Con el agua al cue­llo

Su man­sión en Ma­llor­ca ha lle­va­do a Bo­ris Bec­ker a la ban­ca­rro­ta. De­be más de tres mi­llo­nes de eu­ros. De­li­tos fis­ca­les, ti­bu­ro­nes fi­nan­cie­ros, ma­la sa­lud... El úl­ti­mo y tris­te ca­pí­tu­lo de la es­tre­lla del te­nis.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En Primer Plano - POR JOCHEN SIE­MENS Y JOHAN­NES RÖHRIG / FO­TO­GRA­FÍA: TOM STOCKHILL

UNA FO­TO LO RE­SU­ME TO­DO (ver pá­gi­na 33). Se to­mó en ma­yo de 2014: Lon­dres, una ga­la be­né­fi­ca, fa­mo­sos, al­fom­bra ro­ja. En la ima­gen, dos hom­bres: uno, Bo­ris Bec­ker, con el ros­tro ten­so; el otro, un lon­di­nen­se, John Caud­well, co­no­ci­do en los círcu­los fi­nan­cie­ros, que son­ríe co­mo un ti­bu­rón. Bec­ker es su pre­sa. Aque­llo pa­só ha­ce tres años. Ha­ce unas se­ma­nas, tam­bién en Lon­dres, una jue­za de­cla­ró a mis­ter Bo­ris Franz Bec­ker –su nom­bre com­ple­to– en ban­ca­rro­ta. Pre­via­men­te, el ban­co lon­di­nen­se Ar­buth­not, Lat­ham & Co., ha­bía de­nun­cia­do a Bec­ker por unas deu­das que lle­va­ba sin pa­gar des­de

2015: más de tres mi­llo­nes de eu­ros. La co­sa es se­ria. Una ca­tás­tro­fe fi­nan­cie­ra en to­da re­gla, por mu­cho que el pro­pio Bec­ker ase­gu­re que ni es «in­sol­ven­te» ni es­tá «en la rui­na» y ha­ya la­men­ta­do que la jue­za le ha­ya de­cla­ra­do en ban­ca­rro­ta sin co­no­cer su si­tua­ción fi­nan­cie­ra real. Aque­lla fo­to de 2014 y la re­cien­te sen­ten­cia es­tán re­la­cio­na­das. Es po­si­ble que, por en­ton­ces, Bec­ker pen­sa­ra que John Caud­well era su ami­go, uno de esos a los que re­cu­rres cuando tie­nes un pro­ble­ma gra­ve. Y Bec­ker lo te­nía: su fin­ca en Ma­llor­ca iba a sa­lir a subas­ta ju­di­cial si no pa­ga­ba in­me­dia­ta­men­te las fac­tu­ras pre­sen­ta­das por la em­pre­sa de re­for­mas. Po­de­mos ima­gi­nar­nos la con­ver­sa­ción que am­bos hom­bres man­tu­vie­ron aque­lla no­che: «¿Cuán­to ne­ce­si­tas?», pu­do ha­ber­le pre­gun­ta­do Caud­well. «Bueno, no sé… ¿dos mi­llo­nes?». «Te los doy, pe­ro que que­de en­tre no­so­tros. Oye, y Lilly es­tá es­tu­pen­da es­ta no­che…».

