Pa­ten­te de cor­so

Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXXXIX)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - por Ar­tu­ro Pérez-re­ver­te www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas Q [Con­ti­nua­rá].

to­do se aca­ba en la vi­da, y al fran­quis­mo aca­bó por sa­lir­le el nú­me­ro. Ase­si­na­do el al­mi­ran­te Ca­rre­ro Blan­co, que era la ga­ran­tía de con­ti­nui­dad del ré­gi­men, con Fran­co en­fer­mo, oc­to­ge­na­rio y ca­mino de Tria­na, y con las fuer­zas de­mo­crá­ti­cas ca­da vez más or­ga­ni­za­das y pre­sio­nan­do, la co­sa pa­re­cía cla­ra. El fran­quis­mo es­ta­ba rum­bo al des­gua­ce, pe­ro no li­qui­da­do, pues se de­fen­día co­mo ga­to pan­za arri­ba. Don Juan Carlos de Bor­bón, por en­ton­ces to­da­vía un apues­to jo­ven­zue­lo, ha­bía si­do de­sig­na­do su­ce­sor a tí­tu­lo de rey, y el Bún­ker y los mi­li­ta­res lo vi­gi­la­ban de cer­ca. Sin em­bar­go, los más listos las veían ve­nir. Entre los ve­te­ra­nos y pa­nia­gua­dos del ré­gi­men, no po­cos an­da­ban que­rien­do si­tuar­se de ca­ra al fu­tu­ro pe­ro man­te­nien­do los pri­vi­le­gios del pa­sa­do. Co­mo sue­le ocu­rrir, avis­pa­dos fran­quis­tas y fa­lan­gis­tas, vien­do de pron­to la luz, re­ne­ga­ban sin com­ple­jos de su pro­pia bio­gra­fía, pro­cla­mán­do­se de­mó­cra­tas de to­da la vi­da, mien­tras otros se atrin­che­ra­ban en su re­sis­ten­cia nu­man­ti­na a cual­quier cam­bio. La re­pre­sión po­li­cial se in­ten­si­fi­có, jun­to con el cie­rre de re­vis­tas y la ac­tua­ción de la más bur­da cen­su­ra. 1975 fue un an­nus ho­rri­bi­lis: vio­len­cia, mie­do y opro­bio. La cri­sis del Sáha­ra Oc­ci­den­tal (que aca­bó sien­do aban­do­na­do de ma­la y muy vergonzosa ma­ne­ra) aún com­pli­có más las co­sas: te­rro­ris­mo por un la­do, pre­sión de­mo­crá­ti­ca por otro, reac­ción con­ser­va­do­ra, bru­ta­li­dad ul­tra­de­re­chis­ta, mi­li­ta­res ner­vio­sos y ame­na­zan­tes, ru­mo­res de gol­pe de Es­ta­do, eje­cu­ción de cin­co an­ti­fran­quis­tas. El pa­no­ra­ma es­ta­ba re­vuel­to de na­ri­ces, y el tin­gla­do de la an­ti­gua far­sa ya no aguan­ta­ba ni con no­ve­nas a San­ta Ge­ma. Subió al fin el Cau­di­llo a los cie­los, o a don­de le to­ca­ra ir. Sus fu­ne­ra­les, sin em­bar­go, de­mos­tra­ron al­go que hoy se pre­ten­de ol­vi­dar: mu­chos mi­les de es­pa­ño­les des­fi­la­ron an­te la ca­pi­lla ar­dien­te o si­guie­ron por la te­le los fu­ne­ra­les con lá­gri­mas en los ojos, que no siem­pre eran de fe­li­ci­dad. De­mos­tran­do, con eso, que si Fran­co es­tu­vo cua­tro dé­ca­das ba­jo pa­lio no fue só­lo por te­ner un ejér­ci­to en pro­pie­dad y ce­bar ce­men­te­rios, sino por­que un sec­tor de la so­cie­dad es­pa­ño­la, aun­que cam­bian­te con los años, com­par­tió to­dos o par­te de sus pun­tos de vis­ta. Y es que en la Es­pa­ña de hoy, tan des­me­mo­ria­da pa­ra esa co­mo pa­ra otras