Re­cuer­do aquel día. Yo es­ta­ba

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Correo - CAR­MEN GUI­NEA MAGAÑA. VILLALOBAR DE RIO­JA (LA RIO­JA)

En aque­llos días del se­cues­tro de Mi­guel Án­gel Blan­co, es­tá­ba­mos de vacaciones en un pue­ble­ci­to de Bur­gos. Ha­bía­mos aco­gi­do a un ni­ño bos­nio, que nos con­ta­ba a su ma­ne­ra la gue­rra de los Bal­ca­nes. De­cía que su ca­sa es­ta­ba bang… bang… por las ba­las. Aquel sá­ba­do to­ca­ba re­gre­so a ca­sa. Pu­si­mos la ra­dio del co­che y oí­mos no­ti­cias es­tre­me­ce­do­ras. Mi ma­dre no me de­ja­ba es­cu­char, de­cía: «¡Ay, Dios mío, va­mos a rezar!», y re­pe­tía la fra­se co­mo un man­tra. Yo, que con­du­cía, es­ta­ba a los su­ce­sos ra­dia­dos y a sor­tear aque­llas cur­vas in­fer­na­les. «Va­mos a rezar un pa­dre­nues­tro», de­cía de nue­vo la po­bre mu­jer, co­mo si no hu­bie­ra más so­lu­ción que aque­lla pa­ra ablan­dar el al­ma a aque­llos. «Es­pe­ra un po­co, lue­go, que sí, lue­go re­za­mos», de­cía yo. Mis pa­dre­nues­tros y ave­ma­rías no aflo­ra­ron por aque­llas ca­rre­te­ras. Al día si­guien­te fui­mos a la mul­ti­tu­di­na­ria ma­ni­fes­ta­ción. El ni­ño bos­nio iba de mi mano, le oí de­cir «bas­ta ya», qui­zá apren­dió

la fra­se de tan­to oír­la, qui­zá le vinieron re­cuer­dos de su ca­sa… Ca­da uno a su ma­ne­ra vi­vi­mos nues­tras emo­cio­nes aquel fa­tí­di­co día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.