UNA ES­CE­NA ASÍ NO HA­BRÍA SI­DO EX­TRA­ÑA PA­RA BEC­KER Des­de que ga­nó Wim­ble­don con 17 años, le em­pe­za­ron a lle­gar mi­llo­nes, pe­ro tam­bién a sa­lir... A ve­ces, no te­nía ni idea de quién pa­ga­ba los bi­lle­tes de avión o los ho­te­les de lu­jo, po­día ser un pa­tro­ci­na­dor o una fe­de­ra­ción de te­nis. ¿Pa­gar la re­pa­ra­ción de unos mu­ros en Ma­llor­ca? Ya se ha­rá, no hay pri­sa. Pe­ro na­die pa­gó. Po­cas se­ma­nas des­pués de aque­lla no­che en Lon­dres, el 24 de ju­nio de 2014, en el Re­gis­tro de la Pro­pie­dad de Ma­na­cor/ Ma­llor­ca se ins­cri­bía una hi­po­te­ca so­bre la «fin­ca nú­me­ro 14143» a nom­bre de John David Caud­well, de Lon­dres. Se­gún la do­cu­men­ta­ción, el mul­ti­mi­llo­na­rio pres­tó 2.111.651,97 eu­ros a la em­pre­sa Goat­brid­ge S. L., propietaria y ad­mi­nis­tra­do­ra de la fin­ca de Ar­tà, en Ma­llor­ca, con ga­ran­tía de la pro­pie­dad. ¿El due­ño de Goat­brid­ge?: Bo­ris Bec­ker. Co­mo ad­mi­nis­tra­dor de la em­pre­sa fi­gu­ra Wal­de­mar Klie­sing, su an­ti­guo fi­sio­te­ra­peu­ta. En los da­tos del re­gis­tro tam­bién fi­gu­ra cómo se ha­bían de re­par­tir los más de dos mi­llo­nes de eu­ros: 582.288,96 fue­ron al cons­truc­tor Melchor Mas­ca­ró, im­pul­sor de la subas­ta ju­di­cial, y 74.179,72 a un ase­sor fis­cal, mien­tras que otros 80.000 fue­ron a pa­rar, en con­cep­to de «ho­no­ra­rios», al ge­ne­ro­so be­ne­fac­tor lon­di­nen­se; es­to es, a Caud­well. Asi­mis­mo, el do­cu­men­to ofi­cial deja cons­tan­cia de que, qui­zá Bec­ker tam­bién ha­bría si­do al­go ne­gli­gen­te a la ho­ra de cum­plir con los im­pues­tos: el Fis­co se co­bró 138.000 eu­ros. Por lo tan­to, que­da­ban al­re­de­dor de 1,2 mi­llo­nes. De acuer­do con los da­tos que fi­gu­ran en el Re­gis­tro, el se­ñor Bec­ker hi­zo que se trans­fi­rie­ran a Lon­dres. El do­cu­men­to re­co­ge en un par de pá­rra­fos más ade­lan­te las con­di­cio­nes del prés­ta­mo. Se es­ta­ble­cía un in­te­rés del 25 por cien­to pa­ra el año de pla­zo de de­vo­lu­ción del cré­di­to. Si es­ta ci­fra fue­se la apli­ca­ble –la ins­crip­ción en el Re­gis­tro de la Pro­pie­dad no es un con­tra­to de prés­ta­mo–, Bec­ker ten­dría que pa­gar por esos 2,11 mi­llo­nes de eu­ros otros 527.912 en in­tere­ses. Pe­ro Bec­ker no es hom­bre que se pa­re a leer la le­tra pe­que­ña. En el año 2000 ya dio prue­ba de ello cuando le fir­mó a Sport­ga­te, una start-up, un aval de 1,5 mi­llo­nes de eu­ros en una ho­ja de pa­pel mien­tras es­ta­ba en el bar de

NO ES UN HOM­BRE QUE LEA LA LE­TRA PE­QUE­ÑA. EN 2000 FIR­MÓ CON UNA 'START-UP' UN AVAL DE 1,5 MI­LLO­NES EN UN BAR. LA EM­PRE­SA QUE­BRÓ PO­CO DES­PUÉS

un ho­tel. Sport­ga­te se de­cla­ró en sus­pen­sión de pa­gos po­co des­pués, pe­ro Bec­ker sa­lió bien li­bra­do del jui­cio; so­lo tu­vo que pa­gar una par­te de esa can­ti­dad. Pe­ro pa­re­ce que es­ta vez no va a ser tan fá­cil. El mul­ti­mi­llo­na­rio lon­di­nen­se de­ci­dió des­ha­cer­se del pa­ga­ré de Bec­ker an­tes del pla­zo acor­da­do de un año. En abril de 2015 le tras­pa­só la hi­po­te­ca al ban­co lon­di­nen­se Ar­buth­not, Lat­ham & Co., con ven­ci­mien­to el 4 de ju­nio de 2015 y con las mis­mas con­di­cio­nes. Bec­ker no sal­dó su deu­da en aque­lla fe­cha. Tam­po­co en ju­nio de 2016. El mon­tan­te de la deu­da ha ido as­cen­dien­do y ya al­can­za los 4.056.129,45 eu­ros. Si des­pués de es­te pa­lo Bec­ker es­tá en ban­ca­rro­ta, se sa­brá pron­to. La sen­ten­cia lo obli­ga a de­cla­rar to­das sus pro­pie­da­des, si es que le que­da al­gu­na. Su lis­ta de jui­cios por im­pa­gos es lar­ga. In­clu­so el pá­rro­co que ofi­ció su bo­da con Lilly, en St. Mo­ritz en 2009, tu­vo que reclamarle sus ho­no­ra­rios. Y en 2011 Mer­ce­des, su so­cio pu­bli­ci­ta­rio, le exi­gió 2288 eu­ros acu­mu­la­dos en mul­tas por es­ta­cio­na­mien­to in­de­bi­do. Tres años más tar­de, la em­pre­sa au­to­mo­vi­lís­ti­ca se des­vin­cu­ló del an­ti­guo ído­lo del de­por­te. ¿Pá­rro­cos? ¿Mul­tas? Mi­nu­cias qui­zá. Pe­ro el asun­to de las fac­tu­ras im­pa­ga­das de su fin­ca en Ma­llor­ca po­ne en evi­den­cia las es­tre­che­ces eco­nó­mi­cas en las que Bec­ker se en­cuen­tra. ¿Por qué si no le ha­bría pe­di­do dos mi­llo­nes a un ti­bu­rón de las fi­nan­zas en vez de pe­dír­se­los al ban­co?