co­sas, cuan­do mi­ra­mos atrás re­sul­ta –hay que jo­der­se– que to­do el mun­do era he­roi­ca­men­te an­ti­fran­quis­ta; aun­que, con 40 años de ré­gi­men entre pe­cho y es­pal­da y el dic­ta­dor muer­to en la ca­ma, no sa­len las cuen­tas (co­mo di­jo aquel fu­lano a la lo­co­mo­to­ra de tren que sol­tó va­por al lle­gar a la es­ta­ción de Ato­cha: «Esos hu­mos, en Des­pe­ña­pe­rros»). El ca­so, vol­vien­do a 1975, es que se fue el cai­mán. O sea, mu­rió Fran­co, Juan Carlos fue pro­cla­ma­do rey ju­ran­do man­te­ner in­tac­to el chi­rin­gui­to, y ahí fue don­de al fran­quis­mo más ran­cio le fa­lla­ron los cálcu­los, por­que –afor­tu­na­da­men­te pa­ra Es­pa­ña– el chi­co sa­lió un po­qui­to per­ju­ro. Ha­bía si­do bien edu­ca­do, con pre­cep­to­res que eran gen­te for­ma­da e in­te­li­gen­te, y que aún se man­te­nían cer­ca de él. A esas ex­ce­len­tes in­fluen­cias se de­bie­ron los bue­nos con­se­jos. Ha­bía que ele­gir entre per­pe­tuar el fran­quis­mo –ta­rea im­po­si­ble– con un ab­sur­do bar­niz de mo­der­ni­dad cos­mé­ti­ca que ya no po­día en­ga­ñar a na­die, o asu­mir la reali­dad. Y és­ta era que las fuer­zas de­mo­crá­ti­cas apre­ta­ban fuer­te en to­dos los te­rre­nos y que los es­pa­ño­les pe­dían li­ber­tad a gri­tos. Aque­llo ya no se con­tro­la­ba al vie­jo es­ti­lo de cár­cel y pa­re­dón. La opo­si­ción mo­de­ra­da exi­gía re­for­mas; y la iz­quier­da, que coor­di­na­ba es­fuer­zos de mo­do or­ga­ni­za­do y más o me­nos efi­caz, exi­gía rup­tu­ra. Ig­no­ro, en ver­dad, lo in­te­li­gen­te que po­día ser don Juan Carlos; pe­ro sus con­se­je­ros no te­nían un pe­lo de ton­tos. Era gen­te con vi­sión y ta­lla po­lí­ti­ca. En su opi­nión, en un país con se­cu­lar tra­di­ción de ca­sa de pu­tas co­mo Es­pa­ña (en reali­dad no era su opi­nión, sino la mía), es­pe­cia­lis­ta en des­tro­zar­se a sí mis­mo y con to­das las am­bi­cio­nes po­lí­ti­cas de nue­vo a pun­to de nie­ve, só­lo la mo­nar­quía juan­car­lis­ta te­nía au­to­ri­dad y le­gi­ti­mi­dad su­fi­cien­tes pa­ra di­ri­gir un pro­ce­so de de­mo­cra­ti­za­ción que no lia­ra otro

En 1975, el fran­quis­mo es­ta­ba rum­bo al des­gua­ce, pe­ro no li­qui­da­do, pues aún se de­fen­día co­mo ga­to pan­za arri­ba

des­pa­rra­me na­cio­nal. Y en­ton­ces se em­bar­ca­ron, entre 1976 y 1978, en una aven­tu­ra fan­tás­ti­ca, ca­so úni­co entre to­das las tran­si­cio­nes de re­gí­me­nes to­ta­li­ta­rios a de­mó­cra­tas en la His­to­ria. Nun­ca an­tes se ha­bía he­cho. De ese mo­do, aquel rey to­da­vía in­se­gu­ro y aque­llos con­se­je­ros in­te­li­gen­tes obra­ron el mi­la­gro de re­for­mar, des­de den­tro, lo que pa­re­cía irre­for­ma­ble. Iba a ser, na­da me­nos, el sui­ci­dio de un ré­gi­men y el na­ci­mien­to de la li­ber­tad. Y el mun­do asis­tió, asom­bra­do, a su­ce­sos que de nue­vo hi­cie­ron ad­mi­ra­ble a Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.