Una re­li­gión an­tro­po­teís­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Juan Ma­nuel de Prada www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

en un ar­tícu­lo muy pers­pi­caz pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te en El Dia­rio Montañés, an­te el es­pec­tácu­lo de fe­roz ab­so­lu­tis­mo que se des­plie­ga en nues­tra épo­ca, En­ri­que Ál­va­rez año­ra­ba aque­llos tiem­pos re­cien­tes en los que nos que­já­ba­mos del re­la­ti­vis­mo. En reali­dad, aque­lla can­ti­ne­la de la «dic­ta­du­ra del re­la­ti­vis­mo» fue una acu­ña­ción po­co fi­na de Be­ne­dic­to XVI que mu­chos re­pe­tían co­mo lo­ri­tos (más o me­nos co­mo aho­ra re­pi­ten la ma­tra­ca de las «pe­ri­fe­rias»), por ali­nea­mien­to ca­mas­trón. Pe­ro aquel diag­nós­ti­co de Be­ne­dic­to XVI es­tu­vo siem­pre equi­vo­ca­do; pues a mu­chos los hi­zo creer que vi­vía­mos en una suer­te de so­cie­dad lí­qui­da, en la que to­das las for­mas de pen­sa­mien­to va­lían lo mis­mo y que, por lo tan­to, cual­quie­ra po­día as­pi­rar a ha­cer­se es­cu­char, aun­que fue­se ro­dea­da de un co­ro de vo­ces dis­cre­pan­tes, e in­clu­so (ri­sum te­nea­tis) a triun­far po­lí­ti­ca­men­te, me­dian­te un pro­ce­di­mien­to elec­to­ral. Pe­ro el ve­re­dic­to de Be­ne­dic­to XVI era can­do­ro­sa­men­te erró­neo. En­ton­ces, co­mo aho­ra, no vi­vía­mos en la dic­ta­du­ra del re­la­ti­vis­mo, sino en la dic­ta­du­ra de la de­mo­cra­cia en­ten­di­da co­mo re­li­gión an­tro­po­teís­ta. En uno de sus es­co­lios, Gó­mez Dá­vi­la ex­pli­ca es­te con­cep­to a la per­fec­ción: «La de­mo­cra­cia no es pro­ce­di­mien­to elec­to­ral, co­mo lo ima­gi­nan los ca­tó­li­cos cán­di­dos; ni ré­gi­men po­lí­ti­co, co­mo lo pen­só la bur­gue­sía he­ge­mó­ni­ca del si­glo XIX; ni es­truc­tu­ra so­cial, co­mo lo en­se­ña la doc­tri­na nor­te­ame­ri­ca­na; ni or­ga­ni­za­ción eco­nó­mi­ca, co­mo lo exi­ge la te­sis co­mu­nis­ta. La de­mo­cra­cia es una re­li­gión an­tro­po­teís­ta. Su prin­ci­pio es una op­ción de ca­rác­ter re­li­gio­so, un ac­to por el cual el hom­bre asu­me al hom­bre co­mo Dios». Es­ta re­li­gión an­tro­po­teís­ta to­le­ra creen­cias de to­da ín­do­le, siem­pre que no se atre­van a ro­zar (¡ni si­quie­ra a to­ser!) su meo­llo dog­má­ti­co; y, en su igualitarismo de hor­mi­gue­ro, per­mi­te que to­das val­gan exac­ta­men­te lo mis­mo: o sea, na­da. Es­ta re­li­gión an­tro­po­teís­ta pue­de, por ejem­plo, to­le­rar que un se­ñor crea en la re­su­rrec­ción de Cris­to, co­mo tam­bién to­le­ra que otro se­ñor crea que Pe­ter Par­ker, al su­frir el pi­co­ta­zo de una ara­ña, se con­vir­tió en Pe­ter Par­ker. Aho­ra bien, lo que es­ta re­li­gión no per­mi­ti­rá nun­ca, ni al se­ñor que cree en la re­su­rrec­ción de Cris­to ni al que cree en el con­ta­gio arác­ni­do de Pe­ter Par­ker, es que se atre­van a dis­cu­tir los dog­mas so­bre los que se asien­ta su cul­to an­tro­po­teís­ta. En­tre ta­les