BEC­KER NO ES UN HOM­BRE DE NE­GO­CIOS Co­mo ju­ga­dor ga­nó mu­chos mi­llo­nes, aun­que agi­gan­ta­dos en la ima­gi­na­ción del pú­bli­co. Se ha­bla­ba de 150 o 200 mi­llo­nes de eu­ros, su­mas que el pro­pio Bec­ker nun­ca con­fir­mó. Al con­tra­rio: «To­do lo que me ro­dea­ba se so­bre­di­men­sio­na­ba», di­jo ha­ce unas se­ma­nas. En to­do ca­so, aque­llas su­pues­tas mi­llo­na­das le ha­cían muy atrac­ti­vo pa­ra adu­la­do­res y con­se­je­ros. Al prin­ci­pio eran bue­nos, lue­go ya so­lo me­dio bue­nos. Y, tras la muer­te del ase­sor Axel Me­yer-wöl­den en 1997, Bec­ker cre­yó que ya era ho­ra de ges­tio­nar por sí mis­mo tan­to su for­tu­na co­mo sus amis­ta­des. Por­que cuando se tie­ne mu­cho di­ne­ro, tam­bién se tie­nen mu­chos ami­gos. Cual­quier cha­la­do con una idea pa­ra un ne­go­cio in­ten­ta­ba ven­dér­se­la: Sport­ga­te, Bo­ris Bec­ker TV, New Food AG… Mu­chas co­sas se tor­cie­ron en su vi­da. A to­do es­te pa­no­ra­ma se vino a su­mar la se­pa­ra­ción de su pri­me­ra es­po­sa, Bar­ba­ra, que le cos­tó 15 mi­llo­nes de eu­ros, ade­más de otra bue­na can­ti­dad de mi­llo­nes pa­ra su hi­ja An­na Er­ma­ko­va, en la ac­tua­li­dad de 17 años, fru­to de una fu­gaz aven­tu­ra en Lon­dres. En 2002 fue acu­sa­do de eva­dir im­pues­tos por va­lor de 1,7 mi­llo­nes de eu­ros y se le con­de­nó a una mul­ta de 500.000 eu­ros y a dos años de li­ber­tad con­di­cio­nal. To­dos es­tos re­ve­ses lle­ga­ron cuando ya no ju­ga­ba y, por lo tan­to, ya no es­ta­ba en con­di­cio­nes de ha­cer fren­te a esas can­ti­da­des igual que an­tes. La vi­da de Bec­ker si­gue tra­gán­do­se mon­ta­ñas de di­ne­ro. Re­si­de con su mu­jer, Lilly, y su hi­jo de sie­te años, Ama­deus, en Lon­dres, en la zo­na más ca­ra de Eu­ro­pa. Has­ta ha­ce unos me­ses, en una de esas tí­pi­cas man­sio­nes in­gle­sas de dos pi­sos y se­tos re­cor­ta­dos con pre­ci­sión mi­li­mé­tri­ca; aho­ra, en una ca­sa pa­re­ci­da a un ki­ló­me­tro de dis­tan­cia. En­tre sus an­ti­guos ve­ci­nos se co­men­ta que se ha­bían pro­du­ci­do re­tra­sos en el pa­go del al­qui­ler, de 22.000 eu­ros al mes. Y que el jar­di­ne­ro tam­bién te­nía fac­tu­ras sin