'Con­tra­gol­pe'

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Da­vid Gis­tau www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

pe­ter Qui­llin es un bo­xea­dor nor­te­ame­ri­cano, des­cen­dien­te de cu­ba­nos, que por ello de­ci­dió adop­tar el apo­do de Kid Cho­co­la­te, co­mo el mí­ti­co Eli­gio Sar­di­ñas de El Ce­rro ha­ba­ne­ro. Na­ció en Grand Ra­pids (Mí­chi­gan), a tan só­lo dos ca­sas de la de Floyd May­weat­her. De he­cho, cuan­do Qui­llin se pro­cla­mó cam­peón mun­dial del pe­so me­dio, se di­jo que nun­ca en la his­to­ria ha­bía ocu­rri­do an­tes que dos pro­pie­ta­rios vi­gen­tes de cin­tu­ro­nes ocu­pa­ran vi­vien­das en la mis­ma man­za­na, tan cer­ca co­mo pa­ra pe­dir­se sal el uno al otro. Cuan­do lo­gró ser cam­peón, Qui­llin pa­re­ció co­ro­nar una his­to­ria de su­pera­ción pro­pia del bo­xeo. Di­jo que le gus­ta­ba sen­tir­se el ma­cho pro­vee­dor de la fa­mi­lia des­pués de que fra­ca­sa­ra en ese em­pe­ño un pa­dre que en­tra­ba y sa­lía de la cár­cel y que, en el apo­geo de su hi­jo, se hu­mi­lla­ba pa­ra re­ci­bir fa­jos de bi­lle­tes. Arre­gló las ca­sas de sus fa­mi­lia­res. Lle­nó de jo­yas a una ma­dre que ase­gu­ra­ba ha­ber sido la pri­me­ra en de­tec­tar el ta­len­to del pú­gil cuan­do aún era ni­ño: «Us­te­des no sa­ben có­mo es­qui­va­ba mis gol­pes cuan­do in­ten­ta­ba pe­gar­le en la co­ci­na». Fue en­ton­ces cuan­do Qui­llin, fla­man­te cam­peón mun­dial, hi­zo al­go ex­tra­ño que arrui­nó su ca­rre­ra. Una de las cir­cuns­tan­cias más po­lé­mi­cas del bo­xeo es la elec­ción de ri­va­les con los que de­ben cru­zar­se los cam­peo­nes. És­tos, que ocu­pan una po­si­ción do­mi­nan­te en la elec­ción, so­bre to­do cuan­do los lle­va un pro­mo­tor ca­paz de ma­nio­brar en la os­cu­ri­dad, a me­nu­do es­qui­van a los can­di­da­tos más pe­li­gro­sos pa­ra ga­ran­ti­zar­se unas cuan­tas bol­sas aña­di­das y, de al­gu­na for­ma, de­mo­ran pe­leas es­pe­ra­das por to­dos y en­vi­le­cen el ne­go­cio con una sen­sa­ción de frau­de al pú­bli­co. De los ac­tua­les, un bo­xea­dor te­mi­ble que ha su­fri­do ese nin­gu­neo es Go­lov­kin, a quien no han po­di­do re­le­gar du­ran­te más tiem­po los con­duc­to­res de la ca­rre­ra de Ca­ne­lo Ál­va­rez: su pe­lea ten­drá lu­gar es­te mes de sep­tiem­bre. Con tal de no cru­zar­se con al­guien, los pro­mo­to­res de los cam­peo­nes a ve­ces has­ta sa­can a un bo­xea­dor del cir­cui­to pa­gán­do­le, con­tra­tán­do­lo co­mo spa­rring y pro­me­tién­do­le apo­yo pos­te­rior si de­ja que la ca­rre­ra del cam­peón apu­re unas cuan­tas pe­leas me­no­res más. Se cuen­ta que Ós­car de la Ho­ya pa­gó un mi­llón de dó­la­res a Ro­man Kar­ma­zin por­que se sen­tía in­ca­paz de ga­nar­le: lo tu­vo con él en su gim­na­sio, co­mo miem­bro de su equi­po, y lue­go arre­gló que fue­ra cam­peón, una vez que él se ha­bía re­ti­ra­do. El ca­so de Pe­ter Qui­llin, el mo­ti­vo por el que des­hon­ró el apo­do de Kid Cho­co­la­te, fue pa­re­ci­do a to­do es­to, pe­ro peor: por pri­me­ra vez, un cam­peón acep­tó di­ne­ro pa­ra no de­fen­der su tí­tu­lo y de­jar­lo de­sier­to. El in­tri­gan­te que lo arre­gló fue Al Hay­mon, un pro­mo­tor de pé­si­ma repu­tación pe­ro con mu­cho po­der que ape­nas ha per­mi­ti­do que lo fo­to­gra­fíen mien­tras otros, co­mo Don King, ha­cían el show y se que­da­ban con la fa­ma gans­te­ril. Al Hay­mon pa­gó a Qui­llin pa­ra que hi­cie­ra al­go in­con­ce­bi­ble en un bo­xea­dor con am­bi­ción jus­to cuan­do se co­ro­na cam­peón: apar­tar­se, de­jar va­cíos de con­te­ni­do sus me­jo­res años en pri­me­ra fi­la de exposición, re­nun­ciar a la glo­ria y a las bol­sas. Al­guien pen­sa­rá que co­brar di­ne­ro por no re­ci­bir gol­pes es me­jor que co­brar di­ne­ro por re­ci­bir­los. Quien pien­se eso no co­no­ce el al­ma de un bo­xea­dor ni po­drá en­ten­der la trai­ción al des­tino y a los do­nes con­ce­di­dos que co­me­tió Qui­llin. En al­gún mo­men­to, Qui­llin fue cons­cien­te de to­das las pá­gi­nas de glo­ria que se ha­bía de­ja­do sin pro­ta­go­ni­zar e in­ten­tó vol­ver. Ya no lo ha­cía co­mo cam­peón. Y, ade­más, una vez que se ba­jó de la ola, ha­bía per­di­do el swing. Co­mo el ma­rino de Mis­hi­ma, que ha­bía per­di­do la gra­cia del mar. La úl­ti­ma vez que fue vis­to so­bre un ring, en Brooklyn, aguan­tó ape­nas un mi­nu­to la pa­li­za pro­pi­na­da por Danny Ja­cobs: Qui­llin acep­tó que el ár­bi­tro le pa­ra­ra el com­ba­te con una de las mi­ra­das de mie­do más ex­pre­si­vas que ja­más vi en un bo­xea­dor. Es­ta his­to­ria de Qui­llin for­ma par­te de las ex­tra­or­di­na­rias tres que cuen­ta un do­cu­men­tal de Netflix di­ri­gi­do por Jay Bul­ger, Con­tra­gol­pe, que na­die que ame es­te de­por­te pue­de de­jar de ver.

Qui­llin hi­zo al­go in­con­ce­bi­ble en un bo­xea­dor con am­bi­ción jus­to cuan­do se co­ro­na cam­peón: apar­tar­se, re­nun­ciar a la glo­ria y a las bol­sas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.