As­tro­no­mía.

¿Hay vi­da en otras ga­la­xias? ¿Có­mo ocu­rrió el Big Bang y qué pa­só des­pués? El te­les­co­pio Ja­mes Webb, el más am­bi­cio­so cons­trui­do has­ta hoy, per­mi­ti­rá vol­ver la vis­ta atrás has­ta el ori­gen mis­mo del uni­ver­so. Se­rá lan­za­do en 2018.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR DA­NIEL MÉN­DEZ

¿Hay vi­da en otras ga­la­xias? ¿Có­mo ocu­rrió el Big Bang? El te­les­co­pio Ja­mes Webb, el más am­bi­cio­so ja­más cons­trui­do, per­mi­ti­rá vol­ver la vis­ta atrás has­ta el ori­gen mis­mo del uni­ver­so.

Me­nu­do ve­ra­ni­to le es­pe­ra al te­les­co­pio Ja­mes Webb. Me­nos mal que, pe­se al nom­bre hu­ma­ni­za­do (un ho­me­na­je a un re­nom­bra­do di­rec­tor de la NASA, fi­gu­ra cla­ve en la ges­ta­ción del pro­yec­to Apo­lo), las má­qui­nas ni sien­ten ni pa­de­cen. POR­QUE MIEN­TRAS TAN­TOS de no­so­tros dis­fru­ta­mos del sol y las pla­yas, es­te gi­gan­tes­co te­les­co­pio lle­va días en­ce­rra­do en una in­men­sa cá­ma­ra es­tan­ca del John­son Spa­ce Center, en Hous­ton (Te­xas), so­me­ti­do a una tem­pe­ra­tu­ra ex­tre­ma: -262 ºc. Allí per­ma­ne­ce­rá 93 días, has­ta que se com­prue­be que tan­to los es­pe­jos de esta gran es­truc­tu­ra co­mo sus so­fis­ti­ca­dos dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos so­por­tan tem­pe­ra­tu­ras si­mi­la­res a las que se dan en el que se­rá su ‘há­bi­tat na­tu­ral’: el es­pa­cio.

¿HAY VI­DA AHÍ FUE­RA? El Webb es­tá lla­ma­do a sus­ti­tuir al te­les­co­pio es­pa­cial Hub­ble, que, con 26 años en ór­bi­ta, se es­tá acer­can­do a la edad de ju­bi­la­ción: en 2021 de­ja­rá de fun­cio­nar. Pe­ro an­tes de dar el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da al Webb –se­rá el te­les­co­pio es­pa­cial más gran­de ja­más cons­trui­do–, hay que ase­gu­rar­se de te­ner to­dos los ca­bos bien ata­dos: el mar­gen de error es nu­lo. Si el Hub­ble se mue­ve en una ór­bi­ta 'cer­ca­na' a la Tie­rra –a 568 ki­ló­me­tros de al­ti­tud–, el Webb se si­tua­rá a 1,5 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros de la Tie­rra, en el lla­ma­do L2, o La­gran­ge 2, don­de las gra­ve­da­des de la Tie­rra y el Sol lo­gran un equi­li­brio que man­tie­ne los ob­je­tos en la mis­ma po­si­ción apro­xi­ma­da, una lo­ca­li­za­ción bue­na y se­gu­ra pa­ra el Webb. En cual­quier ca­so, si al­go fa­lla­ba en el Hub­ble –y al­gu­na vez ocu­rrió– un trans­bor­da­dor es­pa­cial po­día lle­var a un equi­po de ‘ma­ni­tas’ a re­pa­rar­lo. Con el Webb se­rá in­via­ble. Des­de allí, des­de L2, es­tá lla­ma­do a re­vo­lu­cio­nar nues­tros co­no­ci­mien­tos as­tro­nó­mi­cos. Do­ta­do de 18 es­pe­jos he­xa­go­na­les en­sam­bla­dos co­mo si for­ma­sen un pa­nal, el Webb fun­cio­na­rá co­mo una in­men­sa má­qui­na del tiem­po: cap­ta­rá la luz in­fra­rro­ja de las pri­me­ras ga­la­xias for­ma­das ha­ce mi­les de mi­llo­nes de años. Aun­que sue­ne a cien­cia fic­ción, es re­la­ti­va­men­te sen­ci­llo: la luz tar­da en via­jar por el es­pa­cio. A la luz de la Lu­na le lle­va 1,3 se­gun­dos re­co­rrer los 390.000 ki­ló­me­tros que la se­pa­ran de la Tie­rra. La luz del Sol –a 150 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros de no­so­tros– tar­da 500 se­gun­dos. Y eso que es­tas son dis­tan­cias cor­tas: la ga­la­xia más cer­ca­na es An­dró­me­da y es­tá a unos dos mi­llo­nes y me­dio de años luz de no­so­tros. Si un dis­po­si­ti­vo cap­ta­ra su luz hoy, ve­ría có­mo era ha­ce 2,5 mi­llo­nes de años... El Webb per­mi­ti­rá en­ten­der así có­mo se for­ma­ron es­tas ga­la­xias, y las es­tre­llas que las ‘ha­bi­tan’ y los sis­te­mas so­la­res que sur­gie­ron en torno a ellas. Bus­ca­rá tam­bién res­tos de va­por de

