JUS­TIN TRU­DEAU Un po­lí­ti­co di­fe­ren­te

Hay quien lo com­pa­ra, por su cer­ca­nía y su na­tu­ra­li­dad, con el pre­si­den­te Ken­nedy (y a su es­po­sa con Jac­kie). El pri­mer mi­nis­tro de Ca­na­dá, sin em­bar­go, tie­ne es­ti­lo pro­pio. Ha­bla­mos con uno de los go­ber­nan­tes más po­pu­la­res y ad­mi­ra­dos del pla­ne­ta.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Entrevista - POR KLAUS BRINKBÄUMER Y BAR­BA­RA HANS / FO­TO­GRA­FÍA: MAUDE CHAUVIN

cómo po­sa an­te la cá­ma­ra pa­ra ver que Jus­tin Tru­deau sa­be per­fec­ta­men­te el efec­to que ejer­ce so­bre los de­más. Des­de el 4 de no­viem­bre de 2015 es el pri­mer mi­nis­tro de Ca­na­dá. Atrac­ti­vo, di­ver­ti­do, li­be­ral –el po­lo opues­to de Do­nald Trump–, Tru­deau, de 45 años, es par­ti­da­rio de la pro­tec­ción del cli­ma y de la mi­gra­ción. Cuando su ve­cino del sur anun­ció la ex­ten­sión de su mu­ro fron­te­ri­zo con Mé­xi­co, el ca­na­dien­se di­jo que en su país to­do el mun­do era bien­ve­ni­do. Cuando con­fió la mi­tad de los car­gos de su go­bierno a mu­je­res y le pre­gun­ta­ron por qué, pro­nun­ció una fra­se que se hi­zo fa­mo­sa: «Por­que es­ta­mos en 2015». Tru­deau es hi­jo de Pie­rre Tru­deau, pri­mer mi­nis­tro de Ca­na­dá en­tre 1969 y 1979 y, en un se­gun­do pe­rio­do, en­tre 1980 y 1984. Tras con­cluir sus es­tu­dios de Cien­cias de la Edu­ca­ción y Li­te­ra­tu­ra, dio cla­ses de fran­cés, fue profesor de tea­tro o ins­truc­tor de snow­board, en­tre otras co­sas. Has­ta que se hi­zo fa­mo­so. Fue ha­ce 17 años cuando pro­nun­ció un emo­ti­vo dis­cur­so a su pa­dre, re­cién fa­lle­ci­do: ha­bló de for­ma tan con­mo­ve­do­ra que se le abrie­ron las puer­tas de una ca­rre­ra po­lí­ti­ca que lo lle­vó al Par­la­men­to en 2008, y en 2013 a la cús­pi­de del Par­ti­do Li­be­ral. Pe­ro ¿cuál es el se­cre­to de su po­lí­ti­ca? Pa­ra des­cu­brir­lo, ha­bla­mos con él. Xl­se­ma­nal. Me­dio mun­do lo con­si­de­ra el 'an­ti-trump'. ¿Do­nald Trump y us­ted tie­nen tam­bién co­sas en co­mún? Jus­tin Tru­deau. Los ca­na­dien­ses me eli­gie­ron por­que me com­pro­me­tí a traer cre­ci­mien­to, a con­cen­trar­me en la cla­se me­dia y en aque­llos que tra­ba­jan du­ro pa­ra ac­ce­der a esa cla­se me­dia. Quie­ro de­mos­trar­les a los que se han sen­ti­do des­col­ga­dos del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co que los te­ne­mos en cuen­ta. XL. Son pro­me­sas si­mi­la­res a las que lle­va­ron a la gen­te a ele­gir a Trump... J.T. Son los mis­mos pro­ble­mas, pe­ro la for­ma de afron­tar­los es muy di­fe­ren­te. XL. ¿Qué pen­só cuando su­po que Trump ha­bía ga­na­do las elec­cio­nes? J.T. Me sor­pren­dió. No creo que mu­chos con­ta­ran con su vic­to­ria. Pe­ro me de­jó cla­ro el en­fa­do y el mie­do de un buen nú­me­ro de es­ta­dou­ni­den­ses. Y que iba a ser un re­to pa­ra nues­tras re­la­cio­nes, ya que su ideo­lo­gía no se co­rres­pon­de con la mía. Pe­ro tam­bién que de­be­mos ocu­par­nos de ese ma­les­tar, de esa frus­tra­ción contra el Go­bierno, las éli­tes, los par­ti­dos... No he­mos sa­bi­do es­cu­char su­fi­cien­te­men­te bien a los ciu­da­da­nos. XL. ¿Esa ira es un peligro pa­ra la de­mo­cra­cia? J.T. En las elec­cio­nes de Ca­na­dá de 2015, el par­ti­do en el Go­bierno ali­men­tó esos mie­dos. Mu­chos tie­nen sus raí­ces en el mo­vi­mien­to po­pu­lis­ta de derechas. Pe­ro no­so­tros nos opu­si­mos a ese en­fo­que. XL. ¿Cómo? J.T. En lu­gar de de­cir: «Os de­fen­de­re­mos de lo ma­lo», di­ji­mos: «In­ten­te­mos al­can­zar jun­tos lo me­jor». Cons­tru­ya­mos jun­tos una idea po­si­ti­va de cómo pue­de ser nues­tra con­vi­ven­cia, cree­mos jun­tos una vi­sión de fu­tu­ro. Es me­jor re­mar to­dos en la mis­ma di­rec­ción que es­tar se­ña­lan­do a los de­más con el de­do. Ma­cron y Sa­diq Khan, el al­cal­de de Lon­dres, han usa­do una fra­se pa­re­ci­da. Am­bos han di­cho: «Jun­tos so­mos más fuer­tes». Y ha fun­cio­na­do.

"LA CUA­LI­DAD MÁS IM­POR­TAN­TE DE UN LÍ­DER PO­LÍ­TI­CO ES ES­CU­CHAR. NO TE QUE­DES MI­RAN­DO A LA GEN­TE QUE PRO­TES­TA, ¡PRE­GUN­TA POR QUÉ!"

ES­CUE­LA PÚ­BLI­CA Por in­sis­ten­cia de su ma­dre, Jus­tin Tru­deau es­tu­dió en una es­cue­la pú­bli­ca de Ot­ta­wa. Apli­ca­do es­tu­dian­te, siem­pre se le die­ron bien los de­por­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.