¿Qué fue de los hi­jos de los je­rar­cas na­zis?

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR JOSÉ SE­GO­VIA

Des­cien­den de je­rar­cas na­zis, res­pon­sa­bles de la muer­te de mi­llo­nes de per­so­nas. ¿Có­mo han car­ga­do con el pe­so de ape­lli­dar­se Himm­ler, Gö­ring, Men­ge­le, Hess, Bor­mann...? Al­gu­nos son fi­lo­na­zis, otros se han es­te­ri­li­za­do. Un nue­vo li­bro re­cons­tru­ye sus tra­yec­to­rias.

SUS PA­DRES CO­LA­BO­RA­RON EN LA PUES­TA EN MAR­CHA DE LA SO­LU­CIÓN FI­NAL Y APO­YA­RON LA PO­LÍ­TI­CA EX­PAN­SIO­NIS­TA DE ADOLF HITLER, QUE DESEM­BO­CÓ EN EL ES­TA­LLI­DO DE UNA GUE­RRA MUN­DIAL QUE CAU­SÓ LA MUER­TE A SE­SEN­TA MI­LLO­NES DE PER­SO­NAS. ELLOS SON LOS HI­JOS de­los je­rar­cas del Ter­cer Reich. Pe­ro ¿có­mo so­bre­vi­vie­ron a un pa­sa­do fa­mi­liar tan ho­rro­ro­so? Los que to­da­vía vi­ven ¿se sien­ten res­pon­sa­bles de los ac­tos co­me­ti­dos por sus pa­dres? Hay quien pien­sa que, cuan­do al­guien re­ci­be una he­ren­cia tan si­nies­tra, le ter­mi­na in­flu­yen­do de al­gu­na ma­ne­ra, aun­que lo jus­to es ad­mi­tir que los des­cen­dien­tes no de­ben ser res­pon­sa­bi­li­za­dos por los pe­ca­dos de sus pro­ge­ni­to­res. En su li­bro Hi­jos de na­zis (La Es­fe­ra de los Li­bros), la fran­ce­sa Ta­nia Cras­nians­ki cuen­ta la his­to­ria de esos ni­ños y sus reacciones cuan­do des­cu­brie­ron el os­cu­ro pa­sa­do de sus fa­mi­lias. Al­gu­nos de ellos lo­gra­ron apar­tar­se con fir­me­za de aque­lla he­ren­cia, co­mo Bet­ti­na Gö­ring, so­bri­na nie­ta de Her­mann Gö­ring,

Reichs­mars­chall del Ter­cer Reich y man­da­más de la Luft­waf­fe, que de­ci­dió es­te­ri­li­zar­se a los trein­ta años pa­ra in­te­rrum­pir el li­na­je y no en­gen­drar a otro Gö­ring. Rolf Men­ge­le, hi­jo del Án­gel de la Muer­te, el si­nies­tro doc­tor Men­ge­le, no cree que los ge­nes pue­dan trans­mi­tir la cruel­dad co­mo he­ren­cia. Pe­ro re­co­no­ce el te­rri­ble pe­so que su­po­ne lle­var el ape­lli­do de un pa­dre que so­me­tió a pre­sos ju­díos de Ausch­witz a los más atro­ces ex­pe­ri­men­tos mé­di­cos. «Con el pro­pó­si­to de ter­mi­nar pa­ra siem­pre con su pa­sa­do, y por el bien de sus hi­jos, de­ci­dió cam­biar­se el ape­lli­do. En los años ochen­ta adop­tó el de su es­po­sa y se ins­ta­ló co­mo abo­ga­do en Mú­nich», cuen­ta Cras­nians­ki. Los seis hi­jos que tu­vie­ron Mag­da y Jo­seph Goeb­bels no tu­vie­ron opor­tu­ni­dad de en­fren­tar­se a su he­ren­cia na­zi. To­dos fue­ron

Rolf Men­ge­le, hi­jo del Án­gel de la Muer­te, de­ci­dió cam­biar­se el ape­lli­do por el bien de sus hi­jos

en­ve­ne­na­dos por or­den de sus pa­dres po­co an­tes de la caí­da del Ter­cer Reich. El úni­co que so­bre­vi­vió fue Ha­rald Quandt, el hi­jo que tu­vo la mu­jer de Goeb­bels con su pri­mer ma­ri­do, Günt­her Quandt. Años des­pués, Ha­rald tu­vo una hi­ja (nie­ta de Mag­da Goeb­bels) que se con­vir­tió al ju­daís­mo con vein­ti­cua­tro años. El hi­jo de Mag­da so­bre­vi­vió a la gue­rra y tra­ba­jó pa­ra re­cons­truir los ne­go­cios de la fa­mi­lia, que si­gue sien­do la prin­ci­pal ac­cio­nis­ta de BMW.