pa­gar. Aho­ra, se­gún se cuen­ta, los Bec­ker vi­ven en la ca­sa de un ami­go ri­co, que en tiem­pos fue di­rec­ti­vo de una mar­ca de­por­ti­va. Des­de que se hi­zo pú­bli­ca su ban­ca­rro­ta, Bec­ker ha vuel­to a ser una pre­sa co­ti­za­da pa­ra los fo­tó­gra­fos. La se­ma­na pa­sa­da lo pi­lla­ron en­tran­do a un edi­fi­cio de ofi­ci­nas en el cen­tro de Lon­dres con una bol­sa de gran ta­ma­ño. Se­gún la pla­ca que fi­gu­ra en la puer­ta, allí tie­nen su se­de un ase­sor fi­nan­cie­ro y dos des­pa­chos de abo­ga­dos es­pe­cia­li­za­dos en se­pa­ra­cio­nes. El pa­sa­do vier­nes, Bec­ker afir­mó que no iba a ha­cer pú­bli­co dón­de tie­ne su di­ne­ro ni de qué em­pre­sas con­ser­va ac­cio­nes. Du­ran­te el jui­cio lla­mó la aten­ción que se re­mi­tie­ra una y otra vez a la mis­ma pro­pie­dad: Son Coll, su fin­ca en Ma­llor­ca. Los abo­ga­dos de Bec­ker so­li­ci­ta­ron al tri­bu­nal una pró­rro­ga pa­ra el pa­go de su deu­da, ar­gu­men­tan­do que es­ta­ba a pun­to de re­sol­ver­se con una entidad es­pa­ño­la un cré­di­to con la fin­ca co­mo ga­ran­tía, y que el va­lor de es­ta era ma­yor que la su­ma mo­ti­vo del pro­ce­di­mien­to. Son Coll se en­cuen­tra en las afue­ras de Ar­tà, al no­res­te de Ma­llor­ca. Bec­ker de­ci­dió cons­truir­se ese re­fu­gio en los no­ven­ta. Es­ta­mos ha­blan­do de una re­si­den­cia prin­ci­pal, otra pa­ra in­vi­ta­dos, pis­ci­na y pis­ta de te­nis. Se unie­ron ocho par­ce­las pa­ra ha­cer una so­la. Fue­ron tres años de obras, lue­go sur­gie­ron con­tra­tiem­pos por un te­ma de li­cen­cias. La ca­sa so­lo es­tu­vo en con­di­cio­nes de ser ha­bi­ta­da al ca­bo de ocho años, pe­ro pa­ra en­ton­ces las preo­cu­pa­cio­nes de Bec­ker ya eran otras: se­pa­ra­ción de Bar­ba­ra, pro­ble­mas fis­ca­les y el final de su ca­rre­ra de­por­ti­va. Son Coll, don­de Bec­ker nun­ca ha lle­ga­do a re­si­dir de ver­dad, exi­ge cui­da­dos y man­te­ni­mien­to per­ma­nen­tes. Mal ase­so­ra­mien­to, ma­ni­fies­ta tes­ta­ru­dez y fal­ta de tac­to en las re­la­cio­nes con las au­to­ri­da­des ma­llor­qui­nas mar­ca­ron la cons­truc­ción de la fin­ca, co­mo con­tó en su li­bro La vi­da no es un jue­go.

