Los otros dam­ni­fi­ca­dos por el mu­ro

El mu­ro de ce­men­to en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co afec­ta­rá a más de 7000 es­pe­cies de ani­ma­les y plan­tas. Las se­mi­llas no se dis­per­sa­rán, los ma­mí­fe­ros no po­drán mi­grar... Los cien­tí­fi­cos aler­tan de una ca­tás­tro­fe na­tu­ral.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Fauna - POR FER­NAN­DO GON­ZÁ­LEZ-SIT­GES

Las cá­ma­ras de vi­sión noc­tur­na se ac­ti­va­ron al de­tec­tar el mo­vi­mien­to y co­men­za­ron a gra­bar. Una som­bra, más den­sa que las de­más, ca­mi­na­ba en­tre los ma­to­rra­les con mo­vi­mien­tos si­len­cio­sos.

LOS VIGILANTES DE GUAR­DIA com­pro­ba­ron que las cá­ma­ras se ha­bían ac­ti­va­do, pe­ro en el mo­ni­tor no lo­gra­ban ver na­da. Aquel ser era im­per­cep­ti­ble pa­ra sus ojos y sus oí­dos; era co­mo si un frag­men­to de la no­che es­tu­vie­ra cru­zan­do la fron­te­ra en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos en las mon­ta­ñas Dos Ca­be­zas, cer­ca de Tuc­son (Ari­zo­na). Mu­cho más sen­si­bles que el ojo hu­mano, las cá­ma­ras pu­die­ron re­gis­trar al si­len­cio­so es­pec­tro. EN­TU­SIAS­MO CIEN­TÍ­FI­CO Los bió­lo­gos que más tar­de com­pro­ba­ron la gra­ba­ción no po­dían creer­lo. Aque­lla som­bra en mo­vi­mien­to era el ma­yor de los fe­li­nos ame­ri­ca­nos, un ja­guar ma­cho en bus­ca de nue­vos te­rri­to­rios. Era el ter­cer ja­guar co­no­ci­do que cru­za­ba la fron­te­ra des­de el año 2012 y pro­ba­ble­men­te el sex­to en ha­cer­lo des­de que los ja­gua­res fue­ron ex­ter­mi­na­dos en Es­ta­dos Uni­dos en la dé­ca­da de los se­sen­ta del si­glo pa­sa­do. Los miem­bros del De­par­ta­men­to pa­ra la Vi­da Sal­va­je es­ta­ban en­tu­sias­ma­dos. Era un pa­so im­por­tan­te pa­ra con­se­guir la re­in­tro­duc­ción del ja­guar en Ari­zo­na; un in­di­ca­dor de que la po­bla­ción de ja­gua­res me­xi­ca­nos po­dría ir­se des­pla­zan­do ha­cia el nor­te en bus­ca de nue­vos te­rri­to­rios, acer­can­do así la me­ta de su re­in­tro­duc­ción. Pe­ro su ale­gría pen­de de un hi­lo. To­dos tie­nen en men­te la ini­cia­ti­va que aca­ba­ría ra­di­cal­men­te con la es­pe­ran­za del pro­yec­to: el mu­ro de Trump. Des­de que el ac­tual pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos plan­tea­ra ce­rrar la fron­te­ra en­tre su país y Mé­xi­co con un mu­ro de ce­men­to só­li­do, la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal ha le­van­ta­do to­da suer­te de pro­tes­tas es­can­da­li­za­da por el dra­ma hu­mano que es­to po­dría su­po­ner. Pe­ro ca­si na­die ha­bía pen­sa­do en el im­pac­to que el mu­ro ten­drá en la eco­lo­gía de la fron­te­ra; en sus ríos, ani­ma­les y plan­tas. Has­ta que los pri­me­ros in­for­mes cien­tí­fi­cos han em­pe­za­do a pu­bli­car­se. UN DRA­MA ECO­LÓ­GI­CO En la ac­tua­li­dad, el 40 por cien­to de los 3200 ki­ló­me­tros de fron­te­ra en­tre los dos paí­ses es­tán sal­pi­ca­dos por di­fe­ren­tes ba­rre­ras pa­ra im­pe­dir el trá­fi­co de dro­gas y la in­mi­gra­ción ile­gal. Son va­llas que se vi­gi­lan cons­tan­te­men­te por me­dio de pa­tru­llas, he­li­cóp­te­ros, agen­tes y cá­ma­ras es­pe­cia­les. Es­to trae con­si­go pis­tas, ca­rre­te­ras, rui­dos, lu­ces y mo­vi­mien­tos que ale­jan a la fau­na lo­cal. Pe­ro en­tre ellas hay hue­cos, es­pa­cios que, si bien son di­fí­ci­les de tras­pa­sar con un vehícu­lo, per­mi­ten el pa­so a los ani­ma­les. Con el mu­ro que Trump quie­ren com­ple­tar to­dos es­tos pa­sos de­sa­pa­re­ce­rán. El mu­ro, de hor­mi­gón en su to­ta­li­dad y con una al­tu­ra pre­vis­ta de en­tre 10 y 20 me­tros, blo­quea­rá com­ple­ta­men­te el pa­so de cual­quier ani­mal, con gra­ves con­se­cuen­cias me­dioam­bien­ta­les. Más de 7000 es­pe­cies de ani­ma­les y plan­tas se verán afec­ta­das por el mu­ro, 111 de las cua­les es­tán ya gra­ve­men­te ame­na­za­das. Por­que tam­bién mu­chas plan­tas verán blo­quea­da su vía de

