Pla­ga de lan­gos­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Juan Ma­nuel de Prada

allá en mi ju­ven­tud, ca­da vez que se abría un hi­per­mer­ca­do a las afue­ras de mi pe­que­ña ciu­dad, siem­pre es­cu­cha­ba la mis­ma can­ti­ne­la: la aper­tu­ra di­na­mi­za­ría la eco­no­mía lo­cal, se crea­rían mu­chos pues­tos de tra­ba­jo, nues­tras com­pras nos re­sul­ta­rían mu­cho más ba­ra­tas, et­cé­te­ra. To­das es­tas pa­pa­rru­chas las po­nía en cir­cu­la­ción la em­pre­sa (ge­ne­ral­men­te mul­ti­na­cio­nal) a la que se ha­bía he­cho la con­ce­sión de te­rre­nos y li­cen­cias; y las re­pe­tían co­mo lo­ri­tos los po­lí­ti­cos y pe­rio­dis­tas so­bre­co­ge­do­res. Aun­que mu­cho más des­alen­ta­dor to­da­vía era es­cu­char a la po­bre gente cre­ti­ni­za­da re­pe­tir aque­lla al­fal­fa de tó­pi­cos cí­ni­cos que pron­to se iba a vol­ver con­tra ella. Pues la aper­tu­ra de aque­llos cen­tros co­mer­cia­les arra­só para siem­pre el co­mer­cio lo­cal, obli­gan­do a mu­chos ten­de­ros a ce­rrar sus es­ta­ble­ci­mien­tos y a de­jar sin tra­ba­jo a mul­ti­tud de de­pen­dien­tes que, si desea­ban vol­ver a em­plear­se, te­nían que trabajar por la mi­tad de suel­do y sin es­pe­ran­za de pro­mo­ción la­bo­ral en el hi­per­mer­ca­do de turno. Que tal vez ofre­cie­se los pro­duc­tos li­ge­ra­men­te más ba­ra­tos (a cos­ta de im­po­ner con­di­cio­nes leo­ni­nas a sus pro­vee­do­res y opri­mir a sus tra­ba­ja­do­res), pe­ro obli­ga­ba a sus clien­tes a des­pla­zar­se en au­to­mó­vil y los in­ci­ta­ba, con su apa­ra­to­so despliegue de no­ve­da­des, a ha­cer gas­tos su­per­fluos. Los es­tra­gos que aque­llos hi­per­mer­ca­dos y cen­tros co­mer­cia­les cau­sa­ron en su día en el co­mer­cio lo­cal se re­pi­ten, a es­ca­la pla­ne­ta­ria, con la uni­ver­sa­li­za­ción del co­mer­cio di­gi­tal. Al­gún día al­guien de­be­ría en­car­gar­se de re­co­pi­lar to­das las sandeces que gu­rús ma­ma­rra­chos y de­más após­to­les de in­ter­né en­sar­ta­ron (los más avis­pa­dos, des­pués de co­ger su so­bre; los más bo­ta­ra­tes, por el me­ro afán de ha­cer­se los mo­der­nos), en­to­nan­do las loas del co­mer­cio di­gi­tal. Nos ase­gu­ra­ron que el co­mer­cio di­gi­tal se­ría el pa­raí­so de la com­pe­ten­cia, don­de cual­quier ‘em­pren­de­dor’ (así de­sig­na cí­ni­ca­men­te nues­tra épo­ca al po­bre hom­bre obli­ga­do a bus­car­se la vi­da a sal­to de mata) po­dría com­pe­tir en igual­dad de con­di­cio­nes con las gran­des com­pa­ñías. Nos di­je­ron que la pro­li­fe­ra­ción de em­pre­sas vir­tua­les dis­mi­nui­ría enor­me­men­te los cos­tes de pro­duc­ción, lo que re­dun­da­ría en una ma­yor con­tra­ta­ción y en mejores suel­dos. Nos di­je­ron que dis­fru­ta­ría­mos de una ofer­ta más va­ria­da, de pre­cios más ac­ce­si­bles, de un co­mer­cio