SU LIS­TA DE JUI­CIOS POR IM­PA­GOS ES LAR­GA. IN­CLU­SO EL PÁ­RRO­CO QUE LO CA­SÓ TU­VO QUE RECLAMARLE VA­RIAS VE­CES SUS HO­NO­RA­RIOS

Mien­tras, Son Coll se mar­chi­ta. Hoy, to­das las plan­tas es­tán se­cas y la pis­ci­na es un char­co de agua ver­do­sa. La em­pre­sa que Bec­ker fun­dó en 2003, Goat­brid­ge, que so­bre el pa­pel es la propietaria de la fin­ca, só­lo le cau­sa pro­ble­mas: por irre­gu­la­ri­da­des en los ba­lan­ces, a la em­pre­sa no se le per­mi­te in­tro­du­cir mo­di­fi­ca­cio­nes en el re­gis­tro so­cie­ta­rio. La con­se­cuen­cia es que Wal­de­mar Klie­sing –an­ti­guo hom­bre de con­fian­za de Bec­ker– si­gue co­mo ad­mi­nis­tra­dor de la fin­ca, aun­que aho­ra di­ri­ge una con­sul­ta de fi­sio­te­ra­pia en Ale­ma­nia. Sea co­mo fue­re, la ca­sa de Ma­llor­ca si­gue en pie. Va­rias in­mo­bi­lia­rias lle­van años in­ten­tan­do ven­der­la por en­car­go del pro­pie­ta­rio. «Vi­lla re­pre­sen­ta­ti­va. Par­ce­la de 218.000 m2, 1600 m2 ha­bi­ta­bles, diez dor­mi­to­rios, diez cuar­tos de ba­ño», así fi­gu­ra en los anun­cios de las agen­cias. Pe­ro no hay com­pra­dor. De un pre­cio ini­cial de do­ce mi­llo­nes de eu­ros se ha pa­sa­do a los diez mi­llo­nes. A lo lar­go de es­tos úl­ti­mos años, Bec­ker ha con­se­gui­do evi­tar la subas­ta ju­di­cial en tres oca­sio­nes. Tam­bién ha aban­do­na­do va­rios de sus ne­go­cios. En 2016 ven­dió tres con­ce­sio­na­rios de Mer­ce­des en Ale­ma­nia. Otro tan­to hi­zo con su par­ti­ci­pa­ción en la em­pre­sa Völkl Ten­nis. La mar­ca Pu­ma si­gue te­nien­do un mo­de­lo Bo­ris Bec­ker…, pe­ro en Asia. En reali­dad, en es­tos mo­men­tos so­lo se le pue­de ver –y oír– tra­ba­jan­do co­mo co­men­ta­ris­ta en la BBC y pa­ra Eu­ros­port. Cuando lo ve­mos sa­lir de su ca­sa por la ma­ña­na, ape­nas apre­cia­mos ya na­da de su pa­sa­do de de­por­tis­ta. Con su 1,92 de al­tu­ra, se mue­ve co­mo si tu­vie­ra 59 años en vez de 49. Su cuer­po le tor­tu­ra, el do­lor es un su­pli­cio. Lle­va dos pró­te­sis de ca­de­ra y una pla­ca de me­tal en el to­bi­llo iz­quier­do. Es un hom­bre he­cho de re­ta­les. Su cuer­po, he­rra­mien­ta de to­dos sus triun­fos, es­tá da­ña­do por años de es­fuer­zos. Y eso tam­bién pa­sa fac­tu­ra en el es­ta­do de áni­mo. Du­ran­te dos años tra­ba­jó co­mo en­tre­na­dor men­tal de No­vak Djo­ko­vic y el ser­bio em­pe­zó a ga­nar sin pa­rar. Pe­ro el tra­ba­jo, por el que su­pues­ta­men­te re­ci­bió 800.000 dó­la­res, lle­gó a su fin el año pa­sa­do, sin que se co­noz­can las ra­zo­nes. Su pues­to lo ha ocu­pa­do An­dre Agas­si, uno de los vie­jos ri­va­les de Bec­ker. Q

UN NI­ÑO PRO­DI­GIO Bo­ris Bec­ker ga­nó su pri­mer Wim­ble­don con 17 años, el más jo­ven de la his­to­ria. Lue­go ven­drían otros dos más. A lo lar­go de su ca­rre­ra ga­nó 49 tor­neos in­di­vi­dua­les y 15 do­bles.

NA­DAN­DO EN­TRE TI­BU­RO­NES Jun­to con el bri­tá­ni­co John Caud­well. El fi­nan­cie­ro le pres­tó a Bec­ker más de dos mi­llo­nes de eu­ros pa­ra que su ca­sa de Ma­llor­ca no sa­lie­ra a subas­ta ju­di­cial. El in­glés le exi­gió unos in­tere­ses exor­bi­tan­tes.

Tie­ne las ar­ti­cu­la­cio­nes ex­tre­ma­da­men­te in­fla­ma­das. Sin em­bar­go, com­pa­ra­ti­va­men­te, es­tas hin­cha­zo­nes le due­len po­co.

Con su mu­jer, Lilly Bec­ker.

ES­PAL­DA En 2001, Bec­ker su­frió dos her­nias dis­ca­les. En aque­lla épo­ca to­da­vía com­pe­tía en el cir­cui­to sé­nior y pi­dió ju­gar in­fil­tra­do. MANO CO­DOS Du­ran­te su épo­ca de pro­fe­sio­nal ju­gó mu­chas ve­ces con te­no­si­no­vi­tis y ten­di­ni­tis crónica en la mano de­re­cha. CA­DE­RAS En 2010 le co­lo­ca­ron una ar­ti­cu­la­ción ar­ti­fi­cial de ca­de­ra; en 2014 tu­vie­ron que im­plan­tar­le otra pró­te­sis. La pri­me­ra ope­ra­ción de to­bi­llo fue en 1984, aun­que si­guie­ron mu­chas otras. Es­te año tie­ne pre­vis­to que le im­plan­ten una ar­ti­cu­la­ción ar­ti­fi­cial de to­bi­llo. TO­BI­LLO RO­DI­LLA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.