"Al­mo­dó­var me fe­li­ci­tó, me di­jo que oja­lá al­gún día tra­ba­je­mos jun­tos... ¡y yo me mo­rí!"

Ac­tor, 28 años. Na­cí en Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria, pe­ro me crie en Vi­la­ri­ño (Pon­te­ve­dra). Ga­né un pre­mio Fe­roz por la web­se­rie 'Pa­qui­ta Sa­las'. Aho­ra es­toy en el Tea­tro Al­cá­zar (Madrid) con 'El prín­ci­pe y la co­ris­ta'.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella & Él -

Xl­se­ma­nal. ¿De dón­de sa­le ese nom­bre tan pe­cu­liar? Brays Efe. Brais es un nom­bre ga­lle­go, pe­ro en el Re­gis­tro de Ca­na­rias lo es­cri­bie­ron con 'y'. Y co­mo le co­gí ca­ri­ño al error, así se que­dó. Lo de Efe es por­que me ape­lli­do Fer­nán­dez. XL. Ha di­ri­gi­do tres cor­tos y dos obras de mi­ni­tea­tro. B.E. Es­cri­bo, di­ri­jo y tam­bién actúo, sí. Ya he he­cho ci­ne, te­le­vi­sión y tea­tro. XL. Y se dio a co­no­cer pro­ta­go­ni­zan­do la se­rie Pa­qui­ta Sa­las… B.E. Em­pe­zó co­mo una bro­ma que col­ga­mos unos ami­gos en Ins­ta­gram y ter­mi­nó sien­do una mi­ni­se­rie pa­ra Floo­xer (Atres­me­dia) que tu­vo bas­tan­te éxi­to. Es una co­me­dia on-li­ne. XL. Que ga­nó tres pre­mios Fe­roz. B.E. ¡Fí­ja­te! Fue una noche muy lo­ca, to­do fue muy ines­pe­ra­do y su­rrea­lis­ta. XL. Pa­ra in­ter­pre­tar a Pa­qui­ta Sa­las –una re­pre­sen­tan­te de ac­to­res, de 50 años– se ti­ñe de ru­bio, se de­pi­la, se po­ne ta­co­nes… ¿y di­ce que se ins­pi­ró en Te­re­lu Cam­pos? B.E. Sí, Pa­qui­ta es una mu­jer en­lo­que­ci­da

con un pun­to de ter­nu­ra y atra­pa­da en el look de los años no­ven­ta. Es un hí­bri­do entre Te­re­lu y Mi­la Xi­mé­nez, a las que ado­ro [ríe]. Pa­ra dar vi­da a Pa­qui­ta, fui a la pe­lu­que­ría con una fo­to de Te­re­lu. Pe­dí que me pei­na­ran co­mo a ella. XL. Y to­do con un pun­to kitsch. B.E. Sí; nos fi­ja­mos mu­cho en la cul­tu­ra reality, en la cul­tu­ra Te­le­cin­co, por­que tie­nen una gran au­dien­cia. Lle­va­mos a la fic­ción el neo­rrea­lis­mo te­le­vi­si­vo. XL. Y, aho­ra, prín­ci­pe ado­les­cen­te… B.E. Es mi ter­ce­ra obra de tea­tro, pe­ro la más se­ria. En El prín­ci­pe y la co­ris­ta ha­go de Ni­co­lás VII, rey de Car­pa­tia: un ado­les­cen­te en­fa­da­do por­que no le gus­ta la reali­dad po­lí­ti­ca de su país. Soy un prín­ci­pe po­de­mi­ta que pa­ta­lea y to­ca las na­ri­ces a to­do lo es­ta­ble­ci­do, pe­ro aún con muy po­co po­der. ¡Muy ac­tual! XL. Di­cen que Al­mo­dó­var le ti­ró los te­jos. B.E. ¡Ah! [Ríe]. Yo es­ta­ba en la úl­ti­ma ga­la de los Go­ya re­trans­mi­tien­do el backstage pa­ra una ca­de­na y se me acer­có, me aga­rró del hombro, me dio la en­ho­ra­bue­na. Fue tan im­pac­tan­te que no re­cuer­do bien qué me di­jo. Me fe­li­ci­tó por los Fe­roz, me di­jo que le ha­bía gus­ta­do mu­cho y que oja­lá tra­ba­je­mos jun­tos al­gún día. ¡Y yo me mo­rí! XL. Ha di­cho: «No he vis­to nun­ca Pretty wo­man». ¿Us­ted en qué pla­ne­ta vi­ve? B.E. [Ríe]. Es que no me gus­ta ver pe­lí­cu­las en la te­le, so­lo en el ci­ne; y, por edad, no me pi­lló. Tam­po­co he ido nun­ca a Ikea –pre­fie­ro el mue­ble só­li­do– ni nun­ca com­pré lotería. Es­tas co­sas me ale­jan un po­co de la lo­cu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.