ADORAR AL PA­DRE. En su li­bro, Cras­nians­ki evi­ta juz­gar a los hi­jos de los al­tos je­rar­cas na­zis. «Es in­jus­to con­si­de­rar­los res­pon­sa­bles de he­chos que no han co­me­ti­do, aun­que al­gu­nos de ellos no re­nie­guen en ab­so­lu­to de los ac­tos de sus pa­dres», se­ña­la la au­to­ra. Lo que sí ha he­cho esta abo­ga­da cri­mi­na­lis­ta es des­ve­lar có­mo se en­fren­ta­ron años des­pués a la du­ra reali­dad de sus fa­mi­lias, y el re­sul­ta­do es so­bre­co­ge­dor. Entre los que no se aver­güen­zan de sus pro­ge­ni­to­res se en­cuen­tran tres mu­je­res que nun­ca re­ne­ga­ron de su pa­sa­do: Ire­ne Ro­sen­berg, hi­ja de Al­fred Ro­sen­berg, mi­nis­tro de los Te­rri­to­rios Ru­sos Ocu­pa­dos; Gu­drum Himm­ler, hi­ja de Hein­rich Himm­ler, Reichs­füh­rer-ss; y Ed­da Gö­ring, hi­ja del co­man­dan­te en je­fe de la Luft­waf­fe. Las tres ado­ra­ban a sus pro­ge­ni­to­res y los de­fen­die­ron siem­pre. Du­ran­te to­da su vi­da, la hi­ja de Himm­ler ase­gu­ró que su pa­dre ha­bía si­do inocen­te de los car­gos que le impu­taban y que el tiem­po de­mos­tra­ría la in­jus­ti­cia que se ha­bía co­me­ti­do con él. Pe­ro si ella nun­ca tu­vo re­mor­di­mien­tos por la ac­ti­tud ase­si­na de su pro­ge­ni­tor, la so­bri­na nie­ta de Himm­ler, Ka­trin, su­frió tal sen­ti­mien­to de cul­pa que ter­mi­nó ca­sán­do­se con un des­cen­dien­te de una fa­mi­lia ju­día del gue­to de Var­so­via. Matt­hias Gö­ring, so­brino nie­to del

oron­do je­rar­ca na­zi, se con­vir­tió al ju­daís­mo a los cua­ren­ta años, aun­que afir­ma que su con­ver­sión no tu­vo na­da que ver con la ex­pia­ción de un pe­ca­do: «Exis­te una cul­pa es­pi­ri­tual en nues­tra fa­mi­lia, en la na­ción ale­ma­na, y es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad de­cla­rar­lo abier­ta­men­te», ma­ti­za Matt­hias Gö­ring. Otros no dan de­ma­sia­da im­por­tan­cia al ape­lli­do, aun­que no co­mul­guen con la ideo­lo­gía de sus pro­ge­ni­to­res. Co­mo el ca­so del ar­qui­tec­to Al­bert Speer Jr., hi­jo del tam­bién ar­qui­tec­to y mi­nis­tro de Ar­ma­men­to del Ter­cer Reich del mis­mo nom­bre. Otra hi­ja de Al­bert Speer, Hil­de Schramm (el ape­lli­do es el de su ma­ri­do), se dis­tin­guió por ayu­dar a las víc­ti­mas del an­ti­se­mi­tis­mo y por sus es­fuer­zos pa­ra que la gen­te no ol­vi­de el Ho­lo­caus­to, por lo que re­ci­bió el pre­mio Mo­ses Men­del­son de Ber­lín. El ar­queó­lo­go Ricardo Eich­mann,

hi­jo de Adolf Eich­mann, uno de los má­xi­mos res­pon­sa­bles de la So­lu­ción Fi­nal, re­nie­ga de la ideo­lo­gía de su pa­dre. Pe­ro cree que es inú­til huir del ape­lli­do: «Uno no pue­de es­ca­par de su pa­sa­do», afir­ma el me­nor de los cua­tro hi­jos va­ro­nes que tu­vo el je­rar­ca na­zi, el úni­co que na­ció en Ar­gen­ti­na. Mien­tras en Ale­ma­nia se co­rría un tu­pi­do ve­lo so­bre la gue­rra, los des­cen­dien­tes de al­gu­nos je­rar­cas na­zis han ras­trea­do e in­ves­ti­ga­do qué hi­cie­ron sus pa­dres du­ran­te esos te­rri­bles años: no les ha­bían con­ta­do las atro­ci­da­des que co­me­tie­ron en nom­bre del Füh­rer. Fue tras la de­rro­ta cuan­do la ma­yor par­te de ellos su­pie­ron el pa­pel que ha­bían ju­ga­do sus pro­ge­ni­to­res en el ré­gi­men na­zi. Du­ran­te la gue­rra eran de­ma­sia­do pe­que­ños pa­ra te­ner con­cien­cia de lo que es­ta­ba ocu­rrien­do. Al­gu­nos pa­sa­ron su in­fan­cia en cha­lés cons­trui­dos en torno al Berg­hof, la ca­sa de mon­ta­ña de Hitler. Los idí­li­cos ver­des pra­dos y las fi­gu­ras bo­rro­sas de sus pa­dres fue­ron los pri­me­ros re­cuer­dos de mu­chos de ellos. Con el pa­so del tiem­po des­cu­brie­ron los os­cu­ros se­cre­tos de sus fa­mi­lias.

Matt­hias Gö­ring, so­brino nie­to del co­man­dan­te de la Luft­waf­fe, se con­vir­tió al ju­daís­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.