dog­mas se cuen­ta, por su­pues­to, la exal­ta­ción de la li­ber­tad se­xual po­li­mor­fa. En el ar­tícu­lo arri­ba ci­ta­do, En­ri­que Ál­va­rez lla­ma­ba la aten­ción so­bre la una­ni­mi­dad sin dis­cre­pan­cias con que nues­tros más di­ver­sos (y apa­ren­te­men­te en­fren­ta­dos) par­ti­dos po­lí­ti­cos «han par­ti­ci­pa­do, se han su­ma­do sin re­chis­tar, han per­di­do el cu­lo por apa­re­cer jun­to a la gran ban­de­ra iri­dis­cen­te». Y tam­bién se­ña­la­ba que es­te año la ce­le­bra­ción del Or­gu­llo Gay no ha ne­ce­si­ta­do com­ba­tir ni es­car­ne­cer a na­die, por­que ya no exis­te ins­tan­cia al­gu­na que se atre­va a po­ner ob­je­cio­nes a la li­ber­tad se­xual po­li­mor­fa, ni si­quie­ra la Igle­sia je­rár­qui­ca; que, le­jos de sa­lir a las ‘pe­ri­fe­rias’, es ca­da vez más su­mi­sa de la or­to­do­xia, más bus­co­na del ha­la­go del mun­do y el abri­go del po­der, más apol­tro­na­da e in­ca­paz de re­chis­tar a los dog­mas de la re­li­gión an­tro­po­teís­ta. A mí, des­de lue­go, me pa­re­ce com­pren­si­ble que la gen­te se mues­tre (o se fin­ja) or­gu­llo­sa de aca­tar los dog­mas de es­ta re­li­gión an­tro­po­teís­ta vi­gen­te; pues a la in­tem­pe­rie (aun­que sea con mi­tra) ha­ce mu­cho frío. Aun­que de­be­ría­mos pa­rar­nos a re­fle­xio­nar si la pro­cla­ma­ción exul­tan­te y un tan­to as­pa­ven­te­ra de ta­les dog­mas no es­con­de al­gu­na in­ten­ción avie­sa. Re­sul­ta su­ma­men­te ilu­mi­na­dor com­pro­bar, por ejem­plo, que el éxi­to apo­teó­si­co (ca­si ful­mi­nan­te) co­se­cha­do du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das por los mo­vi­mien­tos que re­cla­man ma­yo­res y más su­per­fe­ro­lí­ti­cos de­re­chos de bra­gue­ta dis­cu­rre si­mul­tá­neo al es­tre­pi­to­so fra­ca­so co­se­cha­do por los mo­vi­mien­tos que re­cla­man de­re­chos la­bo­ra­les. Re­sul­ta cu­rio­so que una cau­sa uni­ver­sal que afec­ta a la dig­ni­dad hu­ma­na (pues só­lo un tra­ba­jo pro­te­gi­do per­mi­te una vi­da dig­na) se ha­ya ero­sio­na­do tan­to, ad­mi­tien­do for­mas de con­tra­ta­ción au­tén­ti­ca­men­te es­cla­vis­tas, mien­tras cau­sas par­ti­cu­la­res

Ya no exis­te ins­tan­cia al­gu­na que se atre­va a po­ner ob­je­cio­nes a la li­ber­tad se­xual po­li­mor­fa, ni si­quie­ra la Igle­sia je­rár­qui­ca

que exal­tan las ale­grías de bra­gue­ta triun­fan de for­ma tan atur­di­do­ra. Y me pre­gun­to si la re­li­gión an­tro­po­teís­ta que di­vi­ni­za las cau­sas par­ti­cu­la­res de en­tre­pier­na no ha­brá en­con­tra­do, al fin, la fór­mu­la in­fa­li­ble pa­ra lo­grar que los hom­bres de­jen de lu­char por las cau­sas uni­ver­sa­les. Me pre­gun­to si es­ta re­li­gión an­tro­po­teís­ta, ba­jo la apa­rien­cia de di­vi­ni­zar al hom­bre, no es­ta­rá más bien tra­tan­do de ani­ma­li­zar­lo; o, co­mo di­ría Mar­cu­se, de cul­mi­nar su «desubli­ma­ción re­pre­si­va», exal­tan­do su ge­ni­ta­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.