­bio, siem­pre ha­bía lle­va­do una vi­da ra­zo­na­ble­men­te desaho­ga­da). Pe­ro, lle­ga­da la ho­ra de su muer­te, na­die tu­vo la de­li­ca­de­za de de­di­car­le unas pa­la­bras agra­de­ci­das, unas pa­la­bras afec­tuo­sas, unas pa­la­bras me­ra­men­te jus­tas. Arro­ja­ron so­bre ella pa­le­ta­das de si­len­cio, pa­ra en­te­rrar­la más con­cien­zu­da­men­te, pa­ra que su re­cuer­do se des­va­ne­cie­se más pron­to, pa­ra que su ol­vi­do fue­se más aplas­tan­te y efi­caz. Tal vez el re­cuer­do de Eli­sa­beth Mul­der los se­ña­la­se y abo­chor­na­se; tal vez, al evo­car­la, sus si­len­cia­do­res tu­vie­ran que en­fren­tar­se a sus cha­que­te­ris­mos in­fa­mes, a sus ser­vi­lis­mos ab­yec­tos, a su aplas­tan­te y ce­tri­na me­dio­cri­dad, que los em­pu­jó a ser

Eli­sa­beth Mul­der es una es­cri­to­ra de­li­ca­da y ele­gan­te, con una ca­pa­ci­dad de in­tros­pec­ción psi­co­ló­gi­ca fue­ra de lo co­mún

ab­ne­ga­da­men­te fran­quis­tas con Fran­co y arre­ba­ta­da­men­te de­mó­cra­tas con la de­mo­cra­cia, es­pa­ño­lis­tas y ca­ta­la­nis­tas, car­pe­to­ve­tó­ni­cos o cos­mo­po­li­tas se­gún dic­ta­sen las mo­das y las sub­ven­cio­nes. Y aque­lla Eli­sa­beth Mul­der, siem­pre quie­ta en su si­tio, de­la­ta­ba sus cam­ba­la­ches y com­po­nen­das. Aho­ra me pro­pon­go res­ca­tar­la del ol­vi­do, por­que lo merece mu­cho más que la chus­ma que la si­len­ció en la ho­ra de su muer­te. Fe­liz ve­rano a las tres o cua­tro lec­to­ras que to­da­vía me so­por­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.