A en­tra­da de la épo­ca de ce­lo al­te­ró por com­ple­to su com­por­ta­mien­to. Los so­bre­sal­tos por la in­ce­san­te in­va­sión de se­res hu­ma­nos en su te­rri­to­rio lo man­te­nían en un es­ta­do de ner­vio­sis­mo per­ma­nen­te, y la ne­ce­si­dad de en­con­trar una hembra con la que apa­rear

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Fauna -

bus­có una zo­na más des­pe­ja­da del bos­que y, abrien­do su co­la en aba­ni­co, co­men­zó su can­to abrup­to, acom­pa­ña­do de lla­ma­ti­vos mo­vi­mien­tos de cabeza. Pe­ro el cor­te­jo no con­si­guió atraer a una hembra de uro­ga­llo, sino a un gru­po de per­so­nas que dis­fru­ta­ban de un día de senderismo por las mon­ta­ñas de Be­nas­que. Para los ca­mi­nan­tes ver de cer­ca un uro­ga­llo en li­ber­tad era al­go ex­cep­cio­nal. Pe­ro para el uro­ga­llo las cosas eran muy di­fe­ren­tes: aque­llos se­res que im­pe­dían su cor­te­jo no so­lo no cal­ma­ban su an­sie­dad, sino que au­men­ta­ban su es­trés y, con ello, su mal hu­mor. Cuan­do los agen­tes de Me­dio Am­bien­te del Go­bierno ara­go­nés lle­ga­ron al lu­gar, atraparon al ave con intención de sol­tar­la le­jos del pú­bli­co. Lo ha­cían para pro­te­ger­la, pe­ro, para su de­ses­pe­ra­ción, aquel ma­ra­vi­llo­so ma­cho, uno de los me­nos de 50 re­pro­duc­to­res que que­dan en los Pi­ri­neos, mu­rió po­co des­pués. La ne­crop­sia pos­te­rior mos­tró da­tos alar­man­tes: no ha­bía si­do una muer­te por es­trés, sino por el gol­pe con­tun­den­te de al­gu­na de las per­so­nas que se acer­có de­ma­sia­do y al que el uro­ga­llo pro­ba­ble­men­te ata­có. Su­ce­dió el pa­sa­do mes de ma­yo. Y la his­to­ria po­dría vol­ver a re­pe­tir­se.

Son muy sen­si­bles a las per­tur­ba­cio­nes de su me­dio. Has­ta las pis­tas de senderismo los afec­tan

ADIÓS A LOS MEJORES MA­CHOS A fi­na­les de ju­lio, la Con­fe­ren­cia Sec­to­rial de Me­dio Am­bien­te de­cla­ra­ba al uro­ga­llo can­tá­bri­co, jun­to con otras cin­co es­pe­cies ani­ma­les y una plan­ta, en «si­tua­ción crí­ti­ca», el úl­ti­mo pa­so an­te­rior a la ex­tin­ción. En Es­pa­ña te­ne­mos dos sub­es­pe­cies de uro­ga­llo. Una, la pi­re­nai­ca, su­fre un de­cli­ve pau­la­tino en el que, en los úl­ti­mos 15 años, ha per­di­do el 25 por cien­to de su po­bla­ción. La otra, aún más ame­na­za­da, es el uro­ga­llo can­tá­bri­co, cuya po­bla­ción ha dis­mi­nui­do un 45 por cien­to en los úl­ti­mos 20 años y es­tá a pun­to de di­vi­dir­se en dos, con la pér­di­da de vigor ge­né­ti­co que eso re­pre­sen­ta­ría. A pe­sar de que des­de 2010 se han in­ver­ti­do 5,9 mi­llo­nes de eu­ros en un pro­yec­to para su con­ser­va­ción (Li­fe+), na­da pa­re­ce fre­nar el de­cli­ve de nues­tro uro­ga­llo can­tá­bri­co. Nin­gu­na de las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.