El te­les­co­pio Webb es sie­te ve­ces más gran­de que el Hub­ble y tie­ne una po­ten­cia 100 ve­ces su­pe­rior

agua y otros quí­mi­cos en los pla­ne­tas que exis­ten más allá de nues­tro sis­te­ma so­lar (esos exo­pla­ne­tas que, gra­cias al Hub­ble, sa­be­mos aho­ra que se cuen­tan por mi­les). Así per­mi­ti­rá ana­li­zar si al­guno de ellos pu­do –o po­dría– al­ber­gar vi­da. Pe­ro su vi­sión in­fra­rro­ja per­mi­ti­rá co­no­cer tam­bién da­tos de nues­tro pro­pio sis­te­ma so­lar: ¿có­mo son las es­ta­cio­nes en Ti­tán, la lu­na de Sa­turno? ¿Có­mo sur­gen las au­ro­ras de Urano? ¿Pue­de ha­ber mo­lé­cu­las or­gá­ni­cas en Urano o Nep­tuno?

UNA PIS­TA DE TE­NIS. Si el Hub­ble ya su­pu­so un pa­so sin pre­ce­den­tes en nues­tro co­no­ci­mien­to del uni­ver­so, el nue­vo te­les­co­pio –sie­te ve­ces más gran­de y con una po­ten­cia 100 ve­ces su­pe­rior– da­rá un sal­to (o va­rios) más allá. Eso sí, ha­brá que lo­grar an­tes lan­zar­lo al es­pa­cio. Un re­to tan gran­de que lle­va ya tres años de re­tra­so con res­pec­to a su fe­cha pre­vis­ta y que

El Webb bus­ca­rá tam­bién res­tos de va­por de agua y otros quí­mi­cos en pla­ne­tas que po­drían al­ber­gar vi­da

ha vis­to có­mo se mul­ti­pli­ca­ba su pre­su­pues­to ini­cial has­ta al­can­zar los 8700 mi­llo­nes de dó­la­res. Da­do su in­men­so ta­ma­ño, el Webb no pue­de des­pe­gar com­ple­ta­men­te mon­ta­do: a bor­do del Aria­ne 5, irá re­co­gi­do en el in­te­rior del cohe­te. A lo lar­go del via­je (un mes) sus dis­tin­tas par­tes se irán ex­ten­dien­do. Entre otros re­tos, los cien­tí­fi­cos de la NASA –con los de la ESA y la Agen­cia Es­pa­cial Ca­na­dien­se– han de­bi­do idear tam­bién una es­truc­tu­ra del ta­ma­ño de una can­cha de te­nis, que fun­cio­ne co­mo un es­cu­do tér­mi­co. Pa­ra evi­tar el ca­len­ta­mien­to por efec­to de la ra­dia­ción so­lar, es­te es­cu­do de cin­co ca­pas de un po­lí­me­ro lla­ma­do 'kap­tón' (uti­li­za­do en las man­tas tér­mi­cas) irá re­du­cien­do la tem­pe­ra­tu­ra [véa­se des­pie­ce de arri­ba]. En la ca­pa in­fe­rior, la que 'mi­ra' al Sol, la tem­pe­ra­tu­ra al­can­za­rá los 85 gra­dos cen­tí­gra­dos. En la más cer­ca­na al es­pe­jo ron­da­rá los -223. Las fi­nas ca­pas del es­cu­do tér­mi­co se irán ex­pan­dien­do tam­bién. Al mis­mo tiem­po los 18 he­xá­go­nos que com­po­nen

su es­pe­jo prin­ci­pal se irán co­lo­can­do en su po­si­ción de­fi­ni­ti­va a lo lar­go del via­je. Con una es­pe­ran­za de vi­da de entre 5 y 10 años –aun­que po­dría ter­mi­nar du­ran­do mu­cho más, co­mo el Hub­ble–, el Webb pro­por­cio­na­rá da­tos que arro­jen luz so­bre al­gu­nas de las gran­des pre­gun­tas que lle­va­mos si­glos plan­teán­do­nos. ¿Dón­de es­ta­mos en el uni­ver­so? ¿Es­ta­mos so­los o hay vi­da en otros lu­ga­res? ¿Có­mo ocu­rrió el Big Bang y qué pa­só jus­to des­pués?

NASA / MSFC / DA­VID HIGGINBOTHAM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.