Las ba­rre­ras ac­tua­les ale­jan a la fau­na lo­cal, pe­ro to­da­vía hay hue­cos por don­de se cue­lan ani­ma­les

dis­per­sión de las se­mi­llas. Ja­gua­res, lo­bos, oce­lo­tes, pu­mas, co­rre­ca­mi­nos, mo­chue­los enanos, osos, an­tí­lo­pes ame­ri­ca­nos… nue­me­ro­sas es­pe­cies de to­da ín­do­le no po­drán in­ter­cam­biar su car­ga ge­né­ti­ca con sus ve­ci­nos del nor­te con lo que sus po­bla­cio­nes se­rán pau­la­ti­na­men­te ca­da vez más dé­bi­les. Al em­po­bre­ci­mien­to ge­né­ti­co hay que aña­dir las con­se­cuen­cias que el cam­bio cli­má­ti­co –al­go que Do­nald Trump nie­ga– trae­rá a los eco­sis­te­mas y a las es­pe­cies que en ellos ha­bi­tan. Con un cli­ma ca­da vez más cá­li­do, una es­ta­ción de llu­vias más cor­ta y unos in­vier­nos muy se­cos, mu­chas es­pe­cies ne­ce­si­tan mi­grar ha­cia el sua­ve cli­ma del nor­te en las épo­cas más du­ras del año. Sin em­bar­go, el mu­ro de hor­mi­gón se lo im­pe­di­rá. Y aque­llos que si­guen el ré­gi­men de llu­vias bus­can­do el agua ca­da vez más es­ca­sa de las pre­ci­pi­ta­cio­nes anua­les tam­bién se verán afec­ta­dos por el im­pe­di­men­to fí­si­co de la ba­rre­ra de ce­men­to y por los cam­bios que pro­vo­ca­rá es­ta ba­rre­ra en los cur­sos es­ta­cio­na­les de agua.

El mu­ro, con una al­tu­ra pre­vis­ta de en­tre 10 y 20 me­tros, per­ju­di­ca­rá a 111 es­pe­cies ame­na­za­das