más jus­to y sos­te­ni­ble. Aho­ra ya sa­be­mos que aquel co­mer­cio di­gi­tal ha fa­vo­re­ci­do el do­mi­nio as­fi­xian­te de unas po­cas com­pa­ñías he­ge­mó­ni­cas que se han con­ver­ti­do en mo­no­po­lios mu­cho más fe­ro­ces que los exis­ten­tes en cual­quier otra épo­ca; y que, des­pués de aca­pa­rar los be­ne­fi­cios de sus res­pec­ti­vos ne­go­cios, han am­plia­do su ra­dio de ac­ción, has­ta con­ver­tir­se en ‘con­te­ne­do­res’ que ven­den los pro­duc­tos más va­rio­pin­tos, obli­gan­do a cual­quier com­pe­ti­dor a alla­nar­se a sus con­di­cio­nes opro­bio­sas, si desea ha­cer­se mí­ni­ma­men­te vi­si­ble. Si­mul­tá­nea­men­te, el co­mer­cio di­gi­tal ha des­trui­do mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo; y los po­cos que ha crea­do es­tán mal re­mu­ne­ra­dos y sin po­si­bi­li­dad al­gu­na de pro­mo­ción. La des­truc­ción de em­pleos en al­gu­nos sec­to­res ha si­do de­vas­ta­do­ra, has­ta casi con­de­nar­los a la ex­tin­ción; y, a la vez, se han ge­ne­ra­do nue­vas ca­te­go­rías la­bo­ra­les por com­ple­to des­pro­te­gi­das, pues las gran­des com­pa­ñías que se re­par­ten el ba­ca­lao del co­mer­cio di­gi­tal, al es­tar ‘des­lo­ca­li­za­das’, pue­den per­mi­tir­se sal­tar­se a la to­re­ra las le­gis­la­cio­nes que el co­mer­cio lo­cal tie­ne que cum­plir a ra­ja­ta­bla, tan­to en su con­tra­ta­ción co­mo en el pa­go de im­pues­tos. Y, a la vez que de­vas­ta las eco­no­mías na­cio­na­les y con­cen­tra los be­ne­fi­cios en muy po­cas ma­nos, a la vez que acu­mu­la plus­va­lías y arra­sa em­pleos, ha mul­ti­pli­ca­do ex­po­nen­cial­men­te los trans­por­tes, en una des­pia­da­da agre­sión me­dioam­bien­tal. ¿Y qué ha­cen los Es­ta­dos por evi­tar los es­tra­gos de es­ta nue­va eco­no­mía que ha caí­do so­bre no­so­tros co­mo pla­ga de lan­gos­ta? Na­da, por su­pues­to. Pues es­tán muy ocu­pa­dos con­fec­cio­nan­do le­yes so­bre di­ver­si­dad se­xual y otras mor­fi­nas de bra­gue­ta que ha­gan más

'Em­pren­de­dor', así de­sig­na cí­ni­ca­men­te nues­tra épo­ca al po­bre hom­bre obli­ga­do a bus­car­se la vi­da a sal­to de mata

lle­va­de­ra nues­tra es­cla­vi­tud. Así se ha cum­pli­do el de­sig­nio del Gran In­qui­si­dor de Dos­toievs­ki: «No­so­tros les en­se­ña­re­mos que la fe­li­ci­dad in­fan­til es la más de­li­cio­sa. (…) Des­de lue­go, los ha­re­mos trabajar, pe­ro or­ga­ni­za­re­mos su vi­da de mo­do que en las ho­ras de re­creo se di­vier­tan co­mo ni­ños. In­clu­so les per­mi­ti­re­mos pe­car, ya que son dé­bi­les, y por es­ta con­ce­sión nos pro­fe­sa­rán un amor in­fan­til. Y ellos nos mi­ra­rán co­mo bien­he­cho­res al ver que nos ha­ce­mos res­pon­sa­bles de sus pe­ca­dos. Y ya nun­ca ten­drán se­cre­tos para no­so­tros».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.