Gra­cias, Lu Xiao­bo

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Cartas - LUIS ALBERTO RO­DRÍ­GUEZ ARRO­YO. SAN­TO TOMÁS DE LAS OLLAS (LEÓN)

Una au­sen­cia siem­pre due­le. Y más si es obli­ga­da. Y más que si es obli­ga­da, si es im­pues­ta. Las lí­neas rec­tas es lo que tie­nen, que en oca­sio­nes cur­san pa­ra­le­las al res­to, sin nun­ca to­car­se, ni tan si­quie­ra su­ge­rir­se. Pe­ro cuando se cru­zan con otra –tam­bién rec­ta– las más de las ve­ces sue­len ha­cer­lo de for­ma per­pen­di­cu­lar y fron­tal. So­lo en el me­jor de los ca­sos lo ha­cen an­gu­lar­men­te. Pe­ro cual­quier án­gu­lo, por po­co agu­do que sea, exi­ge una com­pe­ne­tra­ción en­tre am­bas rec­tas. A to­das lu­ces se co­no­ce que, sal­vo su aper­tu­ra a la eco­no­mía ca­pi­ta­lis­ta, las di­rec­tri­ces chi­nas son tan rec­tas co­mo lo fue­ron siem­pre. Tam­bién se sa­be que Liu Xiao­bo nun­ca per­mi­tió que re­tor­cie­ran su pen­sa­mien­to ni su éti­ca ni su li­ber­tad. Su lí­nea y la de su Go­bierno se cru­za­ron, sí, y lo hi­cie­ron ex­plo­si­va­men­te en la Car­ta 08. Allí, Liu pe­día de­mo­cra­cia. Y lo ha­cía por él y por los mi­llo­nes de chi­nos cu­yas rec­tas per­so­na­les a dia­rio se ven trun­ca­das. Chi­na op­tó por que la si­lla con el Pre­mio No­bel de la Paz de 2010 pa­re­cie­ra de­socu­pa­da, pe­ro el pen­sa­mien­to de Liu Xiao­bo se sen­tó en ella y lo hi­zo pa­ra siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.