Los cien­tí­fi­cos de di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes de­nun­cian que ca­da día les re­sul­ta más difícil rea­li­zar es­tu­dios en la zo­na pa­ra ob­te­ner da­tos fia­bles del im­pac­to eco­ló­gi­co del mu­ro. Los agen­tes gu­ber­na­men­ta­les les po­nen to­do ti­po de di­fi­cul­ta­des ale­gan­do que en­tor­pe­cen su mi­sión de vi­gi­lan­cia. Pe­ro los da­tos que se van con­si­guien­do po­co a po­co son im­pres­cin­di­bles pa­ra pre­ver el im­pac­to en áreas de má­xi­mo in­te­rés eco­ló­gi­co, co­mo son los mu­chos par­ques y re­ser­vas que se verán di­vi­di­dos por la gran ba­rre­ra de ce­men­to y hor­mi­gón. Es­ta mis­ma co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca aler­ta tam­bién so­bre el da­ño me­dioam­bien­tal que im­pli­ca­rá el mis­mo he­cho de le­van­tar la pa­red. El ce­men­to que se uti­li­za­rá en su cons­truc­ción, al­re­de­dor de 7,8 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos, li­be­ra­rá 1,9 mi­llo­nes de to­ne­la­das mé­tri­cas de CO2. La cons­truc­ción de­fi­ni­ti­va del mu­ro, que, a pe­sar de lo que mu­cha gen­te cree to­da­vía, lo em­pe­zó a le­van­tar el pre­si­den­te Bill Clin­ton en 1993, lle­ga pre­ce­di­da del Se­cu­re Fen­ce Act de 2006, un ac­ta que apro­ba­ba la cons­truc­ción de 700 mi­llas de nue­vas ba­rre­ras y por la que se pue­de anu­lar una se­rie de le­yes me­dioam­bien­ta­les, in­clu­yen­do la Ley de Es­pe­cies Ame­na­za­das, la Ley de Aves Mi­gra­to­rias y la Ley de Pro­tec­ción de la Vi­da Sal­va­je. To­dos los im­pe­di­men­tos que es­tas le­yes pu­die­ran oca­sio­nar a la cons­truc­ción del mu­ro que­da­ron sin efec­to en el año 2006, du­ran­te el man­da­to de Geor­ge W. Bush. En­tre los cien­tí­fi­cos hay una­ni­mi­dad. Los 25.000 mi­llo­nes de dó­la­res que cos­ta­rá le­van­tar la ba­rre­ra se­rán po­co com­pa­ra­dos con las re­per­cu­sio­nes eco­nó­mi­cas y los da­ños am­bien­ta­les que, a me­dio y lar­go pla­zo, cau­sa­rá el mu­ro. «Es­te ti­po de cons­truc­ción –sostiene Ser­gio Ávi­la-vi­lle­gas, del Museo del De­sier­to de Ari­zo­na­so­no­ra– no so­lo im­pi­de el pa­so de la vi­da sal­va­je, tam­bién des­tru­ye el há­bi­tat, frag­men­tán­do­lo e im­pi­dien­do la co­nec­ti­vi­dad que los ani­ma­les ne­ce­si­tan». PUEN­TES EN VEZ DE MU­ROS «Si Trump quie­re real­men­te mos­trar su va­lor co­mo cons­truc­tor y de­jar hue­lla con una obra que per­du­re y se re­cuer­de en el tiem­po –con­clu­ye el doc­tor Bhag­wat, profesor de la Universidad Abierta del Reino Uni­do–, de­be­ría cons­truir puen­tes pa­ra los ani­ma­les en la fron­te­ra en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co, y no mu­ros».

El ce­men­to uti­li­za­do en la cons­truc­ción del mu­ro li­be­ra­rá 1,9 mi­llo­nes de to­ne­la­das de CO2

AME­NA­ZA­DOS POR LA FRON­TE­RA

SO­LO QUE­DAN 100. El mu­ro pue­de par­tir en dos la frá­gil po­bla­ción de lo­bos gri­ses me­xi­ca­nos, la sub­es­pe­cie de lo­bo gris más ame­na­za­da del mun­do, con so­lo 100 in­di­vi­duos. MI­GRA­CIÓN NE­CE­SA­RIA. En la dé­ca­da de 1880, de­ce­nas de mi­les de be­rren­dos o an­tí­lo­pes ame­ri­ca­nos mu­rie­ron en el va­lle de los An­tí­lo­pes de Ca­li­for­nia al no po­der cru­zar las nue­vas lí­neas de fe­rro­ca­rril. El mu­ro ame­na­za la mi­gra­ción de los úl­ti­mos be­rren­dos que so­bre­vi­ven en el de­sier­to de So­no­ra. AGUA Y PAS­TO. Al­go más de 130 bi­son­tes pa­cen en las pra­de­ras de la Re­ser­va de la Bios­fe­ra Ja­nos, en Mé­xi­co. Mi­gran anual­men­te a las tie­rras de Ari­zo­na en bus­ca de agua y pas­to. El mu­ro les ce­rra­rá el pa­so.

UNA IDEA GE­NIAL. En el Par­que Na­cio­nal Banff (Ca­na­dá) hay pa­sos ele­va­dos pa­ra fa­ci­li­tar el trán­si­to a la fau­na, in­clui­do a los osos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.